viernes, 22 de enero de 2021 Actualizado a las 08:05

OPINIÓN

Autor Imagen

La urgente generosidad y consecuencia que hoy se requiere de los partidos de la oposición

por 8 enero, 2021

La urgente generosidad y consecuencia que hoy se requiere de los partidos de la oposición
Es necesario que los partidos superen las visiones e intereses particulares de cada colectividad y muestren una excepcional generosidad, cediendo a la sociedad civil la mayoría de los cupos a elegir, a fin que en esa unidad puedan sentirse todos representados y se vaya recuperando, al menos en parte, la pérdida de confianza y de credibilidad que ellos tienen entre la sociedad. Ello sería perfectamente posible si la Unidad Constituyente, que incluye a la DC, PS, PPD, PR, PRO y Ciudadanos, además de Revolución Democrática, Nuevo Trato, Liberales y el PH –todos presentes en las reuniones– estuvieran dispuestos a dar el primer paso y hacer un gesto maravilloso, ofreciendo en favor de independientes y organizaciones como mínimo el 50% de los cupos o incluso llegar al 80/20 de cupos en la lista única, la misma proporción expresada en el plebiscito. De hecho, esto fue propuesto por un partido en las reuniones, mientras otra colectividad incluso mostró disposición a ofrecer todos sus escaños.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Durante más de un mes se ha llevado a efecto el trabajo amplio y transversal del "Comité Lista Única por el Apruebo". Ejemplar esfuerzo unitario que reunió a un arco muy diverso de sectores políticos, organizaciones sociales históricas como la CUT y la ANEF, extensos sectores independientes de la sociedad civil con participación de los Independientes No Neutrales, la Mesa Técnica de la Sociedad Civil, la Federación de Colegios Profesionales, además de figuras principales de nuestra intelectualidad, artistas y centros de estudio de oposición.

Todos unánimemente han coincidido en que la única forma de respetar el mandato ciudadano del Apruebo y la Convención Constitucional para elaborar una Nueva Constitución es una LISTA ÚNICA DEL APRUEBO, que congregue a toda la diversidad de chilenos y chilenas que emitieron sus preferencias  en el plebiscito con un 80% de los votos. Tal propósito exige la unidad de la oposición, reuniendo en esta lista única a los partidos políticos, organizaciones sociales e independientes de la sociedad civil.

Para que ello sea posible es necesario que los partidos superen las visiones e intereses particulares de cada colectividad y muestren una excepcional generosidad, cediendo a la sociedad civil la mayoría de los cupos a elegir, a fin que en esa unidad puedan sentirse todos representados y se vaya recuperando, al menos en parte, la pérdida de confianza y de credibilidad que ellos tienen entre la sociedad.

Ello sería perfectamente posible si la Unidad Constituyente, que incluye a la DC, PS, PPD, PR, PRO y Ciudadanos, además de Revolución Democrática, Nuevo Trato, Liberales y el PH –todos presentes en las reuniones– estuvieran dispuestos a dar el primer paso y hacer un gesto maravilloso de generosidad, ofreciendo en favor de independientes  y organizaciones como mínimo el 50% de los cupos o incluso llegar al 80/20 de cupos en la lista única, la misma proporción expresada en el plebiscito. De hecho, esto fue propuesto por un partido en las reuniones, mientras otra colectividad incluso mostró disposición a ofrecer todos sus cupos. El propio presidente de la DC, Fuad Chahin, declaró en una entrevista tener "toda la disposición desde Unidad Constituyente para poder pactar y entregar todos los cupos que sean necesarios para que los independientes puedan sentirse  también plenamente integrados, para que tengamos listas no solo de los partidos políticos".

Si el gesto de generosidad y coherencia derivado del notable esfuerzo de este grupo transversal tuviera lugar, entonces con justicia esa lista única podría llevar el nombre "Lista del Apruebo", dándoles a los partidos tan depreciados una inmensa oportunidad de recuperar parte de la legitimidad perdida, pues estarían cumpliendo su rol fundamental de fortalecer la democracia y expresar coherentemente los grandes anhelos ciudadanos. Esa es su obligación ética y política.

Este gesto permitiría, a los partidos que no han concurrido a las reuniones de este conglomerado unitario,  motivarse con el ejemplo, pero también contribuiría a la reflexión y generosa respuesta a los innumerables candidatos y candidatas de la sociedad civil que se están postulando, muchos de quienes ya han juntado las firmas necesarias para inscribirse válidamente en el Servel antes del 11 de enero. Ello evitaría la dispersión de votos que las fuerzas transformadoras requieren superar para contar con los 2/3 de la representación necesaria para asegurar los contenidos en la Nueva Constitución y responder consecuentemente al mandato y esperanzas del Apruebo. De hecho, hasta Chile Vamos, por el lado contrario, ya ha acordado superar sus diferencias y presentar una sola lista para oponerse al cambio y defender el Rechazo y la vieja institucionalidad.

Si el gesto de generosidad y coherencia derivado del notable esfuerzo de este grupo transversal –que hizo entrega de un Documento de Contenidos, otro de Estrategia, agregándose a ello la propuesta de Reglamento de los Centros de Estudio– tuviera lugar, entonces con justicia esa lista única podría llevar el nombre "Lista del Apruebo", dándoles a los partidos políticos tan depreciados una inmensa oportunidad de recuperar parte de la legitimidad perdida, pues estarían cumpliendo su rol fundamental de fortalecer la democracia y expresar coherentemente los grandes anhelos ciudadanos. Esa es, creemos, su obligación ética y política.

Queda muy poco tiempo disponible, pero aún es posible la consecuencia.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV