jueves, 21 de noviembre de 2019 Actualizado a las 16:53

Opinión

Autor Imagen

Cuando la mentira es descarada

por 3 noviembre, 2019

Cuando la mentira es descarada
Esta columna se está publicando por orden de la Segunda Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, por lo cual, este medio no se hace responsable de las calumnias e injurias que a su entender contiene, las cuales deben perseguirse –si así lo estiman las personas ofendidas- directamente contra el autor de la columna y/o, eventualmente, de ser procedente, contra los jueces que obligaron su publicación. Ver N de la R al final (*).
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El pasado miércoles 8 de mayo El Mostrador publica una entrevista a Carlos López, uno de los gerentes regionales de British American Tobacco (BAT). En esa entrevista el Sr López, representante de una empresa que en el pasado ha ocultado y tergiversado información; ha mentido en comités de investigación; contrabandeado cigarrillos y eludido impuestos en países pobres donde sus productos causan estragos a la salud (acaba de salir un reporte del diario británico The Guardian al respecto), entre otras cosas; se explaya en las bondades del “vapeo”. Menciona con total desparpajo que “es difícil aceptar que alguien quiera ser adicto, pero la nicotina no es el gran problema” y presenta a los productos de tabaco calentado como productos de riesgo reducido. Dice además que BAT tiene la voluntad de generar un producto menos riesgoso, que sea aceptado por los consumidores. Además, dice que “el tabaco es adictivo, da lo mismo lo que técnicamente sea”.

La afirmación de que la nicotina no es el “gran” problema es una burrada científica: hay toneladas de estudios que muestran que la nicotina es fuertemente adictiva y que es el componente que “engancha” a los fumadores en un vicio que mata a, aproximadamente, la mitad de ellos (y enferma al resto). También hay evidencia de que las tabacaleras aumentan deliberadamente los niveles de nicotina de sus productos justamente para hacerlos más adictivos.

En ese intento burdo por “lavarle la cara” a una empresa que, se estima, produce en Chile unas 16 mil muertes anuales, López omite decir que BAT Chile ha tenido recientemente otro tipo de desarrollos de productos en Chile: los cigarrillos saborizados, con cápsulas clicks, etc. Estos cigarrillos que representaban en el 2010 menos del 6% de los cigarrillos vendidos en Chile (con información de la industria), hoy representan más del 40% del mercado. Omite decir que estos cigarrillos son atractivos y son consumidos por niñas jóvenes: la probabilidad de consumirlos aumenta significativamente mientras más joven es la persona y si es mujer. Omite decir que estos cigarrillos, empaquetados en colores llamativos, son activamente publicitados en los puntos de venta, muy a menudo junto a dulces que concentran la atención de niños. Esas estrategias de márketing son deliberadas y apuntan a conseguir consumidores jóvenes, una mayoría de los cuales será adicto durante toda su vida (una vida que será unos 10 años más corta, en promedio, que la de los no fumadores). López no dice que BAT Chile sigue vendiendo activamente estos productos y que se estima que para 2022 Chile tenga la mayor penetración de mercado de estos productos en el mundo.

También omite mencionar que las autorizaciones que se dieron en EEUU y en el Reino Unido a la comercialización de algunos de los “productos de riesgo reducido” tienen aparejadas enormes restricciones al márketing y a la venta de estos productos a menores de edad, algo que en Chile es, lamentablemente, impensado. Aunque en Chile es ilegal la venta de cigarrillos convencionales a menores de edad, la edad de inicio es inferior a 14 años. ¿Quién va a garantizar que estos “productos de riesgo reducido” que muy a menudo contienen mucha más nicotina que los cigarrillos convencionales, no sean vendidos a menores? ¿BAT Chile va a asegurar eso, cuando en la actualidad están desarrollando y vendiendo cigarrillos que apuntan justamente a los menores de edad?

No cabe duda de que la industria tabacalera sigue usando las mismas viejas mañas: confundir, mentir, ocultar y, mientras tanto, obtener enormes beneficios económicos a costa de la salud de la población. Es lamentable que otra de sus tácticas, la de presentar una cara amistosa a la población, sea acompañada a veces por los medios de comunicación. No es casualidad que recientemente hayan salido en diarios nacionales reportajes, a página completa, de gerentes de BAT y de Philip Morris hablando de las bondades de sus nuevos productos. En este sentido se esperaría de los medios una presentación equilibrada de la evidencia científica y que hagan explícitos los conflictos de interés a los que puedan estar sometidos. En este sentido, sería deseable que El Mostrador aclarara si el periodista que realizó esta nota desde Londres fue invitado, con sus gastos pagos, a dicha ciudad por la BAT. Es lo mínimo que nos merecemos saber los que asistimos pasmados a este tipo de campañas publicitarias encubiertas.

*********************

(*) N de la R.: Esta columna de opinión del economista y activista por la causa contra el tabaco Sr. Guillermo Paraje, se vuelve a publicar en esta oportunidad (habiéndose publicado originalmente el día 9 de mayo del presente año), ahora en su texto íntegro, por orden de la Corte de Apelaciones de Santiago, porque al entender de este tribunal, por sentencia de fecha 29 de octubre de 2019, dictada por su segunda Sala, integrada por los ministros titulares María Soledad Melo y Jessica González, y por el ministro suplente (quien redactó el fallo) Rafael Araneda Díaz, la publicación original lo fue “de una versión a la que se le modificó el título y se le censuró el último párrafo”. 

Este medio deja claro respecto a lo anterior, que no está de acuerdo y controvierte lo anterior, pero se allana a lo resuelto y cumple con lo ordenado, renunciando a su derecho de discutir esta cuestión en una segunda instancia, ante la Excma. Corte Suprema, por cuanto estima que en estos tiempos convulsos y difíciles para el país aparecería casi como una frivolidad seguir perdiendo tiempo en esto y además hacer perder tiempo a la Excma. Corte Suprema con un asunto muy menor.

Este medio, la primera vez que publicó esta columna, mantuvo lo medular de su contenido, cual era, el reclamo del Sr. Paraje contra lo afirmado por un gerente de Bristish American Tobacco (BAT), pero le modificó su título y omitió su último párrafo, por estimarlos injuriosos, prepotentes, agresivos, ofensivos e impertinentes.

Para este medio, invocar y utilizar un concepto tan grande y tan importante para la vida social como la “censura” en algo como esto, es desvirtuar el sentido más profundo de dicho concepto, y así contribuir a su deterioro, quitándole su esencial contenido, frivolizándolo.

Este medio comparte el voto de minoría de la Sala de Cuenta de la Corte de Apelaciones de Santiago, que estimó que en estos hechos no estaba en entredicho la garantía constitucional de la libertad de opinión, por lo que no procedía acoger a tramitación el recurso de Protección.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV