martes, 20 de octubre de 2020 Actualizado a las 08:18

Opinión

Autor Imagen

¿Dónde está la trampa? De la constitución de Comisiones

por 11 abril, 2018

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Veo con inquietud este primer mes de instalación del nuevo Gobierno porque ya se observan señales preocupantes que no favorecen a la institucionalidad democrática.

Quizás una de las más evidentes es la constitución de Comisiones.  Uno podría preguntarse ¿Qué tiene de malo armar Comisiones para temas relevantes, si los Gobiernos anteriores también lo hicieron? Sin embargo, hay un “pero”, estos fueron particularmente cuidadosos en cautelar el proceso democrático de formación de leyes entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo. Para las comisiones eligieron connotadas personalidades relacionadas con los temas.  Pero, nunca participaron en esas Comisiones prelegislativas parlamentarios, por una parte; elegidos a dedo para formar estas, por otra. Diputados y senadores que después van a opinar en el Congreso, siendo juez y parte, en un proceso que está construido el balance de poderes entre Ejecutivo y Legislativo. Si está presente en el razonamiento: ahorrar tiempo, ser más eficiente y que los proyectos de ley pasen como un mero trámite (como por un tubo) … bueno, las dictaduras también ahorran mucho tiempo, saltándose toda la institucionalidad y el debate democrático y no son buenas para los países. Eso está demostrado.   

Tratar de debilitar o dividir la institucionalidad democrática donde no se tiene mayoría -situación del actual Gobierno con el Congreso- no es una sana práctica igualmente promover que las leyes se tramiten rápidamente, casi sin discusión. Armar Comisiones con apariencia democrática, pero que realmente no lo son, para debilitar lo anterior, tampoco. ¿Por qué apariencia? Desde el momento que le doy connotación política a la Comisión y hago como que invito a fuerzas políticas diversas, sin embargo, elijo a dedo a quien invito de esas fuerzas. Que esté invitado Gabriel Boric -uno de los diputados mas opinantes del Frente Amplio- no significa que esté “representado” el Frente Amplio como tal. Que esté el alcalde Carrasco no significa que esté “representado” el PS. Para estar representadas esas organizaciones políticas, primero, estas deben haber decidido si participan o no en la Comisión y, segundo, quien va en su representación. Así no se hace en el juego democrático. Todo el resto es dar una apariencia de amplitud democrática, tener a gente que después puede jugar un rol en el Congreso, pero en el fondo se trata de generar mayorías espurias en una Comisión para dar la impresión después de que ya todo está acordado previamente…y que lo que viene es peanuts. En el fondo es armar algo más bien para fines mediáticos con resultados predeterminados. ¿Suena conocido?

No contribuye al fortalecimiento de la institucionalidad democrática, tan necesaria en estos tiempos. Es necesario mejorar las confianzas y para ello, la transparencia es una buena receta. Debatir donde y con quien corresponde. Lo otro, desafortunadamente levanta sospechas.

Adicionalmente a lo anterior, se suma la denostación mediática de los que no están de acuerdo con las formas de constitución de las Comisiones. Con un manejo mediático aplastante, característico de los medios controlados por la derecha -casi todos-  se difunde en forma bastante engañosa que las organizaciones (PS, PC, bancada de senadores DC, etc.) o personas que no están de acuerdo con estas formas de constituir esas comisiones, están contra los temas que se van a discutir en ellas: infancia, seguridad, etc. Quieren dar la percepción de que se trata de gente y organizaciones sin sensibilidad, que están en contra del bien del país, que viven en el error. Nada más alejado de la realidad.

Por ejemplo, los Gobiernos de la Nueva Mayoría y la Concertación exhiben un contundente activo de logros, leyes y proyectos de ley -actualmente en el Congreso y a las que el actual Gobierno les puede dar urgencia o ponerlas en la agenda de discusión- sobre el tema de infancia.

Por solo mencionar algunos logros: el programa Chile Crece Contigo, la elevada cobertura preescolar con una cuantiosa incorporación de nuevos jardines infantiles y salas cuna de altos estándares, el transporte escolar rural, la Subsecretaría de la Niñez, y el establecimiento del Defensor de la Niñez.

En materia del SENAME hay dos proyectos de Ley en el Congreso, que han concitado amplio acuerdo de diversos sectores: el Servicio Nacional de Protección de Niñas y Niños y el Servicio Nacional de Reinserción Nacional Juvenil. Además, del Sistema de Garantías de los Derechos de la Niñez. Bastantes temas en qué trabajar ya…no da la impresión de que haya existido despreocupación sobre el tema.  De los diez temas que mencionó Sebastián Piñera en su agenda sobre la infancia, nueve ya estaban siendo trabajados y con proyectos de ley o leyes aprobadas en el Congreso. Los gobiernos no parten cero. No es conveniente ser refundacionales en aquellos temas que nos interesa a todo el país.

En resumen, es una inadecuada mezcla la fórmula para constituir Comisiones prelegislativas con:

Parlamentarios designados + Militantes de organizaciones políticas escogidos a dedo + denostación mediática a organizaciones que resuelven no participar.

No contribuye al fortalecimiento de la institucionalidad democrática, tan necesaria en estos tiempos. Es necesario mejorar las confianzas y para ello, la transparencia es una buena receta. Debatir donde y con quien corresponde.  Lo otro, desafortunadamente levanta sospechas.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV