jueves, 21 de octubre de 2021 Actualizado a las 21:04

Opinión

Autor Imagen

Otro perfil

por 1 junio, 2021

Otro perfil
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Un día, hace muchos años en el banco donde comencé mi carrera, me tocó contratar a alguien para el área financiera. Recordé a un compañero del liceo de hombres de Angol donde estudié. Un tipo de esfuerzo que se había convertido en un excelente profesional y que sobre todo tenía los talentos y aptitudes para el cargo.

Cuando discutí su nombre, un colega que miró el apellido, el origen y la foto me dijo: “Pato, no, otro perfil”.

Ese era un perfil y origen parecido al de muchos de los “desconocidos” que llegaron a la Convención Constitucional y que fueron elegidos hace dos semanas tanto en listas de partidos como de independientes.

Soy de los que cree que el país, más allá de los evidentes problemas en áreas como Salud y seguridad ciudadana, tenía un rumbo claro y positivo. Unas reglas económicas que el mundo aplaudía y un discurso sobre el mérito individual que nos motivaba a surgir.

Pero las cosas que han pasado me han llevado a preguntarme si no es que fallamos en lo segundo y por eso mismo ahora vemos amenazado lo primero.

La promesa de la meritocracia, bien impresa en molde, no siempre ha sido aplicada y vivida en nuestro mundo y el malestar de mucha gente que apostó a su esfuerzo personal chocó de frente contra un muro de prejuicios, de reglas de pertenencia que estaban bien para la aristocracia británica del siglo XIX quizás, pero no para un Chile de inmigrantes, mestizos y gente de esfuerzo a la que el modelo le prometía progresar en la vida.

Hoy el mandato es integrar, abrirnos, salir de las burbujas y conectar con otros que no conocemos, quizá diferentes en muchas cosas, pero tan chilenos como nosotros. Este país le abrió un mundo de oportunidades a mi familia que emigró de Palestina y voy a ser siempre agradecido de eso.

Seguir abriendo puertas a todos, más allá de su origen, es clave para validar aquello en lo que creemos. Para mantener las cosas positivas de un modelo que sacó a muchos de la pobreza, pero que hoy claman por igual dignidad y trato para todos. Como empresario del área financiera, me parece una responsabilidad ineludible y un compromiso que tenemos que asumir públicamente todos lo que creemos en estos valores.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV