domingo, 9 de diciembre de 2018 Actualizado a las 17:25

Proyecto no estará listo para

Gobierno juega sus últimas cartas para salvar el plan AUGE

por 5 mayo, 2004

Oficialismo postergó la votación en general en la sala del Senado del plan estrella de la reforma a la salud, para así evitar el rechazo de la oposición a la iniciativa. De aquí a la semana del 17 de mayo la Concertación y la Alianza intentarán llegar un acuerdo en el aspecto más controversial del proyecto: el Fondo de Compensación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hoy no se verá en el Senado el proyecto estrella de la reforma a la salud. A pesar de que estaba previsto votar en general el plan de Acceso Universal de Garantías Explícitas (AUGE) en sala de la Cámara Alta, esto no ocurrirá.



Según informaron ayer senadores de la Comisión de Salud del Senado, tanto oficialistas como de oposición, la votación en general del proyecto en la sala se postergó porque el Gobierno no contaba con el apoyo necesario para sacar adelante la iniciativa, que cursa su segundo trámite constitucional. Esto exponía al Ejecutivo a que el plan pasara inmediatamente a comisión mixta si es que era rechazado, donde podía pasar cualquier cosa, aseguran en la Concertación.



Buscando evitar este escenario, el oficialismo apostó por una carta arriesgada y acordó anoche, con la oposición, retrasar la votación general del AUGE hasta la semana del 17 de mayo. Con esta decisión se ganó, por una parte, más tiempo para aunar las posturas sobre el proyecto pero, por otra, se debió admitir sin vacilaciones que el Presidente Ricardo Lagos no podrá celebrar la aprobación del plan estrella de la reforma a la salud, en su discurso del 21 de mayo.



Este traspié para las expectativas del Ejecutivo había sido, hasta hoy, esquivado públicamente por el ministro del ramo, Pedro García, pese a que él y los ministros políticos admitían internamente esta situación, según reconocen en el Gobierno.



Más allá de este tropiezo, tanto parlamentarios de la Concertación como de la Alianza coinciden en que en el tiempo ganado con la postergación deberá, al menos, intentarse llegar a un acuerdo sobre la piedra en el zapato del régimen de garantías de salud: el así llamado Fondo de Compensación Solidario.



Este acuerdo deberá generarse en un clima con elementos adversos tanto para la Concertación como para la Alianza. Ya que mientras los primeros deben lidiar con el endurecimiento de posiciones de un grupo de diputados PS y PPD, la contraparte debe discutir evitando aparecer como defensora de los intereses de las isapres, lo que podría resultar nocivo en un ambiente preelectoral.



A modo de complemento, otra de las razones que se dio para no realizar hoy la votación fue que no estarían presentes los parlamentarios Eduardo Frei y Fernando Flores, a lo que se suma la ausencia de Alberto Espina, quien mañana parte a la cumbre hemisférica de la libertad de prensa en Washington D.C., en representación del Senado.



El fondo de las discusiones sobre el AUGE



El polémico Fondo de Compensación es un modelo divisible en dos partes. Primero se extrae un monto fijo de las cotizaciones -ya sea en isapres o en Fonasa- y segundo se reparte la cantidad recolectada entre la población que, estadísticamente, es más vulnerable para el sistema de salud. Es decir, mujeres en edad fértil, adultos mayores de 65 años y niños menores de 5 años.



El aporte realizado por los cotizantes, a través de su aseguradora, a una bolsa común, se denomina prima universal y se calcula basado en el costo anual de brindar atención a cada una de las enfermedades incluidas en el régimen de salud. Por esto, mientras más patologías se incluyen en el AUGE, más cara es la prima, pudiendo llegar a unos $50 mil cuando se ofrezcan las 56 patologías del proyecto, según se estima.



Justamente la prima universal, y particularmente el uso que se dará a este monto recolectado en el AUGE, es el primer punto de discrepancia trascendente entre el oficialismo y la oposición. Ya que mientras en la Concertación se plantea que utilizar parte de la cotización de una persona joven para brindar atención de salud a un viejo es un gesto de "solidaridad" que, más encima, será retribuido cuando esta persona envejezca y otros jóvenes sirvan de contribuyentes, en la Alianza se plantea un argumento radicalmente opuesto.



Los senadores Evelyn Matthei (UDI) y Alberto Espina (RN) sostienen que la cotización es parte de la propiedad individual del afiliado a un seguro, por lo que sería ilegal y, más aún, inconstitucional usarla para otros fines que no sean su propio aseguramiento o el de su familia, por lo que advirtieron semanas atrás que podrían recurrir al Tribunal Constitucional en caso de que se apruebe el AUGE en las condiciones actuales.



Estas posturas tan antagónicas impidieron que hoy se votara el AUGE y es precisamente sobre estos puntos en que deben buscarse alternativas para alcanzar una situación de consenso, reconocen los parlamentarios.



Así lo manifestó ayer la senadora Matthei, quien sostuvo que el plazo de la votación se cambió "porque no íbamos a llegar a acuerdo, por el problema de inconstitucionalidad". Tras lo cual añadió que en los próximos días verán "si es posible llegar a un consenso" en base a propuestas, que no discutió.



Pese a esto, tanto la Asociación de Isapres como el Instituto Libertad y Desarrollo han manifestado cuales serían las alternativas más convenientes, desde una perspectiva próxima al pensamiento de la Alianza por Chile. Mientras los primeros plantean que debiera existir un fondo en el que el usuario pueda decidir donde porta su subsidio estatal, los segundos han propuesto que se creen dos fondos, uno para el sistema público y otro para el privado, pero que luego de diez años se fusionen, con la condición de que el Estado subsidie a las personas que no puedan pagar el AUGE, independientemente de si están en isapres o fonasa.



No obstante lo anterior, fuentes de la Alianza afirman que la mejor solución para el sector sería que se implemente el AUGE sin un fondo de compensación o bien que se implementen dos fondos, pero en forma permanente, lo que beneficiaría a la clase media.



Por su parte, el senador José Antonio Viera Gallo (PS) afirmó que actualmente existe un "estrecho margen" para discutir, ya que la derecha insiste en la inconstitucionalidad de la implementación del fondo como está estipulado y la Concertación plantea que el diseño actual es solidario, dijo.



Como una salida posible al conflicto por el Fondo, Viera-Gallo propuso, a título personal, subir la cotización obligatoria al 8 por ciento y rebajar el IVA.



En tanto, el presidente de la Comisión de Salud del Senado, Mariano Ruiz-Esquide, defendió la solidaridad del modelo actual, rechazó la portabilidad de subsidios y afirmó que "no votará nunca dos fondos", ya que eso sería atentar contra el espíritu de equidad que inspiró a toda la reforma.



Respecto de otras eventuales alternativas para llegar a un consenso, el parlamentario DC prefirió no adelantarse a la discusión que se generará, seguramente con mucha fuerza, en los próximos días.



Lea además:



Diputados PPD y DC lamentan críticas contra cardenal Errázuriz



Oposición pedirá revisar constitucionalidad de ''píldora''



Vidal asegura que ''píldora'' cumple con derecho a la vida





Artículos relacionados:



Senadores impugnan constitucionalidad de fondo para el plan AUGE (12 de abril de 2004)



Controversia entre Hacienda y senadores por precio de enfermedades AUGE (9 de abril de 2004)



Más de 80 mil personas migrarán de isapres a Fonasa por el plan AUGE (8 de abril de 2004)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV