lunes, 10 de diciembre de 2018 Actualizado a las 04:29

PAÍS

Ex ministro Rojas sigue en tono víctima: “Así como hicieron los nazis con los judíos (…) eso sentí que se estaba haciendo conmigo”

por 11 octubre, 2018

Ex ministro Rojas sigue en tono víctima: “Así como hicieron los nazis con los judíos  (…) eso sentí que se estaba haciendo conmigo”
El ex ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio aprovechó el lanzamiento de su libro "94 horas: Crónica de una infamia" para hacer todos sus descargos sobre su efímero paso por el gabinete de Piñera. Acusó que “en 24 horas fui transformado en un negacionista, en un fascista, en un racista, un mal hijo, un agente de la CNI”. Además, se quejó del fuego amigo que recibió desde Chile Vamos, especialmente de Evópoli, partido al que acusó de “no tener coraje”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En el Hotel Ritz, el ex ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Mauricio Rojas, lanzó su libro "94 horas: Crónica de una infamia”, en el que relata cómo fue su efímero paso por el gabinete y cómo lidió con la ola de críticas luego de tildar de "montaje" el Museo de la Memoria en uno de sus escritos.

La publicación contempla cerca de 100 páginas y tiene un prólogo del Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

"En 24 horas fui transformado en un negacionista, en un fascista, en un racista, un mal hijo, un agente de la CNI", explicó Rojas al presentar el texto, agregando que "es una denuncia de quienes se permiten usar la mentira, la calumnia, la infamia para destruir a una persona".

"Lo vivido entre el sábado 11 y el domingo 12 de agosto de 2018 no tiene parangón en la historia del Chile democrático", añadió el autor.

“Me sentí demonizado”

Tras el lanzamiento, el ex secretario de Estado, en entrevista con 13 Radio, planteó que lo más le afectó fue que lo calificaran de negacionista: "Cuando un ser humano se siente demonizado como me sentí, uno se siente como subhumano al que se puede agredir a voluntad, ese es el proceso de destrucción que se ha experimentado, así hicieron los nazis con los judíos para deshumanizarlos y aniquilarlos, eso sentí que se estaba haciendo conmigo", dijo.

Rojas también se refirió al Partido Comunista y el rol que tuvo en su salida del gabinete, explicando que "el PC sabe lo que hace, es una máquina para hacer estas cosas, pero el resto, el que frívolamente se subió a este carro, debería ser capaz de disculparse".

El ex ministro agregó sobre esto que en su libro "doy todos los ejemplos de este tipo de agresión y como va derivando en redes sociales, en este submundo muy importante y agresivo que hay que mirar y hay que denunciar, de destrucción de las personas, el partido (PC) tiene un rol, pero se potencia cuando personas como José Miguel Insulza o personas de otros partidos como Yasna Provoste le ponen un sello de validación y dicen 'este señor es negacionista' y lo asumen sin ninguna prueba".

Museo de la Memoria

Por último, el ex ministro pidió disculpas a quienes se sintieron ofendidos por sus dichos sobre el Museo de la Memoria: "Si alguien ha sentido de buena fe dolor por eso, le pido sinceramente perdón, porque está totalmente lejos de mi intención y del sentido real de las palabras sacadas de un texto como Diálogo de Conversos que hace criticar toda dictadura, toda violación de los DDHH".

Sobre esto además dijo que "es legítimo hablar sobre un museo, es legítimo cuestionarlo, la forma en que yo lo hice pasa un límite que no hay que pasar, yo lo entiendo, he hecho la autocrítica, lo hice el mismo día sábado".

"La intención del museo es mostrar las violaciones a los derechos humanos y lo hace excelentemente, por qué no se dio otro contexto, por qué no se trata de explicar todo eso, es una discusión que tiene que ver más de fondo y que no hace al museo mismo y ese es el error que cometo al describirlo de la manera en que lo describí", finalizó.

“Fuego amigo”

Rojas también tuvo palabras para quejarse de la respuesta de sus socios de coalición. En este punto, disparó directamente contra Evópoli y el PRI, los partidos de Chile Vamos que le quitaron el piso político en sus horas más críticas.

"Hubo fuego amigo, claro (…) duele mucho, porque viene de personas que te conocen, que se suben, a veces, a un carro al cual no deberían subirse. El ejemplo que yo doy aquí es el caso de Evópoli, con la declaración que hizo el domingo por la noche (…) no tuvieron coraje”, dijo.

“También Eduardo Salas, el presidente del partido más pequeño de Chile Vamos, el PRI, hizo unas declaraciones poco afortunadas”, añadió.

Lea además: Mauricio Rojas, el Campos Menéndez de Piñera

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV