martes, 26 de octubre de 2021 Actualizado a las 02:48

Opinión

Autor Imagen

¿Qué tan necesaria es la inteligencia artificial en la ciberseguridad?

por 1 mayo, 2021

¿Qué tan necesaria es la inteligencia artificial en la ciberseguridad?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El año 2020 va a quedar grabado en la historia como el año en que se generó una verdadera revolución de los datos, y de la vida tal y como la conocíamos hasta el momento. El vuelco de la totalidad de las actividades, hasta ahora realizadas en forma presencial a lo virtual, aceleró la transformación digital y trajo, más rápido de lo que esperábamos, el asentamiento del teletrabajo y un crecimiento sin precedentes del ecommerce. Sin embargo, como en todo, esta transformación digital significó varios riesgos, entre los que se puede mencionar, puntualmente, un alza descontrolada de la inseguridad de los datos. De un tiempo a esta parte de hecho, hemos visto un crecimiento sostenido en ataques basados en ingeniería social.

Efectivamente, según datos de Fortinet, empresa dedicada a la venta de sistemas de seguridad, en Chile se registraron más de 2,3 billones de intentos de ciberataques durante el 2020, de un total de 41 mil millones registrados en toda América Latina y el Caribe.

Los principales ataques que vimos durante dicho año, y que seguirán afectando tanto a personas como organizaciones, son los relacionados al phishing, ransomware, amenazas persistentes avanzadas (APT: Advanced Persistent Threat) y denegación de servicios.

En ese contexto, ¿qué tan necesaria es la Inteligencia Artificial en la ciberseguridad? La respuesta a esta interrogante es esencial.

Y es que, el primer paso para establecer un buen control contra un potencial ciberataque, es la incorporación de soluciones que incluyan no sólo un monitoreo preventivo, sino también una adecuada educación para los usuarios al igual que una apropiada gestión y un abordaje inmediato de los incidentes.

Hoy por hoy, se han desarrollado opciones de configuración de sistemas que pueden trascender a las configuraciones básicas de seguridad, y una de las mejores es la implementación de Inteligencia Artificial (AI) en ciberseguridad.

En efecto, la Inteligencia Artificial puede analizar y aprender datos con mayor eficiencia y precisión, lo que la convierte en la nueva prioridad de la ciberseguridad en los departamentos TI en las empresas.

Más aún, la IA puede utilizarse durante todas las etapas a seguir en una seguridad integral inteligente, como son por ejemplo, la detección, la identificación, la protección, la respuesta y la recuperación de los datos ante los incidentes.

¿Cuáles serían las formas de implementar la IA en sistemas de ciberseguridad y sus ventajas?

Una de ellas podría ser el acceso a Autenticación Biométrica. La vulneración de contraseñas que no son seguras es el principal punto de quiebre en el aseguramiento de los datos de las empresas. Esto no quiere decir que las contraseñas, como sistema de protección no sean efectivas, pero pueden ser más seguras si vienen acompañadas de otros métodos de identificación, como el escaneo de huellas dactilares o de retina.

También se puede destacar la Autenticación Multifactor (MFA) dentro de las formas que usan la IA, la que consiste en utilizar dos o más métodos de verificación. Es innegable que nuestras cuentas de correo electrónico o nuestros perfiles de redes sociales son mucho más seguras gracias a la implementación de una doble verificación. Pero, si además le sumamos una IA, la autenticación puede ser más dinámica y difícil de vulnerar. Por ejemplo, la IA puede identificar en tiempo real la red y la localización del usuario para modificar inmediatamente sus privilegios de acceso.

En último término, la Detección Predictiva de Amenazas también puede jugar un rol importante a la hora de la protección de datos, y en este sentido, la IA es capaz de evolucionar y adaptarse a las nuevas amenazas. A través de complejos algoritmos, las empresas de ciberseguridad enseñan a sus sistemas de IA, a reconocer patrones en los ciberataques. De este modo, pueden anticiparse a amenazas como virus o secuestros de datos.

Con la implementación de estas prácticas, entre las que se pueden contar muchas más, el gran beneficio se ve representado en la protección de los datos que son, hoy en día, el mayor activo de una empresa.

 

 

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV