miércoles, 30 de septiembre de 2020 Actualizado a las 17:58

Opinión

Autor Imagen

Nuevamente el “populismo”: ahora en la Cuenta Pública

por 4 agosto, 2020

Nuevamente el “populismo”: ahora en la Cuenta Pública
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La Cuenta Pública de Piñera señala textualmente: “El mundo entero está siendo amenazado por el populismo, que plantea siempre el camino fácil, de los derechos sin deberes, de los logros sin esfuerzo, el camino del progreso sin trabajo, de la reivindicación de los derechos propios sin respetar los derechos de los demás y de las promesas de soluciones fáciles a problemas difíciles”. Y agrega: “Debemos resistir los cantos de sirenas que ofrecen atajos sin destino”. En la propia Cuenta Pública se vuelve al “populismo”

La calificación de populistas que asigna Piñera a quienes desean transformar el neoliberalismo en Chile es perfectamente atribuible a los que lo defienden. Por tanto, el término depende del sayo a quien se le atribuya. Procedo a demostrarlo, con los mismos términos contenidos en la Cuenta Pública del Presidente.

Primero, el camino fácil de derechos sin deberes al que se refiere Piñera es para la mayoría nacional algo distinto a su pensamiento. En Chile, el gran empresariado, nacional y extranjero, en vez de procesar bienes con industrias más complejas, ha optado por el camino fácil de extraer y exportar cobre, astillas de madera y productos del mar, a muy bajos costos. Así se ha enriquecido una minoría, y sin cumplir sus deberes porque sus empresarios no pagan royalties y eluden el pago de impuestos. Y el Estado ha entregado gratuitamente la explotación fácil de los recursos naturales de propiedad de todos los chilenos, a cambio de muy poco.

Segundo, el camino del progreso sin trabajo que menciona el Presidente Piñera parece una suerte de autocrítica. Porque son empresarios rentistas, como el propio Mandatario, los que, sin impulsar ninguna actividad productiva, se enriquecen con la compra y venta de acciones en la bolsa de comercio; y, muchas veces, gracias a información privilegiada. Aquí no hay trabajo duro sino mera especulación.

Tercero, Piñera dice la verdad cuando acusa a quienes reivindican derechos propios sin respetar los derechos de los demás. Pero equivoca el blanco. El Presidente apunta a los opositores, sin nombrarlos; pero en realidad los que no respetan los derechos de los demás son los empresarios que coluden precios en las medicinas, papel higiénico, pañales, pollos, etc. Y, muy especialmente, las empresas forestales que se atribuyen derechos propios a adueñarse de tierras, sin respetar a los demás, sin respetar la propiedad ancestral del pueblo mapuche.

Finalmente, el Presidente Piñera también acusa de populismo a las soluciones fáciles a problemas difíciles.  Curiosa afirmación, ya que precisamente Piñera y la derecha (aunque también la antigua Concertación) han insistido una y mil veces que la solución al desarrollo de Chile es el crecimiento económico. Solución fácil, que ha olvidado los equilibrios sociales y medioambientales. Y tuvo que venir el 18-O y la pandemia a recordarles a políticos y economistas del establishment que los problemas difíciles del desarrollo no se resuelven con puro crecimiento. Nuevamente, un “atajo fácil, sin destino”, que Piñera atribuye a sus opositores cuando el sayo le calza a él a la perfección.

La Cuenta Pública de Sebastián Piñera intenta descalificar con el anatema de populismo a todo aquel que se desvía del neoliberalismo o que se opone a sus iniciativas gubernamentales. Pero, como el calificativo ha perdido toda rigurosidad científica y semántica, me he atrevido a colocar un contenido completamente distinto al que pretende o imagina Piñera.

La palabra populismo se encuentra ideologizada. Se ha convertido en un insulto para desacreditar a enemigos, pero no para comprender la realidad. La derecha y sus economistas la utilizan para proteger el sistema que defienden. El Presidente no ha sido serio al utilizar esa palabra en la Cuenta Pública. Se equivoca al calificar de populismo las iniciativas populares que buscan profundizar la democracia y que proponen nuevas estrategias de desarrollo económico y políticas públicas alternativas.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV