viernes, 7 de mayo de 2021 Actualizado a las 05:27

Andrés Velasco y la disputa por electorado de centro

"Allamand no es y nunca ha sido liberal"

por 24 enero, 2013

El presidenciable independiente sale a criticar al líder de RN, con quien disputa un pequeño pero simbólico electorado de gente académicamente preparada e influyente. Pone el ejemplo del binominal como el más reciente caso donde Allamand guardó un cómodo silencio a la hora del compromiso con el cambio del sistema que la UDI defiende con uñas y dientes. También critica a los poderes fácticos de la Concertación que no quieren hacer primarias parlamentarias.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Su objetivo es claro: “Hay un mundo independiente, liberal, progresista, de clase media, votantes más jóvenes, que debemos recuperar para la centroizquierda”, sentencia el presidenciable Andrés Velasco. Una tarea nada fácil, cuando en campaña a la mayoría de los candidatos les bajan aires liberales, progresistas, que al final del día hacen difusas las diferencias originales.

En la tarea de amarrar votos de centro hay dos aspirantes más con los cuales compite: Claudio Orrego (DC) y Andrés Allamand (RN). El abanderado de la falange viene de ganar en unas primarias de su partido este fin de semana, lo que le brindó un nuevo aire. “Es bueno que haya primarias, desde esta candidatura lo hemos cacareado mucho”, dice.

En la vereda del oficialismo, Allamand por años ha sido identificado con el ala más liberal de su partido y no es casual que hoy Velasco dirija sus críticas hacia él, sacando a colación cierta tendencia camaleónica que ve en el ex ministro de Defensa, saliendo al paso de las críticas que hizo el líder RN el fin de semana al asegurar que en el gobierno de Michelle Bachelet el “crecimiento se estancó, la pobreza aumentó y la productividad cayó en picada”.

-¿Se disputa el electorado liberal con el candidato RN?
-Allamand no es y nunca ha sido liberal, se está instalando a la derecha de (Laurence) Golborne, está apuntando al voto más duro y conservador. Cualquier pretensión que Allamand tuvo de ser liberal, se está despojando de ella. Lleva 30 años en política y aún no decide qué quiere ser. Fue el líder de la patrulla liberal que iba a renovar la derecha, después fue un samurái de Joaquín Lavín, luego fue el autor de las tesis más duras del desalojo y hoy compite por el voto de la derecha más tradicional y dura. No creo que ningún votante se engañe viéndolo como alguien que representa al liberalismo.    

-¿Y no es una estrategia electoral más que una debilidad de su visión liberal?
-¡Mira lo que hizo como ministro de Defensa con la Ley Reservada del Cobre! Presentó un proyecto insólito, lleno de garantías y ofertones a las Fuerzas Armadas, dio a los militares más de lo que habían pedido, lo que quedó es igual o peor. Eso te dice que es una persona que no está dispuesta a desafiar el establishment ni hacer cambios de fondo.

-¿Allamand será “prisionero” de la UDI como le ha sucedido al Presidente Piñera?
-Hay que ver no más lo que pasó en el Senado con el binominal, es una señal de lo que puede ocurrir con otro gobierno de derecha. Se supone que RN lo quería cambiar. La UDI hace una pataleta, el apoyo de RN se cae, la UDI triunfa: la ley se rechaza. Y ¿qué dice Allamand al respecto? Ni pío. ¿Qué influencia ejerce sobre sus senadores el supuesto líder político de RN? Ninguna. ¿Qué coherencia hay entre sus dichos y las acciones políticas en un punto tan clave como cambiar un sistema injusto? Ninguna.

-En este país hay modas, todo el mundo en su minuto estuvo contra la discriminación, ahora todos votaron por el NO, nadie fue pinochetista, todos son liberales…
-Precisamente. Una primaria permite a la gente observar no sólo lo que dice un candidato, sino también lo que hace, no solamente el título de la canción, sino también su contenido. Por años, desde RN y su candidato han intentado posicionarse, al menos retóricamente, como de centro, pero cada vez que tienen que votar, hacen algo totalmente distinto. Cómo alguien que espera representar al centro, al mundo liberal, no dice nada cuando su partido echa abajo la reforma al binominal.

 Las parcelas

-¿Orrego es el candidato más de derecha dentro de la oposición?
-Una vez que las candidaturas marquen sus posiciones, que haya debate, la gente se va a dar cuenta. Yo me voy a jugar porque haya un Chile sin prejuicios, sin ciudadanos de segunda clase, veremos si Claudio hace lo mismo.

Esa sombra de no hacer primarias ha estado en la mente de algunos anticuados que no entienden cómo cambió Chile. La lección de las municipales es clara, nadie va a aceptar que sustituyamos una elección por una encuesta, si lo hubiéramos hecho en las municipales, Labbé aún sería alcalde de Providencia y Zalaquett lo sería en Santiago.

-¿Con Orrego se disputan un mismo electorado de centro?
-Yo no sé a qué apunta su campaña, ya veremos. La mía apunta a un Chile sin discriminaciones, eso significa que mucho antes de la muerte de Daniel Zamudio estuvimos por una ley contra la discriminación, ahora queremos una fiscalía contra la discriminación; el matrimonio igualitario; que a una mujer no se le imponga el sufrimiento innecesario de llevar a término un embarazo que no es viable; repensar lo que ha sido un enfoque fallido en la lucha contra las drogas.

-En la oposición algunos insisten que no hay necesidad de una primaria el 30 de junio, dado el liderazgo de Bachelet…
-Esa sombra ha estado en la mente de algunos anticuados que no entienden cómo cambió Chile. La lección de las municipales es clara, nadie va a aceptar que sustituyamos una elección por una encuesta, si lo hubiéramos hecho en las municipales, Labbé aún sería alcalde de Providencia y Zalaquett lo sería en Santiago.

-¿Cómo definirías tu relación con la Concertación en estos momentos?
-La Concertación no es un todo, hay gente que está por el cambio y la renovación y otros por apernarse en el poder, proteger su parcelita de influencias. Las conversaciones que tengo dependen de las posturas que tienen.

-¿Te refieres a las cúpulas, los mandamases de los partidos?
-La crítica es a una manera de hacer las cosas. Es inconcebible que habiendo aceptado un principio democrático para elegir candidato a Presidente, algunos se nieguen a aplicar el mismo principio a los candidatos al parlamento, se reserven guardar una parcelita a sus viejos tercios.

-Para sectores de la Concertación fuiste determinante como ministro de Hacienda de Bachelet para que no se impulsara el posnatal de seis meses y la eliminación del 7 % en salud. ¿Qué respondes a quienes dicen que se regalaron esos temas al gobierno de derecha?
-Esa crítica no tiene ni pies ni cabeza, ignora la realidad, que al terminar el gobierno anterior dos de cada tres chilenos aprobaban la gestión económica. No creo en la política con calculadora, estoy orgulloso de haber contribuido a la mayor reforma de pensiones de la historia,  esa es una política bien hecha, bien pensada. El 7 % es una mala política, injusta, porque un adulto mayor que gana 250 mil pesos, que tiene una sola boca que alimentar no paga el 7 % y una mujer soltera, con 250 mil pesos y tres hijos que alimentar, sí paga el 7 %.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV