miércoles, 22 de mayo de 2019 Actualizado a las 01:39

Opinión

Autor Imagen

La nueva lucha de clases

por 16 diciembre, 2016

La nueva lucha de clases
Ese es el nombre del nuevo libro del intelectual esloveno Žižek, texto que plantea que la izquierda liberal opera sobre los efectos de la política neoliberal globalizadora (refugiados, migrantes, terrorismo), pero no construye una crítica y una acción contra las causas que lo generan: la política de los agentes económicos internacionales, que se articulan con las oligarquías, mafias o grupos de países con estados debilitados por la globalización, que son los que empujan a las guerras, a limpiezas étnicas y otros métodos que les permitan el control de los recursos, sean energéticos, metálicos o alimentarios.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Žižek ha escrito un nuevo libro, esta vez para hacer un balance de la situación de los refugiados, migrantes y el terrorismo en la zona europea. Con este texto, La nueva lucha de clases (Anagrama, 2016), el intelectual esloveno formula una dura crítica a la “izquierda liberal”, que opera con un conjunto de mitos construidos por un sentido de culpa de ser europeos dominadores económica y políticamente de los países que fueron sus colonias o que, actualmente, son tipificados de “estados fracasados”. También desnuda la lógica capitalista financiera que ha triunfado en todo el mundo, provocando estragos en la población, las instituciones y el planeta.

Su idea central es que la izquierda liberal opera sobre los efectos de la política neoliberal globalizadora (refugiados, migrantes, terrorismo), pero no construye una crítica y una acción contra las causas que lo generan: la política de los agentes económicos internacionales, que se articulan con las oligarquías, mafias o grupos de países con estados debilitados por la globalización, que son los que empujan a las guerras, a limpiezas étnicas y otros métodos que les permitan el control de los recursos, sean energéticos, metálicos o alimentarios.

En este cuadro plantea algo paradójico: los derechos humanos son los valores occidentales en proceso de universalización, pero a la vez este Occidente imperial y capitalista necesita cada vez menos de ellos para ejercer el dominio de los mercados y los estados. Hoy China, Vietnam, Rusia o Arabia Saudita poseen el mismo régimen económico pero no así político, de lo que resulta que el capitalismo funciona con la legitimidad del consumo y no de la democracia. Es por lo anterior que la democracia y los derechos humanos se transforman en reivindicaciones de los débiles, pues pueden encontrar allí la legitimidad de sus luchas. Este argumento es similar al de Boaventura de Sousa, el sociólogo portugués, respecto de lo universal de ciertos derechos nacidos en la cultura occidental y que se han extendido por el planeta.

Los derechos humanos, como derechos individuales y colectivos, más allá de todo particularismo cultural que los desconozca o relativice, son básicos para el futuro. Si se acepta esta premisa, reconociendo al marxismo como teoría del capitalismo y filosofía de la liberación humana, es necesario aceptar lo “eurocentrista” de la idea de lucha de clases y de las revoluciones sociales. Así, la crítica al “liberalismo de izquierda” se hace más filoso, pues respecto a las grandes oleadas de refugiados y migrantes en Europa, este sector ha operado con la idea del “multiculturalismo”, que sería la aceptación del otro tal cual es. Pero, y si ese otro no respeta los derechos humanos (como el terrorismo islamista), ¿qué prima entonces? ¿Y si ese otro permite que las niñas cubran su rostro en las escuela, pero si las europeas muestran el ombligo le molestan?

Su idea central es que la izquierda liberal opera sobre los efectos de la política neoliberal globalizadora (refugiados, migrantes, terrorismo), pero no construye una crítica y una acción contra las causas que lo generan: la política de los agentes económicos internacionales, que se articulan con las oligarquías, mafias o grupos de países con estados debilitados por la globalización, que son los que empujan a las guerras, a limpiezas étnicas y otros métodos que les permitan el control de los recursos, sean energéticos, metálicos o alimentarios.

Lo que reflexiona Žižek es pertinente para Chile, pues también opera acá una izquierda liberal que ha tomado los temas de ampliación de las libertades individuales como una cuestión central –lo que ha ayudado a un cambio cultural liberador importantísimo–, pero no ha usado esa energía para luchar contra la exclusión social y las desigualdades. Es en este sentido que el autor reclama que lo sustantivo en un proyecto de izquierdas es la lucha contra las exclusiones sociales, pues son las que sostienen las propuestas de cambios estructurales.

En otras palabras, si bien es positivo e importante que un proyecto de izquierdas luche contra el negacionismo del cambio climático y por políticas públicas de protección al medio ambiente, si no hay claridad se podría terminar apoyando –por ejemplo– a la multitienda con su propaganda con Ricky Martin para cuidar el planeta, comprando en esa empresa que entrega mercancías en bolsas de papel reciclado. Una lucha de izquierdas en este plano sería el control público sobre los bienes comunes de la naturaleza (agua, minerales, recursos marinos, por ejemplo) y una regulación efectiva de normas de protección medioambiental. Lo que implica, necesariamente, una concepción de la estrategia de desarrollo que ponga en el centro la idea de bienestar colectivo, de calidad de vida en común, más que el puro crecimiento.

Si se asume que la clave de la “nueva lucha de clases” se asocia a nuevos tipos de contradicciones sociales producidas por el capitalismo financiero y extractivo, las tareas de preservación de la vida en el planeta, de la resistencia a la privatización del conocimiento y la biogenética adquieren una relevancia significativa para la supervivencia y en la construcción de países independientes y más libres, siendo la exclusión el tema de la justicia.

En esta situación resurge la pregunta por el “agente histórico”, por el “nuevo proletariado” que haría de “motor de la lucha de clases”. La respuesta del esloveno es que no hay que buscarlo ni en los migrantes, ni los ambientalistas o feministas, está en todos nosotros(as). Es un reclamo a ejercer la voluntad, pues no hay una ley de la historia que indique una inevitabilidad y más bien la tendencia nos lleva a la catástrofe. Ante lo cual ni siquiera cabe imaginar una alternativa, pues lo que corresponde hacer es enfrentar que en realidad no existe aún alternativa. Se trata de actuar con una voluntad colectiva y libre de buscar esas alternativas, luchando a la vez contra las exclusiones. La verdadera situación, dice Žižek, es que si alguien ve la luz al final del túnel, puede ser que viene un tren en nuestra contra.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV