jueves, 22 de octubre de 2020 Actualizado a las 13:03

Opinión

Autor Imagen

Si sueñas con Nueva York… carta a Pepa Valenzuela

por 6 abril, 2017

Si sueñas con Nueva York… carta a Pepa Valenzuela
En NYC nadie pregunta esas horribles cosas personales que mencionas, como que cuándo te casas o cuándo piensas tener hijos (god forbid!), pero no es porque el americano sea mejor o más educado, sino porque con el tiempo aprendí que simplemente no les interesas. Las relaciones humanas allá son mucho más “frías” (o distantes o polites) que en Chile, pero probablemente llevas muy poco tiempo para notarlo. En esta pasada, confundes “buena educación” con mera indiferencia.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En una sorprendentemente viralizada columna, Pepa Valenzuela nos comparte su hastío de vivir en Chile y compara a nuestra aparente enferma sociedad con una mejor, que estaría compuesta por los habitantes de Nueva York. En una diatriba errática e interminable –muy similar a una muy trolleada pero mucho más corta columna escrita por Julio Dittborn en 2011– su discurso nunca despega del diagnóstico hecho a la rápida (a la chilena, se podría decir). Cae en el facilismo de meter todo dentro de un mismo saco, ignora las realidades de su admirado New York, y concluye planteando, de forma muy poco edificante, el choque que le podría significar venirse a un país tan penca como Chile.

Lejos de proponer alternativas de solución, Pepa solo se dedica a criticar y comparar nuestras costumbres con las de un supuesto Shangri-La en New York donde estas cosas no sucederían. En lugar de debatir, Pepa prefiere cerrar Chile por fuera.

Soy Jose Saldaña, cientista político de la UDP. Luego de pasar por múltiples carreras dilapidando el poco dinero que mis padres podían juntar para mi educación, terminé estudiando ciencia política. Como me fue relativamente bien, pude optar a la Beca Chile para estudios de magíster, el cual –tras obtenerlo pagando todos los costos asociados– me llevó a vivir en la ciudad de Nueva York para cursar estudios de posgrado en NYU. Actualmente me encuentro concluyendo un doctorado en ciencia política en la Universidad de Maryland, también en Estados Unidos y con el apoyo asimismo de Becas Chile.

Como me iba becado –y no podía darme el lujo de irme a pasear o a desintoxicarme de Chile, sino a estudiar– todo al principio me salió carísimo. Sin embargo, me encantaba la ciudad. Al llegar, debí endeudarme con mucha gente para poder pagar el depósito que te piden cuando arriendas departamento. Recuerdo que incluso tuve que dejar 500 dólares (que no tenía) en prenda para poder obtener un teléfono celular, los cuales se devolvían al final de un año.

La sufrimos, pero finalmente con mi pareja pudimos arrendar un añoso y minúsculo departamento en Washington Heights (164th & Broadway), al norte de Manhattan. Como quizás sepas, ese lugar es el barrio dominicano y portorriqueño, donde lejos de observar una sociedad modelo, fui testigo de constante violencia de género contra las mujeres. Tal como en Chile, podía escuchar los “piropos” provenientes de numerosos grupos de personas que atestaban las esquinas cuando pasaba una mujer. Sí. Eso pasaba en Nueva York y no había chilenos involucrados. ¡Qué horror!

Con el tiempo, descubrí que los new yorkers también viven dentro de una estructura machista y patriarcal. El anterior vicepresidente Joe Biden fue pionero en hacer públicas miles de denuncias de acoso sexual ocurrido al interior de las universidades de Estados Unidos, las cuales hasta ese entonces eran ocultadas por las jerarquías universitarias. Algunos de esos planteles estaban también en Nueva York. Tal como en Chile, los hombres violentan a las mujeres, pero quizás, para verlo, hace falta salir de la burbuja de Manhattan.

No cabe duda de que Chile tiene muchos problemas, y el de la violencia de género es uno muy importante, pero debemos tener presente que este problema se da en todo el mundo en menor o mayor magnitud. Créeme que lamento mucho que hayas sido una víctima constante de violencia sexual, pero es cosa de sintonizar un rato NY1 para encontrar demasiados casos parecidos o más graves que el tuyo en NYC.

Chile, si bien presenta estos problemas, está muy lejos de ser Calcuta o Ciudad Juárez. Con esto no pretendo justificar ningún caso de asalto, aunque, en vez de huir del problema, debemos enfrentarlo con denuncias y educación, pero sin caer en tremendismos que hagan el debate mucho más difícil.

Una cosa es cierta, Pepa. En NYC nadie pregunta esas horribles cosas personales que mencionas, como que cuándo te casas o cuándo piensas tener hijos (god forbid!), pero no es porque el americano sea mejor o más educado, sino porque con el tiempo aprendí que simplemente no les interesas. Las relaciones humanas allá son mucho más “frías” (o distantes o polites) que en Chile, pero probablemente llevas muy poco tiempo para notarlo. En esta pasada, confundes “buena educación” con mera indiferencia.

Sobre el pituto y el chaqueteo –que pareces sugerir son típicamente chilenos–, tampoco puedo estar de acuerdo con lo que planteas. Me he cansado de asistir a miles de workshops en la universidad donde te dicen que tu trabajo siempre es el mejor, pero después te sorprenden con una B+, o te quitan misteriosamente el financiamiento a tu proyecto, pero al mismo tiempo se los mantienen a quienes tienen peores ideas pero hablan más en las clases. En todos lados se cuecen habas.

Si las cosas están como están, es porque la élite desencantada no conversa con gente distinta a ellos. Los liberales pro Hillary nunca se enteraron que gran parte de Estados Unidos no pensaba como ellos y, si lo sabían, decidieron ignorarlos o tratarlos como idiotas. En alguna medida ellos también decidieron refugiarse en su zona de confort y no enfrentar una realidad incómoda donde existían conservadores racistas. Decidieron, tal como tú lo haces, crear su propio paraíso en la tierra donde ellos sufrían más que nadie y tenían más razón que nadie. Ya ves cómo les fue.

Sobre lo que dices del cansancio que te dan en Chile los políticos corruptos o payasos, solo te puedo mencionar a alguien: Donald Trump. Sobre la asquerosa relación entre dinero, parentela y política, solo te puedo mencionar a dos personas: Ivanka Trump y su marido. Sobre los chantas, déjame decirte que de Garay fuiste a caer en Bernie Madoff o en el Dr. Oz.

Sobre la estupidez de los matinales que tanto odias de Chile, es cosa de mirar la programación americana (sí, la misma que se exhibe en Nueva York), para darse cuenta de que la cosa no es mejor. Quizás en lugar de irse de Chile por eso, ¿no sería mejor apagar el televisor?

Caso aparte es pretender decir que acá en Estados Unidos los malls no se llenan o que la gente no consume a niveles chilenos. Llega a ser patético ver cómo la gente que menos tiene forma una fila horas antes de que abran las tiendas para el Black Friday. Quizás eso no lo veas allá porque los malls están fuera del radio urbano neoyorquino. El compra y serás feliz, no nació precisamente en Chile. En lo único que puedo concordar contigo, Pepa, es en el escaso uso de la nana, pero eso es simplemente porque el costo de la mano de obra en NYC es mucho más caro que en Chile, no precisamente porque los gringos sean menos esclavistas. Creo que hay muchos libros de historia sobre la relación del americano con el trabajo forzado.

Podría seguir criticando ese paraíso en la tierra que parece ser Nueva York para ti, pero la columna ya se transformaría en martirio.

Como ya termino mi programa, tengo que volver a Chile en un par de meses, y debo decir que lo hago con ganas. Chile está lejos de ser perfecto, pero no es tan malo.

Pepa, comparto varias cosas de tu diagnóstico –el cual funciona muy bien cuando no haces comparaciones fantasiosas con Nueva York–, pero creo que la solución no es abandonar el barco. Dado que solamente una elite privilegiada puede darse el lujo de cambiarse de país, incluso por un ratito, te invito a que tomemos el rol de servidores sociales, como dices tú que somos, para mejorar Chile, pero ojalá no sentados escribiendo quejas interminables en el Parque Bustamante o tomándonos un cafecito en el GAM o en Lastarria, como hace cualquier santiaguino arribista y hastiado, sino que educando a quienes nos rodean.

Tenemos que abandonar nuestros lugares de privilegio que no nos dejan ver la realidad de aquel que sufre más que uno, y debemos hacer un esfuerzo en educar y convencer a quien no piensa como uno.

Debemos educar y no desinformar, como cuando dices que hay “un consenso masivo y transversal en contra de las AFP”. Hay que ir más allá de la consigna y enfocarse, en este caso particular, en cómo reformar el sistema general de pensiones y el mercado laboral, regulaciones que tienen injerencia crítica en el sistema de ahorro previsional individual, sistema que adivina dónde más existe… ¡en Nueva York!

Si las cosas están como están, es porque la élite desencantada no conversa con gente distinta a ellos. Los liberales pro Hillary nunca se enteraron que gran parte de Estados Unidos no pensaba como ellos y, si lo sabían, decidieron ignorarlos o tratarlos como idiotas. En alguna medida ellos también decidieron refugiarse en su zona de confort y no enfrentar una realidad incómoda donde existían conservadores racistas. Decidieron, tal como tú lo haces, crear su propio paraíso en la tierra donde ellos sufrían más que nadie y tenían más razón que nadie. Ya ves cómo les fue.

Chile necesita gente que no escape, que quiera y respete a su gente y sus costumbres y que, desde el respeto, decida también enfrentarlas y cambiarlas cuando son anticuadas o derechamente equivocadas. Lo que no necesita es gente que, cuando la cosa se pone brava, arranca y tira basura arropada en una posición más ventajosa. Hay que dejar de usar Twitter y Facebook para formarse opiniones, ya que solo seguimos a quienes nos son afines, y atreverse a ir más allá del discurso tribunero y populista.

Chile necesita personas que enfrenten el desafío de mejorar al país de manera realista. Esto se logra no comparando nuestra realidad con una utopía que solo existe en nuestras mentes, sino proyectándonos hacia la mejor versión de lo que podríamos llegar a ser.

Si para ti es mejor escapar a un lugar donde prácticamente a nadie le importa si vives o mueres, es tu opción. Eso sí, después no hay derecho a pataleo si es Chile el que termine cansándose de ti.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV