Publicidad
El gran legado del Niño del Cerro El Plomo a 70 años de su hallazgo Opinión

El gran legado del Niño del Cerro El Plomo a 70 años de su hallazgo

Alejandra Valdés
Por : Alejandra Valdés Directora Ejecutiva de la Corporación Cultural de Lo Barnechea
Ver Más

El Niño del Cerro El Plomo es más que una reliquia conservada entre las cuatro paredes de un museo. Su presencia es una inspiración y su actual conservación es un ejemplo a nivel latinoamericano y mundial. Este hallazgo representa para Chile un hito histórico y de patrimonio que debemos cuidar.


Fue en febrero de 1954 cuando un grupo de arrieros se encontró con el Niño del Cerro El Plomo, muy cerca de su cumbre, en lo que hoy es parte del territorio de Lo Barnechea. Sin saberlo, fueron protagonistas de un hallazgo histórico que hoy, 70 años después, continúa reflejando el impacto de la cosmovisión y la cultura inca en el país y en la región. La historia del Niño tiene una fuerte relación con la cosmovisión, las creencias y la espiritualidad del mundo inca, y fue este mismo factor el que nos impulsó a realizar dentro de la comuna una serie de actividades en torno a su figura.

 Desde hace décadas, Lo Barnechea ha sido habitada por vecinas y vecinos con un profundo arraigo a la religiosidad popular, donde hasta el día de hoy son varias las fiestas, ritos y tradiciones que se celebran con mucha devoción. Esa firme conexión entre cultura y espiritualidad se tradujo en una agenda 2023 que fue un éxito de interés y convocatoria gracias a múltiples iniciativas, entre ellas la muestra de realidad virtual “Acércate al Niño del Cerro El Plomo”, la cual contó con una serie de talleres y charlas anexas que congregaron a niños, jóvenes y adultos.

Pudimos haber cerrado esta gran iniciativa de forma autónoma, pero su potencial trasciende las fronteras comunales y tenemos la certeza de que la historia del Niño merece ser conocida en detalle por muchos, lo que nos impulsó a articularnos con otras instituciones para amplificar su alcance.

Concretamos desde el inicio una alianza con el Museo Nacional de Historia Natural, guardián de las reliquias del Niño del Cerro El Plomo y del Niño mismo, para presentar en sus dependencias en Quinta Normal la muestra de realidad virtual que encargamos a InvadeLab, donde dos lenguajes -el virtual y el real- conviven en un mismo espacio, evidenciando cómo el enfoque tecnológico e histórico pueden aportar en conjunto para entregar una experiencia única, memorable y significativa. Asimismo, avanzamos en un convenio con la Pontificia Universidad Católica para que chilenas y chilenos de todo el país puedan conocer y valorar este importante descubrimiento gracias a su próxima presentación en los distintos centros de extensión que posee la institución educativa en Santiago y en regiones. Y en paralelo, seguimos trabajando para la próxima puesta en marcha de un Centro de Interpretación ubicado en el Santuario de la Naturaleza Yerba Loca, un espacio-museo, lugar de conocimiento y reflexión donde los visitantes podrán homenajear al Niño, comprender la relevancia del hallazgo, conocer las piezas que lo acompañaban y su significado, en un entorno de profunda conexión con la montaña.

En una era sobrecargada de información y estímulos, creemos fundamental propiciar actividades que nos inviten a detenernos y nos permitan no solo una experiencia sino una reflexión y pensamiento crítico que invite a la búsqueda del equilibrio entre nuestra humanidad, la naturaleza, los avances del siglo XXI y la necesaria espiritualidad. Estamos convencidos de que a la educación en Chile le faltan experiencias culturales, e instancias como el 70° aniversario del descubrimiento del Niño del Cerro El Plomo representan una oportunidad real para relevar su importancia, su valor histórico y su potencial educativo como herramienta para familiarizar a niños, jóvenes, familias y colegios con la cultura y la cosmovisión inca.

El Niño del Cerro El Plomo es mucho más que una reliquia conservada entre las cuatro paredes de un museo. Su presencia es una inspiración y su actual conservación es un ejemplo a nivel latinoamericano y mundial. Este hallazgo representa para Chile un hito histórico y de patrimonio material e inmaterial que debemos cuidar y proyectar a las nuevas generaciones si queremos que estas crezcan en un mayor equilibrio mente-cuerpo-alma-naturaleza.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.
Publicidad

Tendencias