miércoles, 27 de octubre de 2021 Actualizado a las 14:13

Opinión

Autor Imagen

Liderazgo con sello inclusivo

por 3 julio, 2021

Liderazgo con sello inclusivo
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En los últimos días, desde distintos sectores, han surgido las primeras propuestas para presidir la Convención Constitucional, nominaciones que se concentran en mujeres y que muestran una buena señal respecto del camino que estamos recorriendo.

La paridad en la Convención es una realidad que genera un orgullo transversal, pero nada de esto ha sido gratuito, puesto que ha significado un largo camino en la historia de nuestro país, en donde se identifican dos elementos: persistencia y avance. De hecho, es importante recordar que la paridad fue resultado del trabajo para sensibilizar, convencer e incidir en las y los tomadores de decisiones por parte del movimiento feminista de nuestro país, integrado por diversas organizaciones que articuladamente lograron materializar este nuevo estándar en la participación de las mujeres en las esferas de poder en Chile.

La trayectoria de la paridad para el proceso constituyente da cuenta de una incansable persistencia no solo de levantar demandas, sino además de promover los caminos de cambio que nos lleven a la equidad de género en todas las dimensiones de la sociedad. También habla de un avance constante, donde cada paso logrado y cada cambio materializado es la base para continuar abriendo espacios para una sociedad basada en la complementariedad y la equidad.

Hoy, Chile está en la lupa a nivel mundial debido al proceso constituyente que estamos viviendo. Pero no solo por eso, sino además porque es la primera experiencia a nivel mundial en contar con una Convención Constitucional paritaria. Elegir una mujer como presidenta sería reconocer el largo camino de persistencia y avance de la mitad de la humanidad, en busca de las reivindicaciones por los derechos de las mujeres y la igualdad de oportunidades.

Las capacidades y méritos de muchas de las mujeres constituyentes son conocidas ampliamente y su liderazgo permitiría imprimir un sello inclusivo, convocante y dialogante para este proceso a través del cual aspiramos a lograr las transformaciones que conviertan a Chile en un mejor país para todos.  Demos un espacio histórico y transformador al liderazgo femenino que, como sabemos, por siglos ha dado suficiente evidencia de eficacia, compromiso, colaboración e inclusión.

 

Nicole Romo, miembro del comité de contenidos de REDMAD

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV