Publicidad

José Miguel Insulza fue elegido como nuevo secretario general de la OEA

Aclamación del ministro del Interior chileno como nueva máxima autoridad del organismo fue impedida por la reticencia de Bolivia y Perú, que objetaron al candidato de consenso por su reivindicación marítima y la presunta venta de armas a Ecuador, respectivamente, y forzaron una votación.


José Miguel Insulza fue elegido secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) por los próximos cinco años, al imponerse en la votación efectuada este lunes por 31 votos a favor, uno en blanco y dos abstenciones.



El proceso se realizó esta mañana en Washington, donde se ubica la sede central del organismo, y contó con la presencia de representantes de los 34 países que la componen.



La aclamación del ministro del Interior chileno fue impedida por las objeciones de los gobiernos de Bolivia y Perú, que se opusieron a la aspiración del funcionario desde que éste lanzó su candidatura.



La Paz buscó, tanto en la OEA como en los restantes foros multilaterales, el reconocimiento a su demanda por una salida al Océano Pacífico, por lo que desde el año pasado mostró su preferencia por el canciller mexicano, Luis Ernesto Derbez.



Por su parte, Lima impugnó a Insulza en su calidad de canciller en 1995, cuando presuntamente Chile proveyó de armas a Ecuador, con el envío de una nota de protesta por la supuesta venta de material bélico durante la no declarada "Guerra del Cóndor".



El inicio de la sesión extraordinaria de la OEA, llevada a cabo en el Salón de las Américas de la entidad, demoró cerca de una hora y 45 minutos, presumiblemente por el lobby realizado por Panamá ante Bolivia y Perú a favor de Insulza.



En una primera alocución, el viceministro de Relaciones Exteriores de México, Eduardo Cálix, explicó que su gobierno planteó el retiro de las postulaciones de Derbez e Insulza, pero Chile lo rechazó.



Tras una intervención muy breve del canciller chileno, Ignacio Walker, en la cual agradeció el gesto de la administración de Vicente Fox, pidió la palabra su homólogo boliviano, Juan Ignacio Siles.



Como era de suponer, el jefe de la diplomacia boliviana confirmó el rechazo al postulante chileno y explicó que "razones históricas nos impiden sumarnos" a la postura, considerando que su mediterraneidad ha provocado "enormes consecuencias para el desarrollo de nuestra región".



El funcionario calificó como una "dolorosa situación" el aislamiento marítimo e hizo votos para que, desde la propia OEA, tanto Chile como sus países miembros, impulsen una negociación "franca, abierta y beneficiosa".



Siles agregó que su país rechaza por parte de La Moneda las "justificaciones de siempre" y "está cansado de evasivas que no conducen a nada", pues sólo la "voluntad política" conduciría hacia la solución que espera.



Perú exigió votación



Un minuto después y en un extenso discurso, el representante de Perú ante el organismo, Alberto Borea, insistió en la presunta venta de armas de Chile a Ecuador hace 10 años. Visiblemente afectado, el embajador recordó lo incómodo de es situación y negó su apoyo a Insulza.



Al destacar el gesto del canciller mexicano, el funcionario limeño agregó que a las palabras de elogios del propio Insulza «le hubiera seguido una acción, que era la que América completa esperaba. Este es el espíritu nos ha mantenido unidos durante 57 años».



Borea señaló si bien ningún país puede estar libre de sufrir un conflicto bélico, cuando ello ocurre el resto está obligado a «no sólo a que nos mantengamos neutrales, sino que además intentemos fraternalmente, que quienes se enfrentan, alcancen la paz», lo que a su juicio no fue cumplido en 1995. «(Chile) entregó material bélico a una de las partes en disputa», aseveró.



«Es una posición humilde, porque los peruanos somos humildes, pero es una posición firme, porque somos firmes», añadió Borea, quien sostuvo que esa postura la tendría cualquier otro país que enfrentara una situación de similares características.



La postulación del militante socialista se fortaleció el viernes último, cuando su principal contrincante, el secretario de Asuntos Exteriores azteca, comunicó oficialmente en Santiago que declinaba su candidatura, tras cinco empates sucesivos en las votaciones efectuadas el pasado 11 de abril.



La noticia se conoció durante la segunda jornada de la III Conferencia Ministerial de la Comunidad de las Democracias, tras una prolongada cita que el azteca sostuvo con su par estadounidense, Condoleezza Rice.

Publicidad

Tendencias