lunes, 20 de mayo de 2019 Actualizado a las 21:22

Opinión

Autor Imagen

Nuevamente perdiendo por goleada: el deporte no importa en las presidenciales

por 19 noviembre, 2017

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cada cuatro años aquellos que amamos el deporte y que entendemos la importancia de la actividad física, práctica deportiva profesional, de alto rendimiento, amateur o simplemente somos capaces de comprender la importancia de una política pública deportiva seria, nos volvemos a decepcionar por las escasas o en algunos casos nulas propuestas respecto a deporte en los programas de gobierno de aquellos que quieren llegar a la máxima magistratura de nuestro país.

Revisando los programas de los/as 8 candidatos/as queda de manifiesto que sigue, por lejos, siendo el deporte el perdedor respecto de todo el resto de las áreas y propuestas que se desarrollan para convencer a los chilenos para votar y confiar la dirección de nuestro país por el próximo período presidencial.

Sin duda existen candidaturas que al menos establecen un capítulo, algunas líneas o párrafos respecto a las propuestas en esta área, otras que ni siquiera lo mencionan o consideran importante como para incluirlo. Entendiendo que existen tantas materias que discutir respecto de las políticas públicas deportivas existentes, la carencia de las mismas o del desarrollo o perfeccionamiento de lo que se ha desarrollado, me centraré en 3 puntos claves:

• La privatización de los clubes de fútbol y la nula participación de la comunidad y los socios en su organización.

• El financiamiento por parte del Estado y de todos los chilenos a un grupo de “privilegiados” que gozan de la infraestructura que pagamos todos.

• El rol de las organizaciones barriales, clubes deportivos y organizaciones locales en la masificación del deporte, la actividad física y captación de talentos.

Hoy como siempre y como cada cuatro años, el deporte ha sido el gran derrotado y, lamentablemente, todo hace presagiar que viviremos un nuevo ciclo de improvisaciones en las políticas públicas deportivas.

1.- Hace algunos meses se discute en la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados un proyecto de ley que busca modificar la institucionalidad del fútbol profesional en Chile. Luego de más de 10 años en que imperó la privatización sin contrapeso y sentido de los clubes deportivos, quitándoles todo arraigo social y participación a los hinchas y socios en sus clubes y entendiendo que jamás se cumplieron (con escasas excepciones) las intenciones o propósitos de esta entrega de los clubes a un puñado de empresarios, hoy se discuten modificaciones de forma y fondo a la institucionalidad con la esperable oposición de los que se han beneficiado por años de la mano de un tremendo lobby por parte de la ANFP que incluso hizo mella en el Ministerio del Deporte, que lejos de apoyar a los socios e hinchas se ha cuadrado por omisión con el puñado de empresarios que hoy detentan la propiedad absoluta del fútbol chileno.

Con una problemática tan relevante en cuanto al fondo, una verdadera discusión respecto a la visión de administración, propiedad y participación de los sujetos en la sociedad y en este caso en sus clubes deportivos, es realmente llamativo que solo dos candidaturas se pronuncien al menos vagamente en la materia; a saber, Beatriz Sánchez y Marco Enríquez-Ominami.

“Limitaremos decididamente la participación de las SADP en la propiedad de los clubes de fútbol profesional, promoviendo las formas colectivas de organización del deporte y mecanismos que aseguren la participación de los socios en la toma de decisiones”.
“Establecer un marco regulatorio que devuelva los clubes deportivos a sus socios”.

El resto de las candidaturas nada dicen al respecto y solo podemos inferir su posicion por su actuacion historica, por algunos debates o simplemente por algún conocimiento personal.

Es así como es sabido que el candidato Piñera no sólo está a favor de que las sociedades anónimas y un grupo selecto de empresarios sigan dominando sin contrapeso ni participacion de los hinchas y socios de los clubes deportivos sus instituciones, siendo, además, uno de los precursores de este modelo que excluye de cualquier participacion en la toma de decisiones a los hinchas y socios, siendo incluso accionista y director de la S.A. que administra el fútbol profesional del club más popular de Chile y que adicionalmente cuenta entre sus grandes amigos y aliados políticos a aquellos que hoy administran la actividad: Leonidas Vial, José Yuraseck, Carlos Heller, Hernán Levy, Juan Tagle, entre otros.

2.- En la gran mayoría de los programas que al menos dicen algo respecto del deporte y la actividad física, se señala que se seguirá, aumentará o estudiarán sendas inversiones en infraestructura deportiva, estadios y complejos deportivos comunales y regionales. El gran problema es que nada se dice ni menos se hacen cargo respecto de la problemática existente en cuanto a la administración de los recintos, a la lejanía o nulo uso y goce por parte de la comunidad de dichos recintos deportivos ¡Ninguna candidatura se hace cargo del gasto de millones de dólares en estadios que son usados casi en exclusividad por los dueños de sociedades anónimas que no han aportado un peso en sus respectivas renodelaciones o contrucciones!

Tampoco nada se dice de aquellos complejos deportivos que son creados con grandes estándares internacionales, pisos y características especiales, pero que se terminan utilizando para bailar o cualquier actividad que confiera algun grado de gratitud por parte de los vecinos, pero que se encuentra muy distante del desarrollo deportivo para el cual fueron construidos.
Que decir de la infraestructura subutilizada que ha quedado de los Odesur, las lecciones que debemos aprender de aquello de cara a los panamericanos es una materia que tampoco se aborda en los programas de las candidaturas.

3.- Respecto de las organizaciones barriales, clubes deportivos y organizaciones locales no se señala absolutamente nada relevante y es aquí donde más se nota que no existe interés alguno en trabajar ni ejecutar una política pública deportiva real. El rol y preponderancia de estas organizaciones o clubes es fundamental en muchos paises que buscan el desarrollo y masificación del deporte y actividad física como también como captadores de talentos deportivos.

Hoy como siempre y como cada cuatro años, el deporte ha sido el gran derrotado y, lamentablemente, todo hace presagiar que viviremos un nuevo ciclo de improvisaciones en las políticas públicas deportivas.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV