sábado, 16 de enero de 2021 Actualizado a las 17:14

OPINIÓN

Autor Imagen

Santa Olga: cuando otra cosa es con guitarra

por 15 agosto, 2018

Santa Olga: cuando otra cosa es con guitarra
Si algo aprendimos además de eso, fue que con la tragedia y el dolor de las personas no se juega, se acompaña, se contiene, pero no se abusa ni se miente. Estos días observamos como autoridades políticas de Gobierno junto a Parlamentarios, recorren las obras en construcción. Pero acá los números son los menos importantes para el análisis, acá el ejemplo es una comunidad que hizo un alto luego de la tragedia y entendió que querían volver a desarrollar su vida al sector pero con condiciones de seguridad y habitabilidad distintas a las que tenían.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

No me sorprende leer estos días al Ministro de Vivienda y urbanismo Cristián Monckeberg y a la delegada nacional de la Reconstrucción referirse de una manera tan liviana al proceso de reconstrucción de Santa Olga en Constitución. Y es que realizar una evaluación a casi 18 meses de la tragedia, cuando ya está en proceso gran parte de los proyectos acordados con la comunidad, no así la reconstrucción de la vida de las personas, resulta casi anecdótico para él.

Un proceso de reconstrucción que desde el día uno consistió en poner a las personas primero, constituyendo una mesa pública-privada integrada por todos los actores y donde fuimos capaces de levantar un Plan Maestro participativo en 20 días. Hoy mirado en perspectiva resulta ejemplar.

Los procesos de levantamiento de la información de parte de funcionarios del Estado, de una forma prolija administrativa y técnicamente, nos hace mirar con perspectiva que no tendremos las 12 mil viviendas sin recepción municipal que nos dejó la anterior administración del Presidente Piñera  ni los 2 mil subsidios sin posibilidad de aplicar, ni menos las obras inconclusas con un costo de 11 mil millones de pesos que debimos asumir el 2014 en el Maule, a propósito del 27F .

El Sr. ministro y Sra. delegada, siempre tuvieron claridad que el cronograma de término de la reconstrucción material de santa Olga, Los Aromos y Altos de Morán sería a fines del 2019.  De ustedes depende trabajar más y hablar menos, de lo contrario todo lo ganado en confianza en lo público y privado se olvidará con muestras de soberbia y desconocimiento de lo realizado, lo que revela mera ignorancia o simplemente, como dicen en el Maule, la mala leche.

Si algo aprendimos además de eso, fue que con la tragedia y el dolor de las personas no se juega, se acompaña, se contiene, pero no se abusa ni se miente. Estos días observamos como autoridades políticas de Gobierno junto a Parlamentarios, recorren las obras en construcción, un Liceo técnico profesional que se construye con aportes de Desafío, un Cesfam que avanza con aportes de otra empresa privada, el nuevo conjunto habitacional para 270 familias que inició en enero pasado, los muros de contención que permitirán a decenas de familias vivir en nuevas condiciones de seguridad y estándar, los pavimentos y la red de agua potable y alcantarillado que tendrán un costo aproximado de 7 mil millones.

Pero acá los números son los menos importantes para el análisis, acá el ejemplo es una comunidad que hizo un alto luego de la tragedia y entendió que querían volver a desarrollar su vida al sector pero con condiciones de seguridad y habitabilidad distintas a las que tenían.

Eso generó decenas de reuniones, asambleas y semanas de conversaciones incluyendo visitas cada semana de la ex ministra de Vivienda y subsecretarios, intendente y seremis. Eso pasó por estar en terreno día y noche y hacerse cargo de un problema no resuelto en esa comunidad por más de 50 años, pero además lograr traspasar y mover la política pública centralista, para avanzar con celeridad tal como lo pedía la comunidad.

Acá no hubo bingos ni completadas, acá hubo un Gobierno y grupo de funcionarios públicos y dirigentes comprometidos en acelerar lo máximo posible los procedimientos administrativos y económicos en pos de una solución concreta, pero cumpliera con todo lo que la ley y las ordenanzas señalan.

Así se manifestó además con muchas muestras de agradecimientos de muchos pobladores y organizaciones sociales de la localidad luego del 11 de marzo. Entendían que el proceso continuaba, pero que sin duda estaba en mejor pie, porque todas las obras comprometidas con ellas estaban financiadas y muchas en ejecución.

El Sr. ministro y Sra. delegada, siempre tuvieron claridad que el cronograma de término de la reconstrucción material de santa Olga, Los Aromos y Altos de Morán sería a fines del 2019.  De ustedes depende trabajar más y hablar menos, de lo contrario todo lo ganado en confianza en lo público y privado se olvidará con muestras de soberbia y desconocimiento de lo realizado, lo que revela mera ignorancia o simplemente, como dicen en el Maule, la mala leche.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Espiral de violencia

Envíada por Valentina Terra Polanco, Observatorio Niñez y Adolescencia | 16 enero, 2021

Cartas al Director

Noticias del día

TV