martes, 23 de octubre de 2018 Actualizado a las 14:38

Opinión

Autor Imagen

¿Qué destacan y qué ocultan las metáforas en torno al SIMCE?

por 26 octubre, 2013

Toda metáfora destaca y oculta algo. Lo que ocultan es lo que la campaña "Alto al SIMCE" quiere mostrar: este instrumento de medición hace tiempo que dejó de ser un mero instrumento y se ha convertido en una poderosa concepción de la educación, que orienta las formas de pensar, sentir y hacer en el campo educacional.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Respecto al debate que se ha instalado en el campo educacional sobre el SIMCE, resulta interesante analizar las metáforas que utilizan quienes han salido en su defensa. Esto, pues las metáforas, tal como postulan Lakoff y Johnson en su libro de 1980, Las metáforas de la vida cotidiana, juegan un importante papel en orientar nuestras formas de pensar y actuar cotidianamente. Estos autores indican que existen tres tipos de metáforas: las de orientación, las ontológicas y las estructurales. Estas últimas son las que proporcionan la fuente más rica de elaboración, pues además de permitir orientar conceptos y compararlos con objetos físicos, como las dos primeras, nos permiten utilizar un concepto que ya está muy estructurado y claramente delineado para estructurar otro.

Es precisamente este tipo de metáforas, las estructurales, las que han sido utilizadas para defender el SIMCE por la ministra de educación, Carolina Schmidt; el secretario ejecutivo de la Agencia de la Calidad de la Educación, Sebastián Izquierdo; el asesor técnico de la Coordinadora de Currículum del Mineduc, Daniel Rodríguez; y la ex ministra de educación, Mariana Aylwin. Es interesante analizar sus metáforas para ver cómo piensan el SIMCE y cómo quieren que nosotros lo pensemos.

La ministra señala: "No tener SIMCE es quedarse a ciegas, es como eliminar al mensajero si no nos gusta su mensaje". Para ella, el SIMCE se vincula con la vista, la capacidad de ver de un ser humano. El SIMCE son los ojos; sin él, estamos ciegos, no podemos ver. Si el SIMCE son nuestros ojos, esto supone que eliminarlo es un error garrafal. Pero la ministra además agrega que se critica el SIMCE en tanto mensajero que trae un mal mensaje, y que por eso se le quiere eliminar. Para ella, el SIMCE, en sí mismo, es inocente, su tarea es, simplemente, llevar un mensaje de un lado a otro, sin ser culpable de lo que diga ese mensaje.

Toda metáfora destaca y oculta algo. Lo que ocultan es lo que la campaña "Alto al SIMCE" quiere mostrar: este instrumento de medición hace tiempo que dejó de ser un mero instrumento y se ha convertido en una poderosa concepción de la educación, que orienta las formas de pensar, sentir y hacer en el campo educacional".

El secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad agrega: “Eliminar el SIMCE es un error garrafal, es romper el termómetro, y creemos que el SIMCE es una herramienta muy potente, y si son correctamente utilizadas [sic] producen mejoras en la educación”. Aquí el SIMCE es un instrumento de medición de un cuerpo, para medir su temperatura y poder decir si ese cuerpo tiene la temperatura alta o baja. Desde esta perspectiva, ¿quién, en su sano juicio, iniciaría una campaña contra un termómetro? ¿Un termómetro que, por ejemplo, ayuda a la madre a saber si su hijo tiene fiebre?

El asesor técnico de la Coordinadora de Currículum del MINEDUC señala: “Negar esta información (la que provee el SIMCE) a la totalidad de usuarios del sistema vulnera el derecho a la información y la transparencia.  Si alguien, por ejemplo, estuviera a punto de abordar un avión durante 12 horas de vuelo, ¿preferiría que estos vehículos fueran técnicamente revisados censal o muestralmente?”. Aquí, el SIMCE es la revisión técnica del avión, lo que provee información básica, vital, para emprender un vuelo. Por eso, sería absurdo plantear el debate sobre un SIMCE censal o muestral: ¿qué irresponsable revisaría sólo una muestra de aviones en vez de la totalidad de estos?

Finalmente, la ex ministra señala: “Hoy contamos con equipos y recursos que hacen de este sistema (el SIMCE) un patrimonio que no podemos darnos el lujo de desaprovechar”. El SIMCE aquí aparece como un patrimonio cultural de Chile, es tan importante como las iglesias de Chiloé, como la zona patrimonial de Valparaíso o como los moais de Isla de Pascua, es decir, el SIMCE es parte de la herencia cultural que el país debe proteger y transmitir a las generaciones presentes y futuras.

Las cinco ricas metáforas estructurales que los defensores del SIMCE nos entregan tienen algo en común: el SIMCE como visión, el SIMCE como simple mensajero, el SIMCE como el termómetro, el SIMCE como la revisión técnica del avión y el SIMCE como patrimonio cultural, se vinculan con experiencias de nuestra vida comunes y corrientes, que en sí mismas no encierran nada problemático, pero que son muy importantes. Así, la forma que ellas y ellos tienen para pensar el SIMCE, y que quieren que nosotros compartamos, es que el SIMCE es algo fundamental del diario vivir, sin lo cual podría llegar a haber problemas. Es la vista, son los mensajes, es el termómetro, es la revisión técnica, es el patrimonio cultural. ¿Quién puede estar en contra de estos elementos tan comunes, importantes e imparciales?

El contrapunto que la campaña "Alto al SIMCE" ha intentado realizar, es el siguiente: ¿Qué pasa si el SIMCE no es la vista sino que, como se hace con los caballos, es una anteojera que indica qué se puede mirar y qué no? ¿Cuándo hemos visto que un mensajero entre a nuestra casa, nos diga “escriba esta carta”, se la lleve, y vuelva con la misma tiempo después a decirnos “esto es lo que dice su carta, bien mala por cierto, así que lo vamos a castigar sin excelencia académica y lo vamos a clasificar 'en recuperación'”? ¿El SIMCE es realmente un cartero? ¿Y cuándo hemos visto que una madre tome la temperatura compulsivamente a sus hijos de 8, 10, 12, 14 y 16 años? ¿Cuándo hemos visto que se les den premios y castigos a los niños y niñas por tener o no fiebre? Peor aún, ¿cuándo hemos visto que los “pacientes” a quienes se les toma la temperatura puedan cambiarla a su antojo cada vez que llega el termómetro a medirla? ¿Para qué se está utilizando el famoso termómetro? ¿Y qué tal si el SIMCE no es el termómetro y es el resfriado? ¿Es insensato pensar que el SIMCE, esa prueba que genera divisiones entre escuelas y al interior de las mismas, pueda estar ocasionando una enfermedad? ¿Impensable?

¿Y qué pasa con la metáfora de la revisión técnica? La misma metáfora señala su problema: ¿por qué sólo 12 horas de vuelo? No es casual que esta metáfora incluya esto, porque la revisión del SIMCE no es sólo una revisión técnica, sino que es una revisión que dice hacia dónde puede viajar el avión: son 12 horas de vuelo hacia allá. “¿Oiga, pero si quiero ir para acá? No pues, la revisión técnica son 12 horas de vuelo hacia allá”. ¿“Y si quiero andar 1, 2, 48 horas? No pues, la revisión no da para eso”. ¿Qué tipos de viajes permite la revisión del SIMCE? Si la educación es un avión, ¿hasta dónde podemos llegar con el SIMCE, cuánto nos permite y cuánto nos limita viajar? ¿Y cuál es la relevancia cultural, para el pueblo chileno, que el SIMCE ha generado para ser declarado patrimonio? ¿Y no será la educación pública de Chile el verdadero patrimonio que el mismo SIMCE año a año se dedica a derrumbar? ¿Es impensable que el SIMCE esté afectando al principal patrimonio de la educación chilena?

Toda metáfora destaca y oculta algo. Lo que ocultan es lo que la campaña "Alto al SIMCE" quiere mostrar: este instrumento de medición hace tiempo que dejó de ser un mero instrumento y se ha convertido en una poderosa concepción de la educación, que orienta las formas de pensar, sentir y hacer en el campo educacional. Frente a esta crítica que recién se está organizando, los defensores del SIMCE nos proponen sus metáforas imparciales y esencialistas: si poder ver, recibir mensajes, conocer la temperatura, hacer la revisión técnica y conservar el patrimonio cultural son elementos neutros y esenciales de la vida, ¿por qué criticarlos? La contrapregunta que se puede hacer es: ¿realmente consideran que el SIMCE es tan esencial que les es imposible pensar un sistema educacional sin SIMCE? ¿Si se elimina el SIMCE realmente caemos en un caos, en la ceguera, la desinformación, la fiebre, los accidentes de aviones y la pérdida de nuestra identidad cultural? Eso quieren hacernos creer: que sin SIMCE no hay educación… ¿no será que sin SIMCE se derrumba la educación de mercado o al menos se dificulta el negocio? Puede ser, ¿o no?

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV