jueves, 21 de noviembre de 2019 Actualizado a las 09:01

Opinión

Autor Imagen

El asalto a mano armada del Estado o la debacle moral de la política

por 22 julio, 2016

El asalto a mano armada del Estado o la debacle moral de la política
Estamos hasta la tusa de tanto caso dando vueltas sin que nadie termine nunca preso, mientras un pinche vendedor de CDs piratas muere trágicamente en el penal de San Miguel.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Lo que se ha conocido en Gendarmería ya no tiene nombre. Y ya no sabemos si indignarnos o comenzar a acostumbrarnos y aceptar, con algo de vergüenza, que esto ha sido siempre así y que el viejo Lenin, más contemporáneo que nunca, tenía razón cuando decía que la democracia solo consiste en “decidir quién te va a aplastar” (El Estado y la Revolución).

Y es que es cierto. Estamos hasta la tusa de tanto caso dando vueltas sin que nadie termine nunca preso, mientras un pinche vendedor de CDs piratas muere trágicamente en el penal de San Miguel.

Y ahora, para colmo, se aparece Gendarmería –con un dirigente gremial incluido–, que se topa con uno de los abusos que más nos duele: el secuestro forzoso de nuestros fondos hacia un mercado de capitales que llaman AFP.

El domingo sabremos a cuánto llega nuestro aguante y si seguiremos soportando como borregos los abusos. Ellos apuestan a esto último.

¿Cuándo se jodió la función pública?

Me cuenta un viejo amigo que durante la UP –aquel gobierno del lema “podremos meter las patas, pero jamás las manos”– ocupó un rol relevante donde diariamente administraba $15 millones de hoy y que, cuando tuvo que salir al exilio, solo pudo llevar consigo US$15 que le regaló su padre. Como se sabe, pese a los intentos de los militares ningún jerarca de la UP pudo ser condenado por corrupción, tráfico de influencias, soborno o enriquecimiento ilícito.

Después de unas rimbombantes declaraciones iniciales de Pinochet, en que prometió que el día que se fuera partiría “con menos de lo que llegó”, lo cierto es que Daniel López hizo todo lo contrario: durante la dictadura se sistematizó la corrupción vertical y a gran escala y empezó el desmantelamiento de la arquitectura estatal construida a lo largo de 150 años de república.

Con el retorno de la democracia y el esfuerzo por hacer bien las cosas, se dispuso en general de material humano de primer nivel que acalló las frases apocalípticas de los viudos de la Junta que pintaban horrendos cuadros sobre el desempeño del primer gobierno democrático.

Pero, pese a la excelencia, no se pudo evitar la corrupción que reapareció hacia el final del mandato de Aylwin con Hamilton y el millonario pago por el desmalezamiento en Concón, las pérdidas en Codelco y las irregularidades en las compras de aulas tecnológicas, siendo Lagos ministro de Educación. También la adscripción al consenso de Washington reforzó la jibarización del fisco y profundizó con Los nuevos tiempos la venta de empresas estatales.

Con Frei, además, se ahondó el mal: el escándalo en el INJ que obligó al Instituto a cambiar su nombre (INJUV); Esval y el colector de Viña del Mar; el ministro de Vivienda que perdió su cabeza por un caballo –regalo de Copeva–; los aquelarres en Junaeb, Enami, Digeder, MOP y Tribasa, Gendarmería, donde surgen las primeras denuncias por asesorías truchas y un director que abandona su cargo porque arrendaba su casa al servicio y que, a la vez, ocupaba para sí mismo; la asociación ilícita descubierta en Dipreca; o el Banco Estado y los pagos irregulares a exiliados famosos; aunque lo más novedoso fue el afloramiento de un problema nuevo: la incompetencia en la gestión pública.

Por si fuera poco, se inició la puerta giratoria desde lo público a lo privado de las autoridades y, con ello, la captura del Estado por los agentes a quienes debía regular. Javiera Blanco, entre otros, es uno de esos casos.

Con Lagos se intentó, más bien a un nivel publicitario, un recambio generacional, pero el asunto no dio resultado y la corrupción siguió creciendo –Correos de Chile, Enacar, EFE y para qué hablar de los dobles sueldos del MOP-Gate–, aunque personalmente creo que la defensa de dos parlamentarios oficialistas involucrados en el caso de las Plantas de Revisión Técnica (PRT), fue una pésima señal de la administración: ser corrupto en democracia te saldría gratis.

Michelle Bachelet venía de una corriente interna del PS que se sentía maltratada durante la transición: la imagen de su líder, Escalona, agraviado por Lagos y sumergido en el subterráneo de La Moneda era una dolorosa postal.

Entonces, se hicieron dos promesas que a la larga serían caras para una buena gestión pública: la paridad de género impuesta por decreto y no por una cultura igualitaria y “que nadie se repetiría el plato”.

Ello, más brotes periódicos, daban cuenta ya de una corrupción institucionalizada –Chiledeportes, Registro Civil, las Subvenciones y el Mineduc, etc.– fueron el sello de ese gobierno. El reemplazo masivo de los viejos cuadros de la Concertación –incluida la G-80 que creía que había llegado su momento– por nuevas generaciones –la G-90 en el PPD y la Sub-40 en el PS–, ávidas de poder y de ascenso social, pero de escasa formación política y profesional, marcaron su gestión y junto con la corrupción se institucionalizó, ahora, la ineficiencia y la ineficacia públicas.

Hoy la permanencia de ministros y subsecretarios depende más de la relación personal de empatía con la Mandataria que de las competencias y habilidades para ejercer el cargo. Y ahí siguen Blanco, Aleuy, Uriarte y habrían continuado Peñailillo y Cristián Riquelme de no haber habido presión pública.

Es la descomposición el concepto unificador que permite diseccionar sobre la misma mesa a aquellos fenómenos más característicos del mundo periférico en el que vivimos: la piratería, el narcotráfico y su consecuencia más obvia, la narcoguerrila, y la irrupción del Estado corrupto que da vida al abuso burocrático que hemos visto últimamente. Ahí vamos, en caída libre.

Y aquellos que creían que con Piñera el asunto se acababa porque “los ricos no tienen necesidad de robar”, miren cómo deambulan por tribunales, subsecretarios que, además de su sueldo fiscal, recibían otro “bajo cuerda” de Penta. He ahí a Pablo Longueira, que ya no puede hablar con Jaime Guzmán porque este lo desprecia, y el senador Orpis que, cuando lo veo en TV, parece más un zombie que un hombre público. Todos ellos hundidos en el fango.

Y eso que solo de pasada menciono el arreglín con Johnson’s –¿curioso no?: justo después de una reunión almuerzo con Piñera el presidente del CDE anuncia que no se querellarían por “el perdonazo” que le otorgó Julio Pereira–; la fallida licitación del litio; o el cohecho transversal en la Ley de Pesca. ¡Y gracias a dios que los ricos no roban! (más).

Y llegamos hasta aquí, con la corrupción institucionalizada y que nos tiene hasta el cuello: Penta, Caval y Soquimich. El Milicogate, la Colusión del Confort y la de los Pollos. Corpesca –incluido el bueno de Iván Fuentes–, la G-90, Cuprum, la nomenklatura socialista y la milagrosa santa de Gendarmería con su mayor estandarte: la ministra Blanco, incólume al escándalo.

Para abajo el asunto es más dantesco y grotesco: como perciben que el escenario es complejo, están haciendo cuatro cosas: los más coherentes se han vuelto todos, por obra y gracias del Espíritu Santo, laguistas de primera fila después de haber sido parte de la Barra Brava de Bachelet y, luego de pregonar su “convicción por los cambios y reformas”, han derivado en hombres y mujeres de orden.

Otros chicos más listos, luego de vapulearnos por nuestras críticas y de encontrar injustificadas las dudas que varios planteábamos sobre la profundidad de sus reformas, ahora no solo nos encuentran la razón sino que han decidido sumergirse, a ver si “pasan piola”, en la próxima administración de Piñera.

A un tercer grupo, más minoritario, le ha brotado su alma sindical y sus miembros se están presentando a cuanta elección gremial se realice a ver si agarran fuero que los ponga a salvaguarda de un seguro despido.

Un cuarto grupo, los cleptómanos, los he visto cambiarme el Lysoform de la oficina dejándome un tarro vacío, o llevarse el papel confort del baño. Bueno, y si tienen acceso al Presupuesto o algún nivel decisional... ustedes ya se imaginan. Ahí tienen a Gendarmería, blasón del pituto y el arreglín.

El asalto a mano armada al Estado, de unos y otros, sin pasamontañas ni capuchas, pero con elegantes ternos y corbatas.

¿Hay futuro para el futuro?

En Los futuros que vienen, David de Ugarte analiza la descomposición global que afecta al mundo posmoderno y en especial a las elites que han vivido a cuesta del erario público, hoy amenazadas por el fenómeno de la Globalización e Internet, que transparentan la información.

La manera en que afloran es disímil en función del lugar que cada nación ocupa en el mapa. Lo que en EE.UU. dio origen al Tea Party, en Venezuela hizo posible el chavismo y, en Palestina, a Hamas. Lo que en Somalia hace surgir a Al Shebah (un Al Qaeda local), en Michoacán originó a la Familia; en tanto en Irak dio nacimiento al Estado Islámico; lo que en Rusia produce el fenómeno Putin, en EE.UU. tiene a Donald Trump de candidato y en la UE ha producido el Brexit, y en ambas naciones cobra vida la dictación de leyes tendientes a fortalecer la sociedad del control.

En Chile se consolida la nueva burguesía fiscal (ahora cleptómana) y proliferan las normas que penalizan los movimientos sociales, sindicales y estigmatizan la pobreza (la detención por sospecha), mientras las elites paraestatales –las que nos gobiernan y la siete familias que las financian a cambio de leyes que las protejan– desfalcan a mansalva.

Pero la obra shakespeariana es la misma y solo evidencia matices según sea el espacio geográfico en el mapa del poder mundial donde ocurre. El espectáculo es triste: la descomposición, hija de la resistencia de los grupos de poder económico y social, dependientes del Estado nacional, amenazados en sus privilegios parasitarios por la globalización, la irrupción de las redes y la sociedad de la información. The world is flat, era el título del ensayo pulp emblema de la nueva época y que tiene al Gobierno de Bachelet al borde de la bancarrota.

Es la descomposición el concepto unificador que permite diseccionar sobre la misma mesa a aquellos fenómenos más característicos del mundo periférico en el que vivimos: la piratería, el narcotráfico y su consecuencia más obvia, la narcoguerrila, y la irrupción del Estado corrupto que da vida al abuso burocrático que hemos visto últimamente. Ahí vamos, en caída libre.

La solución sería restituir la dignidad de la función pública y la carrera funcionaria, dotar al Estado de una planta profesional permanente por encima de los gobiernos de turno, a la vez que limitar al mínimo posible “el botín de guerra” en los cargos de la administración que generan los “cotos de caza”, que son el origen de lo que hoy observamos en Gendarmería, pero que ya habíamos visto en Indap, Correos de Chile, Codelco, el MOP, el Mineduc, Fosis, Chiledeportes, Junaeb o el Sename.

No sé ve ese ánimo en las dos coaliciones que con mayor probabilidad gobernarán, pues el mundo alternativo sigue en su placentera fumada colectiva, mientras Chile se cae a pedazos.

Y es que nuestros grupos dirigentes, políticos y económicos siguen en lo mismo. No se dan cuenta de que, un poco más, y esto será irreversible. Que ninguno de ellos se queje luego.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV