sábado, 20 de julio de 2019 Actualizado a las 02:35

Opinión

Autor Imagen

Evolución de la calidad de la vivienda social

por 19 septiembre, 2018

Evolución de la calidad de la vivienda social
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La vivienda social es, sin lugar a dudas, uno de los temas más recurrentes en política pública, desde que la población se concentró más en las ciudades que en el campo, es decir, desde las grandes migraciones campo-ciudad propias del desarrollismo de mediados de siglo pasado.  La política de vivienda social ha pasado por varios periodos donde los énfasis han sido diferentes. Creación de barrios, expansión urbana, consolidación de barrios, cobertura y disminución de los déficits habitacionales, cuantitativo en número de viviendas y cualitativo en estándar constructivo de las viviendas.

En ese último punto, parece necesario detenerse y contar una historia más profunda: la percepción de calidad es una brecha de satisfacción entre un hogar y las prestaciones de su vivienda. Esta satisfacción tiene al menos tres componentes: constructivos, de prestaciones o desempeño, y las condiciones del barrio o la estándar de vida urbana. Así, para hablar de calidad de la vivienda social es necesario remitirse a estos componentes, ya que cada uno de ellos ha tenido una evolución distinta.

El primero de ellos, el constructivo, es el que se ha mejorado significativamente en el último periodo, sobre todo después de los escándalos públicos con algunos conjuntos, cuyo estándar de construcción estaba por debajo de las expectativas. Desde entonces se han definido estándares más estrictos de superficies y programas, mejoras sustantivas en el seguimiento y control de los proyectos y, por último, una definición más explícita de materiales a ser utilizados. Actualmente contamos con mejores viviendas que hace 20 años, con estándares mejor definidos y controles de calidad de procesos y productos, más estrictos. En ese sentido, tanto las normativas especificas han mejorado sus estándares, hoy con superficies mínimas de las viviendas, soluciones constructivas de envolventes (muros, cielos y pisos) inscritas en el registro de soluciones constructivas, más pertinentes y acordes al clima local de la vivienda, además de los avances en la certificación de materiales y procesos, al asumir las normativas referentes a la calidad y mejora continua. Con ello, el avance normativo de los últimos años ha sido importante, con el consecuente efecto en la calidad constructiva de las viviendas sociales.

r último, y mi juicio el más deficitario, es el componente asociado a las condiciones del barrio o estándares de vida urbana. Esto corresponde al acceso a los servicios que otorga la ciudad para la vivienda, comercio, trabajo, salud, educación, etc. En sí, el precio de los suelos y su escasez en zonas urbanas consolidadas presenta el principal desafío de las políticas actuales y presentes. Iniciativas de integración como las que se han generado desde el DS 19, son quizás una de las mejores formas de apostar por mejorar este componente. Esta integración permitiría que exista un acceso mas fluido a estos servicios.

El segundo componente, el del desempeño, hay aún temas pendientes. Aunque hemos mejorado el desempeño térmico de la vivienda, tanto por la normativa térmica de 2006 como la certificación energética (calefacción, enfriamiento, iluminación y agua caliente sanitaria) de 2012, aún quedan desafíos asociados a las infiltraciones, el ahorro hídrico y la energía total del ciclo de vida de la vivienda. Estos puntos son relevantes a la hora de definir una política pública, al asociarse a los beneficios sociales globales que esta inversión debe garantizar.

Por último, y mi juicio el más deficitario, es el componente asociado a las condiciones del barrio o estándares de vida urbana. Esto corresponde al acceso a los servicios que otorga la ciudad para la vivienda, comercio, trabajo, salud, educación, etc. En sí, el precio de los suelos y su escasez en zonas urbanas consolidadas presenta el principal desafío de las políticas actuales y presentes. Iniciativas de integración como las que se han generado desde el DS 19, son quizás una de las mejores formas de apostar por mejorar este componente. Esta integración permitiría que exista un acceso mas fluido a estos servicios.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

¿Y la música cuándo?

Envíada por Miembros de la Asociación de Directores de Educación Musical | 19 julio, 2019

Cartas al Director

Noticias del día

TV