Publicidad
¿Cómo va nuestro vecindario? Opinión

¿Cómo va nuestro vecindario?

Publicidad
Gabriel Gaspar
Por : Gabriel Gaspar Cientista político, exembajador de Chile en Cuba y ex subsecretario de Defensa
Ver Más

Chile aporta lo suyo, especialmente con el clima de inseguridad que castiga a varias regiones.  Un deterioro de la situación en Perú podría provocar un incremento silencioso pero constante de migrantes, especialmente de familiares de la colonia residente legalmente desde hace años.


Acercándonos al medio año, los países vecinos de Chile mantienen sus tendencias: Argentina sumida en una difícil situación económica que acarrea secuelas políticas y sociales, Perú enfrentando un desafío de legitimidad del sistema político, y una Bolivia con su principal actor político dividido y una escasez de divisas que amenaza el necesario flujo de importaciones.  Veamos cada caso.

Argentina: el primer semestre de Milei

La administración Milei cumplió su primer medio año.  En estos seis meses ha puesto en marcha un severo plan de ajuste que provoca un incremento de la pobreza arriba del 50%.  Esto repercute en una pérdida parcial, pero hasta la fecha no significativa de su apoyo, pues según la mayoría de las encuestas el gobierno mantiene arriba de un 40% de apoyo.  “Aún queda esperanza” comentan algunos analistas; es decir, parte importante de la población que votó por el presidente estaría consciente de la dureza de las medidas económicas, pero mantendría su apoyo ante la convicción de que los ajustes eran necesarios para normalizar la situación, especialmente, para contener la inflación.  Esta ha alcanzado cerca de un 5% mensual en los últimos tiempos.   El costo ha sido la pobreza ya señalada, junto a un desplome de la actividad industrial.

Políticamente, si bien el gobierno obtuvo una mayoría en la segunda vuelta, tiene una débil bancada en ambas cámaras, pero lo favorece que los parlamentarios no mileistas no son homogéneos y eso abre un campo de negociación. Por cierto, el PRO apoya, pero con diversas tonalidades. El sector de la ministra Bullrich se identifica plenamente con la gestión de gobierno, en cambio una opinión más pausada la representa el sector que lidera el expresidente Macri. En una posición más extrema está el excandidato Rodríguez Larreta, quien no está “por regalarle el PRO a Milei”.  El radicalismo, por su parte, mantiene una posición distante, pero no radicalmente adversa al oficialismo.  Si sumamos sectores que se desprenden de un peronismo donde se nota ausencia de liderazgos, se crea un campo donde el gobierno, negociando a diversas bandas, puede lograr avances legislativos.

Es lo que acaba de ocurrir con la llamada “ley ómnibus”, aprobada hace pocos días, que le proporciona a la Casa Rosada herramientas para avanzar en su plan económico.  Resta por ver si el plan de ajuste dará los resultados que se propone el gobierno, esa duda se despejará a mediano plazo en medio de una sociedad profundamente polarizada.

Perú: aprobación al sistema se acerca al margen de error

El sistema político peruano atraviesa un momento difícil. La desaprobación de sus autoridades es elevadísima.  El 90% de los encuestados (IEP de mayo 2024) rechaza la gestión de la presidenta Boluarte y el 91% hace lo mismo con el Congreso.

Entre los factores que explicarían estas cifras se coincide en los casos de corrupción de la elite y una percepción de estrechez económica.  Este malestar no se expresa en una alternativa política, pues los liderazgos son débiles y para un 42% de la población (especialmente joven) la alternativa es irse del país.  Un 9% indica a Chile como destino mientras que arriba de un 20% preferiría irse a EEUU y otro tanto a España.

El desempeño de las autoridades crea una distancia sideral con la mayoría de la población que, al no ver alternativa de mejoría, optaría por salidas individuales. Sin embargo, alguna luz se ve al final del túnel: la inflación se calcula en un 2.5% anual, mientras que el PIB interanual creció 1.4 después de cuatro trimestres de caída.  Con todo, el 33% de pobreza golpea a parte importante de la población. Pero la desafección cunde en diversos sectores, desde el empresariado hasta lo que queda del movimiento sindical, desde donde se señala que el sistema político “vive a espaldas del país”.  Recientemente, el congreso rechazó iniciativas que buscaban impedir que quienes hubiesen cometido graves delitos pudiesen postular a cargos de elección popular. Con ello se abre la posibilidad de candidaturas presidenciales del etnocacerista Antauro Humala y de Alberto Fujimori.

La fragmentación del sistema de partidos repercute en un congreso unicameral donde predominan agendas muy sectoriales cuando no personales, que se traducen en prácticas clientelistas, al igual que en otras regiones del continente.  No es todo: a la desigualdad y la desconfianza de la ciudadanía se suma el deterioro de la seguridad, alimentada por la presencia de delito organizado que proviene desde el norte del continente.

En lo que resta del año el Perú será escenario de importantes eventos. En octubre próximo será sede de la reunión del APEC y si bien no llegarán todos los lideres de dicho mecanismo, sí está confirmada la presencia del presidente Xi. No será casual: parte importante de su programa estará dedicado a la inauguración del mega puerto de Chancay, que aspira a transformarse en la puerta de entrada al Pacifico sudamericano. Importante trasfusión de energía global a una diplomacia que ha pagado los costos de la inestabilidad política: hoy el Perú tiene relaciones deterioradas con México y Colombia, dos de sus socios de la Alianza del Pacífico. Por su parte, el desempeño internacional de la presidenta ha dado lugar a más de un bochorno.

Bolivia se queda sin divisas

Bolivia vive la confluencia de varias crisis. En lo político, se ahonda a un nivel irrecuperable la división del Movimiento al Socialismo. Económicamente, el estancamiento de las exportaciones de gas se traduce en una casi dramática escasez de dólares. Esto último repercute en una disminución de la capacidad de importación yen que buena parte de las empresas carezcan de capacidad de maniobra financiera. El dólar oficial se mantiene en poco más de seis bolivianos, pero es muy difícil conseguirlo y al cambio negro llega a los nueve.

A ello se suma un choque institucional entre el Senado y el Tribunal Constitucional. Este último prorrogó su mandato, lo cual es impugnado por un sector importante del Congreso, incluido los seguidores de Evo Morales. Ambos organismos están enfrascados en una disputa respecto a la legalidad de sus actos.

Socialmente el país vive varios conflictos: transportistas que reclaman por escasez de combustible, derivado de las dificultades de importación; profesionales del estado y de las universidades que rechazan propuestas del régimen de jubilación; resistencia en la zona del Chapare contra la presencia de la policía, por nombrar algunos. En la mayoría de los casos se amenaza con paros y corte de carreteras, lo que está programado para la semana que inicia el 24 de junio.

Políticamente, lo mas explosivo es la división del MAS, que repercute en sus liderazgos.  Evo Morales rechaza la prohibición de su candidatura presidencial y desafía abierta y duramente al presidente Arce.  El oficialismo no se queda de brazos cruzados y le disputa al evismo el liderazgo de las organizaciones sociales.

Colofón

El vecindario está agitado, cada país con su propia dinámica. Ojo, Chile aporta lo suyo, especialmente con el clima de inseguridad que castiga a varias regiones.  Un deterioro de la situación en Perú podría provocar un incremento silencioso pero constante de migrantes, especialmente de familiares de la colonia residente legalmente desde hace años. En Bolivia, la escasez de dólares, las dificultades de importación, entre otros factores, pueden estimular el nivel de contrabando, ya de por sí importante entre ambos países. Mientras que, con Argentina, superado el incidente de los paneles solares, ambos países se preparan a conmemorar los 40 años del Tratado de Paz y Amistad.

Finalmente, al igual que en todo el continente, lo más probable es que en los próximos días la agenda regional se futbolice al ritmo de la Copa América.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.
Publicidad

Tendencias