lunes, 10 de diciembre de 2018 Actualizado a las 06:55

Oposición juntó 59 firmas para interpelarlo y que dé explicaciones ante la Cámara

La trastienda del polémico decreto del Minsal: ministro Santelices actuó sin la venia de La Moneda

por 4 abril, 2018

La trastienda del polémico decreto del Minsal: ministro Santelices actuó sin la venia de La Moneda
El tema no pasó inadvertido, más aún con el conocido rasgo que tiene Piñera de no ser muy llano a las salidas de libreto de sus colaboradores. El lunes 26 de marzo, tres días después del episodio, el Mandatario tuvo una reunión con varios de sus ministros, instancia en la que llamó la atención a Santelices, pero también –confirmaron en Palacio– a los titulares de Educación, Gerardo Varela, y Defensa, Alberto Espina, a quienes les planteó la necesidad de bajar la ansiedad, de enfocarse mejor en los objetivos de sus declaraciones y acciones públicas. [ACTUALIZADA: ver N de la R al final de la nota]
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En todos lados se cuecen habas y en todos los gobiernos, de todas las tendencias políticas, hay ocasiones en que los principales inquilinos de La Moneda se enteran por la prensa de las cosas. Ese fue el caso del polémico decreto del Minsal, a solo 12 días del debut de la administración piñerista, que modificó el protocolo de aplicación de la objeción de conciencia en la Ley de Aborto en tres causales: literalmente, el ministro Emilio Santelices “se arrancó con los tarros" al dar curso en ese momento a dicha disposición, sorprendió –de príncipe a paje– a todo el Gobierno y, con ello, dio pie a la oposición para advertir sobre la retroexcavadora silenciosa que estaría aplicando la derecha a temas emblemáticos.

Ese viernes 23 de marzo, apareció en el Diario Oficial la modificación que anula la interpretación que establecía que los centros hospitalarios que invocaran la objeción de conciencia institucional no debían recibir recursos del Estado para financiar unidades obstétricas. No era un secreto que, en el diseño gubernamental, estaba contemplado dicho decreto, el punto es que el ministro Santelices –reconocieron en el Ejecutivo– fue más “proactivo” de lo necesario y le dio curso en un momento que no era el propicio para los tiempos fijados por La Moneda, donde se pensaba que lo adecuado era hacerlo nunca antes de un mes y medio, para asegurar una instalación sin conflictos y mantener las aguas mansas con la oposición hasta que cuajaran bien las comisiones a las que está convocando el Presidente Sebastián Piñera, para obtener 5 acuerdos nacionales en áreas como infancia, salud, La Araucanía, seguridad ciudadana y pobreza.

No resultó así y esa mañana toda la administración piñerista se “desayunó” con el decreto, incluido el propio Mandatario, que se aprestaba para viajar con un potente despliegue político a La Araucanía, donde anunció las modificaciones a la Ley Antiterrorista. Desde el Gobierno comentaron que durante esa larga jornada en la Novena Región, Piñera en algún momento le habría dicho a su ministro que le gustaría que para la próxima vez le avisara antes.

En La Moneda se trató de aplicar control de daños rápidamente, considerando que el hecho estaba empañando la prioridad política que tenían ese día, la visita a La Araucanía. Por eso, no se hizo mayor escándalo en Palacio sobre el punto, se le trató de bajar el perfil a la jugada libre de Santelices desde ese momento y tanto los asesores del Minsal como el ministro recibieron el llamado de Segegob –encargada de cuidar la línea discursiva y comunicacional de la administración piñerista– para intervenir y alinear las respuestas desde dicha cartera, a fin de evitar ahondar el problema.

Ese mismo viernes, varios secretarios de Estado se encontraban reunidos en el congreso nacional de la Confederación del Comercio Detallista y Turismo de Chile, como Felipe Larraín, de Hacienda; la titular del Sernam, Isabel Plá; el titular de la cartera del Trabajo, Nicolás Monckeberg; y la de Transporte, Gloria Hutt, además de una serie de subsecretarios y la intendenta de Santiago, Karla Rubilar. Ninguna de las autoridades sabía de la publicación del protocolo, se enteraron casi al finalizar el encuentro, mientras una serie de periodistas esperaban afuera para consultar sobre el tema.

En La Moneda se trató de aplicar control de daños rápidamente, considerando que el hecho estaba empañando la prioridad política que tenían ese día, la visita a La Araucanía. Por eso, no se hizo mayor escándalo en Palacio sobre el punto, se le trató de bajar el perfil a la jugada libre de Santelices desde ese momento y tanto los asesores del Minsal como el ministro recibieron el llamado de Segegob –encargada de cuidar la línea discursiva y comunicacional de la administración piñerista– para intervenir y alinear las respuestas desde dicha cartera, a fin de evitar ahondar el problema.

El asunto no quedó ahí, más aún con el conocido rasgo que tiene Piñera de no ser muy llano a las salidas de libreto de sus colaboradores. El lunes 26 de marzo, tres días después del episodio, el Mandatario tuvo en el segundo piso de La Moneda una reunión con varios de sus ministros, instancia en la que llamó la atención a Santelices, pero también –confirmaron en Palacio– a los titulares de Educación, Gerardo Varela, y Defensa, Alberto Espina(*), a quienes les planteó la necesidad de bajar la ansiedad, de enfocar mejor los objetivos de sus declaraciones y acciones públicas.

Que Santelices se “atarantó”, que pecó de exceso de “proactividad”, que fue demasiado “creativo”, son algunas de las explicaciones que en La Moneda y el Gobierno en general dieron sobre la salida de libreto del ministro, respuestas que coinciden con el perfil que tendría el cirujano de la UC. Fue director médico de Zurich Financial Group, además de ser accionista de Clínica Las Condes, al igual que el ex ministro Jaime Mañalich, y en el Gobierno dicen que es bastante cercano a Cecilia Morel.

Entre quienes lo conocen confiesan que es “muy peculiar”, que no es ajeno a su estilo “tener estos arranques”, que siempre ha sido “muy independiente” y que su idea de gestión del Minsal apuntaría, precisamente, a tratar de “destacar” entre sus pares sectoriales del gabinete.

Consultado por El Mostrador sobre este punto, no hubo respuesta del Ministerio de Salud.

Pero la descoordinación que protagonizó irritó a no pocos en el oficialismo, porque la consideraron gratuita e innecesaria, considerando que en el fondo todos están de acuerdo con el contenido y foco del decreto, que es la razón por la que destacan que La Moneda y el propio Piñera optaran por respaldar a Santelices. “Era un cabo abierto que dejó el Gobierno anterior”, reconocen desde el Minsal.

“Esto se venía preparando hace mucho rato, no es que saliera de un día para otro, pero no se sabía cuándo, y es esa la información que no llegó a nadie, ni al Presidente”, aseguró un alto asesor gubernamental.

Los partidos de Chile Vamos, los parlamentarios oficialistas y hasta los miembros de las comisiones de Salud de la Cámara de Diputados y el Senado, simplemente no “tenían idea” de que ese día se publicaría la modificación al protocolo, como reconoció una diputada oficialista. Todos estaban desconcertados, desde la UDI hasta Evópoli, nadie tenía la más mínima idea que se había dado curso a la modificación al protocolo y varios se enteraron por la llamada de los periodistas.

Uno de ellos fue el diputado RN y miembro de la comisión de Salud, Andrés Celis, quien dijo que se enteró “literalmente por la prensa de esta modificación del protocolo (…). Espero que en el futuro haya una mayor coordinación, los ministros y subsecretarios deben entender que la primera comunicación directa debe ser con los parlamentarios, ellos son designados, nosotros elegidos, entonces al final la pasada de cuenta es a los que nos eligen”.

En los días siguientes a ese viernes 23, fueron varios los personeros del oficialismo que llamaron a La Moneda preguntando por lo que había pasado, buscando una explicación para el error político de haber introducido una “cuña innecesaria en ese momento” con la oposición. Fue en esa ronda de llamados que en la coalición oficialista se instaló la convicción de que en La Moneda también habían sido sorprendidos.

“Hay cosas más graves que esto, pero, si es cierto, fue un error que desordenó el escenario estas semanas. La razón, la misma de siempre: la ansiedad y los egos”, criticaron desde RN.

En las bancadas oficialistas no cayó muy bien este episodio, dicen que dejó en evidencia un cierto desorden, más allá del estilo de Santelices, porque los primeros 10 días “fueron un desastre” en materia de coordinación, que casi no dialogaron con el Gobierno, que los ministros visitaban regiones “sin avisar” a los representantes de Chile Vamos o, cuando mucho, “pegaban un telefonazo diez minutos antes”, según relataron con molestia desde el Senado.

En Chile Vamos consideran que los ministros sectoriales, como Santelices, justamente pueden ser un foco de conflicto, que hay riesgo de que el episodio del decreto se repita en otras carteras, porque ven a dichos secretarios de Estado más a la deriva, algo ajenos al control del comité político.

Las explicaciones

Si bien en La Moneda se le perdonó la vida a Santelices, eso no significa que haya salido del todo del foco de conflicto. La oposición anunció ayer que interpelará al ministro de Salud, quien será el primero de la administración piñerista en dar explicaciones ante la Cámara de Diputados.

La idea de la interpelación la impulsó la diputada radical Marcela Hernando, quien logró un apoyo transversal de la oposición, incluido el Frente Amplio, para juntar las 59 firmas requeridas. La parlamentaria explicó que hay argumentos jurídicos para poner en jaque la modificación al protocolo: “Nuestros abogados han preparado la información y es bastante contundente para interpelarlo y pedirle explicaciones (…). El protocolo vulnera el espíritu de la ley”, recalcó.

El anuncio de la interpelación no fue una sorpresa para el Gobierno ni Chile Vamos. El ministro del Interior, Andrés Chadwick, sabía de la iniciativa en curso antes que se oficializara, lo mismo en las bancadas oficialistas. Consultado al respecto, el ministro Santelices dijo que todavía no tenía antecedentes al respecto, que esperará a que se concrete y que en ese momento se referirá a ello, pero añadió que la única explicación que puede dar ante el hemiciclo es que la modificación del protocolo responde a la necesidad de cuidar a las mujeres: “Se hizo para proteger a las mujeres que, en presencia de un embarazo de alto riesgo, puedan concurrir a las clínicas privadas, ante el déficit de 900 camas de neonatología”.

****

(*) N de la R: El ministro de Defensa, Alberto Espina, le ha señalado a este medio hoy, miércoles 4 de abril, lo siguiente: aclaro que "es absolutamente falso" que el Presidente Sebastián Piñera le llamara la atención, que él "no he estado en La Moneda ese día" y que el Mandatario solo le ha hablado "para felicitarlo".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV