jueves, 13 de diciembre de 2018 Actualizado a las 18:34

OPINIÓN

Autor Imagen

La crisis en salud de las infecciones de transmisión sexual en Chile

por 11 octubre, 2018

La crisis en salud de las infecciones de transmisión sexual en Chile
Los datos de VIH provenientes de ONUSIDA, han reportado que Chile es el país en Latinoamérica con las tasas más altas en nuevas infecciones, donde la tendencia mundial al respecto por VIH es a la baja. No hay vacuna ni cura para el VIH/SIDA, y la terapia antirretroviral suprime o baja la cantidad de virus en la sangre, llegando incluso a niveles indetectables, pero si es interrumpida, el virus aumenta rápidamente, ya que no erradica el virus del cuerpo. Por eso es tan importante que la terapia se tome a diario y de por vida.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Alarmantes han sido los datos dados a conocer a través de la prensa sobre el aumento sostenido de las infecciones de transmisión sexual (ITS) en Chile. Ya no es solo el VIH, a ellos se le suman otras ITS como son la sífilis, gonorrea, Hepatitis A, entre otras.

Si vemos los datos desde el Minsal, tenemos lo siguiente para los nuevos casos confirmados en ITS en Chile: para el VIH, en el 2010 había 2.968 nuevos casos confirmados y al 2017 la cifra fue de 5.816 nuevos casos confirmados y se estima que para fines del 2018 podría haber 8.000 nuevos casos confirmados.

En el caso de la sífilis, mismo año 2010 había 3.372 nuevos casos y aumentó a 5.961 para el año 2017.

Si analizamos los nuevos casos en la gonorrea, el 2010 había 1.290 nuevos casos y se incrementa a 2.768 nuevos casos confirmados en el 2017.

En el caso de la Hepatitis A, que no era frecuente su transmisión por vía sexual, en los últimos años se ha registrado un gran aumento de esta transmitida por tal vía. Los datos serían: para el 2010 los nuevos casos confirmados eran 166, aumentando a 3.175 nuevos casos confirmados para el 2017.

Los datos de VIH provenientes de ONUSIDA han reportado que Chile es el país en Latinoamérica con las tasas más altas en nuevas infecciones, donde la tendencia mundial al respecto por VIH es a la baja. No hay vacuna ni cura para el VIH/SIDA, y la terapia antirretroviral suprime o baja la cantidad de virus en la sangre, llegando incluso a niveles indetectables, pero si es interrumpida el virus aumenta rápidamente, ya que no erradica el virus del cuerpo. Por eso es tan importante que la terapia se tome a diario y de por vida.

La Hepatitis A, donde en los últimos años se ha observado un aumento de ella por transmisión sexual, no es solo una enfermedad de transmisión fecal-oral. Produce ictericia e inflamación del hígado. Es prevenible mediante vacuna para la Hepatitis A. La Hepatitis B y C, que en Chile se han mantenido en los últimos años en alrededor de los 1.100 nuevos casos por año para la Hepatitis B, y entre 400-600 nuevos casos por año para la Hepatitis C. A nivel mundial, para la Hepatitis B y C, la OMS ha reportado un aumento en el número de muertes, ya que solo alrededor del 10-20% de las personas infectadas saben que lo están, y debido además a la carencia al acceso para su detección y al tratamiento. Las Hepatitis B y C producen grave inflamación del hígado, y provocan el 96% de todas las muertes causadas por Hepatitis, según datos de la OMS. La Hepatitis B se puede prevenir con una vacuna para la Hepatitis B y la Hepatitis C tiene tratamiento.

La bacteria que causa la sífilis, Treponema pallidum, al momento de la infección produce una llaga o chancro, que fácilmente puede ser confundida por un corte, que a la vez puede ser la puerta de entrada al VIH debido a la herida. La persona puede no darse cuenta de que está infectada y puede contagiar a otras personas sin saberlo. De no tratarse la infección puede llegar al sistema nervioso central, causando graves daños. La sífilis congénita, que es la transmisión de la madre al hijo, es un problema de salud pública, que puede provocar abortos espontáneos o la muerte al bebé a los pocos días de nacido.

En el caso de la gonorrea, no solo Chile va en el alza, otros países también han reportados aumentos de nuevos casos, y en según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en más de 50 países se ha detectado que una cepa de la bacteria que es la causante de la gonorrea, Neisseria gonorrhoeae, es resistente a la terapia de antibióticos, lo que se llama una superbacteria, hecho que dificulta el tratamiento de la infección.

La Hepatitis A, donde en los últimos años se ha observado un aumento de ella por transmisión sexual, no es solo una enfermedad de transmisión fecal-oral. Produce ictericia e inflamación del hígado. Es prevenible mediante vacuna para la Hepatitis A. La Hepatitis B y C, que en Chile se han mantenido en los últimos años en alrededor de los 1.100 nuevos casos por año para la Hepatitis B, y entre 400-600 nuevos casos por año para la Hepatitis C. A nivel mundial, para la Hepatitis B y C, la OMS ha reportado un aumento en el número de muertes, ya que solo alrededor del 10-20% de las personas infectadas saben que lo están, y debido además a la carencia al acceso para su detección y al tratamiento. Las Hepatitis B y C producen grave inflamación del hígado, y provocan el 96% de todas las muertes causadas por Hepatitis, según datos de la OMS. La Hepatitis B se puede prevenir con una vacuna para la Hepatitis B y la Hepatitis C tiene tratamiento.

Las ITS no son solo infecciones en sí mismas, estas pueden tener graves consecuencias en la salud humana, sexual y reproductiva, como por ejemplo, algunas ITS aumentan el riesgo de la infección por VIH (sífilis, etc.), pueden causar enfermedades inflamatorias a la pelvis, complicaciones en el embarazo, muerte prenatal, muerte neonatal, infertilidad, entre otras complicaciones.

La OMS es muy clara en sus recomendaciones: “Las intervenciones de asesoramiento y enfoques conductuales representan la prevención primaria contra las ITS (incluido el VIH)”. Lo que se traduce en contar con información adecuada, educación sexual integral, fomentar la comunicación en asesoramiento de prácticas sexuales seguras y reducción de riesgos, además asesoramiento para identificar los síntomas de las ITS, como también antes y después de los exámenes para la detección de las ITS, la promoción del uso sistemático de preservativos, que son uno de los métodos más efectivos y eficaces contra las ITS, respecto de los cuales en Chile solo un 10,1% de la población dice usarlos siempre en los últimos 12 meses, según la última Encuesta Nacional de Salud 2016-2017.

Hasta la fecha no se ha tomado en cuenta la gravedad de la situación y, menos, tomar cartas en esta materia. Se necesita de manera urgente dejar a un lado la burocratización en la salud e implementar políticas públicas en dicho ámbito para garantizar el acceso democrático a la salud humana, sexual y reproductiva, como un derecho fundamental.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV