martes, 17 de mayo de 2022 Actualizado a las 20:07

"Toda la plata es mía, y sólo mía”

por Juan Sepúlveda González 7 mayo, 2022

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Señor Director:

Por su intermedio me dirijo a las señoras parlamentarias y los señores parlamentarios: ¿Hasta cuándo van a seguir con su obsesión de ocupar nuestros fondos previsionales para fines ajenos a su propósito? Aunque el contexto de pandemia les proporcionó una excusa aparentemente razonable, sus principales promotores iniciales no hicieron mucho esfuerzo por disimular que su principal motivación era hacer daño a las AFP. En realidad las ganancias de las AFP se generan principalmente a partir de las comisiones sobre las cotizaciones, no de los fondos individuales, pero ustedes no han tomado ninguna iniciativa para reducir tales comisiones.

La otra motivación no disimulada era torcerle la mano al gobierno del presidente Piñera, que se resistía a hacer transferencias de recursos significativos a la ciudadanía para mitigar el impacto económico del confinamiento. Pero ya con el segundo retiro quedó en evidencia que lo que en realidad hizo el parlamento, fue tirarle un salvavidas al gobierno, lo que éste también asumió sin ningún disimulo, al transformarse en el impulsor del segundo retiro. El salvavidas no evitó que eventualmente el gobierno tuviera que hacer transferencias de recursos públicos, pero sí contribuyó a la tardanza gubernamental. Mientras tanto, la ciudadanía era tentada y virtualmente obligada a sacrificar sus magros ahorros previsionales.

A esas alturas ustedes, señoras parlamentarias, señores parlamentarios, se dieron cuenta de que su despliegue de dudosa creatividad legislativa, les había granjeado una inesperada popularidad en una ciudadanía altamente confundida y vulnerabilizada por el impacto acumulativo del estallido social y de la pandemia. En consecuencia, el oficialismo de entonces se sumó con entusiasmo a los retiros, ojalá del 100%, porque son los electores quienes lo piden. ¡Por favor! Fueron ustedes quienes crearon este círculo vicioso, y por lo tanto ustedes deben asumir el costo de detenerlo, y dejar de esconderse tras sus electores. Resulta patético escuchar a algunas/os de ustedes reconocer que se trata de “una mala política pública”, y luego verles saltando y celebrando como niñas y niños chicos la aprobación de los retiros.

El resultado de todo esto ha sido poner mucho más cuesta arriba la urgente reforma previsional, una de las principales demandas ciudadanas. Cualquier modelo de previsión social requiere del aporte de las y los trabajadores, pero se ha torpedeado nuestra débil cultura de ahorro previsional al caricaturizarlo como “ahorro forzoso”. Una sociedad tan tremendamente desigual como la nuestra requiere un sistema previsional con un importante componente solidario. Pero, paradójicamente, con los retiros y los discursos que los han justificado, no se ha hecho otra que reforzar la idea de la capitalización individual, "toda la plata es mía, y sólo mía”. Todo ello sin mencionar el aporte generoso que han hecho al desprestigio de la política, ni el impacto en la economía, que ha sido ampliamente comentado por personas mucho más competentes que yo.

 

Juan Sepúlveda González

Teólogo pentecostal

Síguenos en El Mostrador Google News

Compartir Noticia



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV