viernes, 5 de marzo de 2021 Actualizado a las 11:26

En atención al paro docente

por Daniel Matthies B., apoderado de colegios públicos de Providencia 21 julio, 2015

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Señor director:

En atención al paro docente que, el lunes 20 de julio de 2015 cumplió 50 días, en mi condición de padre y apoderado de dos alumnas de la educación pública y no en mi condición de presidente del centro general de Padres y Apoderados del colegio Mercedes Marín del Solar de la comuna de Providencia (aunque creo representar el sentir de la mayoría de los padres y apoderados de nuestra comunidad educativa). Quisiera a través de la presente manifestar mi opinión.

El proyecto de ley de carrera docente enviado por el ejecutivo al parlamento, no representa debidamente las demandas de la totalidad del magisterio, quienes desde un comienzo, manifestaron su disconformidad a este proyecto de ley. Tampoco representa las legítimas aspiraciones educativas que miles de padres y apoderados pretendemos para nuestros hijos.

Independiente de las discrepancias surgidas al interior del colegio de profesores, la disconformidad a esta iniciativa legal es transversal a todo el profesorado, sean estos, de educación básica, de educación media, educadoras de párvulos, profesores de educación diferencial y normalistas. Toda vez que miles de ellos han manifestado a través de diversas maneras su disconformidad a esta iniciativa gubernamental. Esto, nadie lo puede desconocer.

El poder ejecutivo unido al parlamento, obstinadamente, han menospreciado al gremio docente, manteniendo una posición intransigente, inadecuada y llena de soberbia, respondiendo con la descalificación y el desprestigio a este movimiento social, intentando por todos los medios a su alcance, dividirlo: adelantando las vacaciones; descontando de sus exiguos sueldos los días no trabajados (cuestión que no ocurre con otros gremios, quienes cuando paralizan sus actividades y después del retornan a ellas, nada se les descuenta de sus remuneraciones, sino además reciben millonarios bonos por término de conflicto); llegando incluso a la bajeza de enfrentar a Padres y Apoderados con los docentes de nuestras comunidades educativas.

He sido testigo que a pesar de toda esta represión, nuestros profesores continúan con esfuerzo y entusiasmo movilizándose a través del paro de actividades, marchas y demás acciones que, no tienen otro objetivo que retirar el ya mencionado proyecto de ley, reivindicando de esta manera, la dignidad que les corresponde en nuestro cuerpo social.

Es por estas razones, estimando legítimas las demandas de los profesores de nuestro país, he decidido apoyar todas las acciones que continuarán realizando nuestros docentes, a objeto de rechazar y retirar, el polémico y mal realizado proyecto de ley.

Porque considero que nuestros escuelas, jardines infantiles y liceos de la educación pública chilena no son meras guarderías y comedores infanto-juveniles, sino centros de enseñanza que, deben entregar una educación con la calidad necesaria para formar a los hombres y mujeres que les corresponderá dirigir los destinos de nuestra sociedad.

Por estas razones me asiste el convencimiento que nuestras comunidades educativas debiéramos avanzar como un solo cuerpo, desde el más pequeño hasta el más anciano, representando el anhelo de todo un pueblo, de toda una nación de toda nuestra patria. A exigir una verdadera educación de calidad, que pasa necesariamente, por mejorar las condiciones en que se debe desarrollar, dignamente la labor pedagógica.

Daniel Matthies B.

Padre y apoderado de Josefina Matthies M. alumna de 2° medio del Liceo Tajamar y Catalina Matthies M. alumna de 6° básico del colegio Mercedes Marín del Solar, ambos establecimientos educacionales públicos de la comuna de Providencia.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV