sábado, 18 de enero de 2020 Actualizado a las 18:19

Cruz Blanca y Clínica Alemana hacen vista gorda ante fallo de la Corte Suprema a favor de afiliado

por 4 noviembre, 2016

Cruz Blanca y Clínica Alemana hacen vista gorda ante fallo de la Corte Suprema a favor de afiliado
Hace más de un año, Francisco Amigo obtuvo un fallo favorable por parte de la Corte Suprema que obligaba a Isapre Cruz Blanca a pagar una cirugía de 4,5 millones de pesos que se había realizado en la Clínica Alemana. Pese a ello, la aseguradora de salud privada no concretó el pago. Paralelamente, Clínica Alemana inició lo que el ingeniero civil califica como un “hostigamiento” a base de diversas notificaciones que culminaron con su inclusión en el boletín comercial como deudor, pese a que en reiteradas ocasiones les envió las sentencias.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En abril de 2015, Francisco Amigo Tossi se sometía a una cirugía para corregir una hipertrofia de cornetes en la Clínica Alemana, cuyo costo, ascendente a 4,5 millones de pesos, sería cubierto por su Isapre, Cruz Blanca.

Si bien la intervención fue un éxito, el via crucis del ingeniero civil industrial empezó luego de que, un mes después, la isapre se negara a cubrir los gastos asegurando que no había declarado como preexistencia al momento de afiliarse, en septiembre de 2014, roncopatías y apneas realizadas en 2007 en la misma Clínica.

Ante esta situación, Francisco Amigo presentó un recurso de protección contra la isapre Cruz Blanca ante la Corte Suprema, que falló en doble instancia a su favor, argumentando que “de los antecedentes presentados por la isapre Cruz Blanca, no aparece que exista una patología declarada por el recurrente. Su consulta de 2007 lo fue por roncopatía, y el único diagnóstico que obtuvo fue “roncopatía en estudio”. Ello no lo obligaba a hacer la declaración de salud que ahora le exige la recurrida. La consulta actual está relacionada con su padecimiento anterior, pero al no tener un diagnóstico que así lo estableciera, no estaba obligado a incluirlo en su declaración de salud”.

En opinión de Amigo, Cruz Blanca y Clínica Alemana “actuaron con negligencia. Me sorprendió más gratamente la Corte Suprema, que falló rápido. Pese a eso, desde la Clínica me siguieron cobrando a mí, no reaccionaron al fallo. Y Cruz Blanca una vergüenza: tienen al abogado que llevó la causa, así que está enterado de los fallos. En enero pasado hice un reclamo formal porque no habían cancelado la deuda y ni siquiera hubo respuesta”.

La Corte fue clara: la isapre “está obligada contractualmente a otorgar la cobertura solicitada, y al no hacerlo y por las equivocadas razones antes analizadas, ha cometido un acto ilegal que atenta contra la garantía constitucional del artículo 19 Nº24 de Constitución Política de la República, por lo que corresponde acoger el presente recurso”. Por tanto, señala el fallo emitido el 24 de septiembre de 2015, Cruz Blanca “deberá dar cobertura conforme al plan de salud contratado”.

Un mes después, el 27 de octubre, la Tercera Sala de la Corte Suprema confirmaba la sentencia, que había sido apelada por la seguradora de salud privada.

Pese a ello, ni Cruz Blanca ni Clínica Alemana hicieron eco del fallo.

EL JAMÓN DEL SÁNDWICH

Menos de dos semanas después del fallo definitivo, Clínica Alemana empezó a enviar correos electrónico y notificaciones de cobranza a Amigo, quien en repetidas ocasiones informó que había acudido a la justicia, que había fallado en su favor y que la encargada de pagar por la atención era Cruz Blanca. Pese a ello la Clínica continuó insistiendo.

“La Clínica Alemana me hostiga, incluso me manda una carta en agosto pasado diciendo que no podían continuar atendiéndome, salvo atenciones de urgencia”.

El colmo del asunto fue cuando la semana pasada, desde su banco le negaron un crédito de capital de trabajo, debido a que la Clínica lo había ingresado al boletín comercial.

Luego de eso, el profesional respondió anunciando acciones legales contra la Clínica y paralelamente acudir a la prensa con todos los antecedentes del caso.

Recién ahí tuvo respuesta: el miércoles pasado, le anunciaron que se comunicarían con Cruz Blanca para encontrar una solución. Más de un año después de la sentencia de la Corte Suprema.

En opinión de Amigo, Cruz Blanca y Clínica Alemana “actuaron con negligencia. Me sorprendió más gratamente la Corte Suprema, que falló rápido. Pese a eso, desde la Clínica me siguieron cobrando a mí, no reaccionaron al fallo. Y Cruz Blanca una vergüenza: tienen al abogado que llevó la causa, así que está enterado de los fallos. En enero pasado hice un reclamo formal porque no habían cancelado la deuda y ni siquiera hubo respuesta”.

Desde Cruz Blanca señalan que la deuda fue saldada con la Clínica este jueves en la mañana. Pero no se refirieron a por qué el pago demoró más de un año tras el fallo.

Desde Clínica Alemana señalan el tema “se encuentra solucionado, ya que la isapre se ha comprometido a pagar el total de la cuenta, lo que ha sido puesto en conocimiento del paciente. Cabe hacer presente que el fallo señalado por usted, fue resuelto en contra de isapre Cruz Blanca, por lo tanto, la isapre es la obligada a cumplirlo y no la Clínica”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV