miércoles, 20 de marzo de 2019 Actualizado a las 13:22

PAÍS

La molotov que explotó en el canal de Luksic

por 26 octubre, 2018

La molotov que explotó en el canal de Luksic
Dentro de los equipos periodísticos e incluso entre los rostros, hay molestia por el resultado del reportaje que habló de "adoctrinamiento" al interior del Liceo Javiera Carrera, que estuvo fuera de las normas habituales de producción para contenidos de este tipo. Los dardos apuntan al jefe de prensa como parte de una posible operación política para colaborar con La Moneda y, además, a la nueva forma de trabajar desde que la estación decidió externalizar servicios para reducir sus costos de operación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Para qué queremos un editor de reportajes, si las notas puedo verlas yo y Alfredo [Ramírez] y me ahorro la plata”, este fue el comentario de Enrique Mujica –parafraseado por algunas fuentes del canal– luego que, a comienzos de septiembre, fuera despedido el editor de reportajes del noticiario, Elías Sánchez, en el contexto de la reestructuración de la estación televisiva para reducir costos y que significó también la salida de otros profesionales del área de prensa, entre ellos, el histórico reportero policial, Jorge Hans.

Un mes y medio después llegó la respuesta, una que muchos periodistas sabían pero mantuvieron en silencio. Dentro del equipo de prensa hay mucha molestia y enojo en estos días, porque la cuestionada nota del supuesto adoctrinamiento en el Liceo 1 no solo golpeó la credibilidad del canal al instalar la sospecha de una operación política a favor de los intereses de La Moneda para crear un clima favorable al proyecto Aula Segura, sino que además dejó al descubierto las dificultades que tienen en el área de prensa para trabajar luego de la externalización de funciones que ha impulsado la empresa española Secuoya y que ha significado la salida de un importante contingente de periodistas, camarógrafos, editores y productores de larga trayectoria.

La polémica nota –difundida el domingo 21 en el noticiario central– exhibía las "pruebas" de que el emblemático Liceo Javiera Carrera, de la comuna de Santiago, estaba infiltrado por grupos subversivos, los cuales estarían detrás de las tomas que ocurrieron en el establecimiento. El principal antecedente era una foto de Instagram de un grupo de alumnas con pañoletas del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, además de la preocupación de algunos apoderados en off y las declaraciones del ministro del Interior, Andrés Chadwick, que confirmaba que el Gobierno manejaba antecedentes respecto a que, dentro de dicho establecimiento, había “personas adultas que son parte, como una suerte de coordinadores, de capacitadores, de inspiradores, de un grupo de niñas en dicho liceo y que han tenido relación con antiguos movimientos de tipo violento”.

Consultado por El Mostrador sobre el polémico episodio y la responsabilidad directa que le atribuyen, Mujica respondió: "Solo me hago cargo de los comentarios de frente y a cara descubierta, no de los cuchicheos cobardes de pasillo y traicioneros con el resto del equipo. Me hago cargo también, como jefe, de los aciertos y errores de mi equipo, que son propios del trabajo periodístico. Y ya fuimos claros en reconocer nuestra imprecisión. Y si alguien de este departamento cree la estupidez de que hacemos nuestro trabajo para colaborar con el Gobierno de turno (la insultante teoría del montaje), creo que, en un acto de consecuencia, debería agarrar sus cosas y renunciar ahora ya. No es sostenible pensar que complotamos con el poder y quedarse acá".

Según testigos de la manera en que se gestó la nota, el dato llegó desde la dirección del colegio, que se lo habría entregado a un productor periodístico del noticiario y, después de eso, el tema fue asignado al periodista Alfonso Concha. Pero, coinciden todos, fue Mujica quien apuró la nota y ordenó el domingo por la mañana –después de la edición del programa Mesa Central– que el reportaje fuera exhibido la noche del domingo y diversas fuentes del área de prensa de T13 relataron lo mismo, que fue el propio jefe de prensa quien vio y editó el material completo de la nota. Por cierto, la pauta no era nueva. Fue precisamente en El Líbero –diario electrónico fundado y vinculado a reconocidas figuras de derecha– donde publicaron, a comienzos de septiembre, un reportaje que mostraba los supuestos “lazos 'rodriguistas' de apoderados que apoyan las tomas en el liceo 1”.

La molestia al interior del equipo periodístico de T13 tiene dos focos. Unos hablan de la desprolijidad, al no cumplir con el requisito básico de llamar a la contraparte de la historia, en este caso, las autoridades del liceo, el Centro de Alumnas y las mismas estudiantes aludidas, para recoger su versión. Otros, junto con eso, cuestionan la forma apresurada con que se armó la nota, al punto que creen que fue más importante que el reportaje coincidiera con el anuncio del Presidente Sebastián Piñera, al día siguiente, de poner discusión inmediata al proyecto Aula Segura.

Todos los ingredientes de una operación “burda”, en palabras de periodistas del canal, donde comentan que incluso varios de sus rostros han manifestado en privado su incomodidad y molestia con lo sucedido, porque lo único que se consiguió fue perjudicar la imagen del T13.

El que explica se complica

A primera hora del lunes empezó la pesadilla. La comunidad escolar del Liceo 1 y las alumnas en particular desmintieron el supuesto adoctrinamiento que se acusaba y demostraron que las imágenes correspondían a una actividad pedagógica llamada “La Mujer en la historia”, que se realizó en septiembre del año pasado, y que las fotos exhibidas en el reportaje eran de una representación correspondiente al período posterior a 1973. Versión que luego fue respaldada por un grupo de apoderados del liceo y la dirección del establecimiento, a través de un comunicado.

Ante la evidencia, la estación de Andrónico Luksic, en el noticiario central del lunes 22, anunció que había un comunicado oficial de la estación sobre el polémico reportaje, que no fue leído por los conductores, los cuales solo explicaron que se encontraba en la página web del canal. En dicha declaración pública de la Gerencia de Comunicaciones, Canal 13 aseguró que su intención fue “poner el tema sobre la mesa” y que la escenificación, en el contexto de una actividad pedagógica, para los apoderados que denunciaron la situación “es una prueba más de la penetración de estos grupos radicales en el liceo”. Lo que generó más molestia en la opinión pública –expresada en múltiples opiniones en redes sociales– fue la frase con que el señalado canal trató de esquivar el bulto, afirmando que el supuesto “adoctrinamiento” al que se aludía fue una conclusión de los apoderados y de las audiencias y no del reportaje en sí.

El propio Luksic tuvo que salir a responder –a través de Twitter– los cuestionamientos y críticas por la nota, ya que fue emplazado varias veces por su condición de dueño del canal, como fue el caso del senador Alejandro Guillier, quien le exigió al empresario que hiciera cumplir la Ley de Prensa donde se consigna el derecho a réplica.

Como dicho comunicado no cumplió el objetivo de aplacar el conflicto y, menos, despejar las dudas sobre un operación política, el martes 23 por la mañana Mujica habló del tema en T13 Radio. Reconoció que el reportaje tenía errores, como “no decir que se trató de una representación teatral y el otro error fue que no tuvimos la opinión de las alumnas”, pero rápidamente descartó que la nota fuera parte de un montaje y aclaró que “de partida el reportaje fue una pregunta, no una afirmación”, es decir, otra vez se apuntó al público como responsable de una conclusión equivocada.

La semana avanzó como el conflicto y la molestia en los pasillos de la estación. Fue necesario un segundo comunicado, el miércoles 24 –que en esta ocasión sí fue leído íntegramente por los conductores del espacio central de noticias– en el que se reafirmó lo dicho en la primera declaración, pero se agregó que el canal le ofreció un espacio a las alumnas del Liceo 1 para ejercer su derecho a réplica y ellas no quisieron. La vocera del Centro de Alumnas del liceo, Catalina Lufín, confirmó que en la semana las contactaron del área de prensa: “Nos ofrecieron una entrevista con Constanza Santa María, pero nosotros solo somos representantes y desde la asamblea ya se había decidido que no íbamos a aceptar. No quisimos colaborar en limpiar la imagen de Canal 13. Nos hubiera gustado que nos llamaran antes de emitir el reportaje”.

En el canal diversas fuentes consultadas afirmaron que nunca se llamó a las estudiantes para recabar su opinión en la nota original, porque la idea era obtener repercusiones y así mantener el tema vigente durante el resto de la semana, coincidiendo así con el debate en el Congreso de Aula Segura.

Consultado por El Mostrador sobre el polémico episodio y la responsabilidad directa que le atribuyen, Mujica respondió: "Solo me hago cargo de los comentarios de frente y a cara descubierta, no de los cuchicheos cobardes de pasillo y traicioneros con el resto del equipo. Me hago cargo también, como jefe, de los aciertos y errores de mi equipo, que son propios del trabajo periodístico. Y ya fuimos claros en reconocer nuestra imprecisión. Y si alguien de este departamento cree la estupidez de que hacemos nuestro trabajo para colaborar con el Gobierno de turno (la insultante teoría del montaje), creo que, en un acto de consecuencia, debería agarrar sus cosas y renunciar ahora ya. No es sostenible pensar que complotamos con el poder y quedarse acá".

Como sea, lo que más preocupa ahora es el efecto de este episodio en la imagen y credibilidad de la estación televisiva, especialmente porque en estos días Canal 13 está siendo evaluado por Facebook entre sus usuarios, en el contexto de su anunciado combate contra las noticias falsas.

El ambiente interno sigue tenso. El miércoles la estación estuvo en estado de alerta ante la posibilidad de una “funa" por parte de estudiantes del Liceo 1. Durante ese día, las cortinas metálicas estuvieron abajo para prevenir piedrazos a los ventanales, buena parte de la tarde se desplegó protección policial en los alrededores de la estación y el equipo de producción ofreció a los trabajadores acercar a algunos a sus casas en autos por cuenta del canal después de las 20:30 horas.  Desde el centro de alumnos confirman que la intención inicial era realizar dicha movilización, pero que no hubo convocatoria suficiente y finalmente la acción no se concretó.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV