martes, 16 de julio de 2019 Actualizado a las 23:29

PAÍS

Salmon Leaks: las adulteraciones de salmonera noruega Nova Austral en las prístinas aguas de la Patagonia chilena

por 27 junio, 2019

Salmon Leaks: las adulteraciones de salmonera noruega Nova Austral en las prístinas aguas de la Patagonia chilena
Tras una investigación periodística de varios meses, El Mostrador accedió a abundante información reservada, que incluye correos electrónicos de la gerencia de producción de la compañía salmonera Nova Austral –de capitales noruegos– a sus jefes de área, donde se instruye manipular las estadísticas de mortalidad de los salmones para ocultar las verdaderas cifras a Sernapesca –la entidad fiscalizadora–, a fin de evitar multas y ver disminuir las utilidades debido a las sanciones y al descrédito. De esta instrucción se generó una doble contabilidad que, a la luz de la evidencia, representa una "práctica" extendida en los años, que contrasta con la imagen pública de una empresa "green", líder en el mercado por sus innovaciones sustentables, que la llevan a ser premiada con tarifas más caras en el mercado europeo al estar, sus productos, libres de antibióticos. El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura anunció una profunda investigación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace algunos años la empresa salmonera Nova Austral dio un golpe al mercado de la salmonicultura cuando anunció que cultivaría salmones en el extremo austral de Chile, donde reinan las aguas frías y más prístinas del planeta. Fue un doble golpe porque también anunció que, apoyados por tecnología de punta probada en Noruega, los salmones de Nova Austral estarían libres de antibióticos, ya no enfermarían, morirían menos a causa del temible virus ISA –que hizo caer la industria el 2007– o la infección sistémica bacteriana BKD, la principal enfermedad crónica que afecta a los reproductores de salmónidos en el sur de Chile.

Esta innovación los posicionó como una empresa "green", sustentable y amigable con el medioambiente. "El 'niño símbolo' de la industria", en palabras del gerente general Nicos Nicolaides. No solo eso, esta manera de cultivar los alejó también de la mala publicidad que arrastra hace años la industria por el uso indiscriminado de antibióticos –500 veces más que Noruega, líder mundial del rubro–, pero sobre todo se convirtió en un gran negocio. "Mundialmente el salmón no tratado es considerado más natural y sustentable, por lo que el público paga entre un 10 y un 20 por ciento de premio", sostuvo a El Mostrador su gerente general, en un esfuerzo por mostrar la más absoluta transparencia.

Sin embargo, tras varios meses de investigación periodística, El Mostrador accedió a información reservada e interna de la propia empresa, que da cuenta de la existencia de una doble contabilidad, donde se registra el número de mortalidad declarada de salmones y la mortalidad real que diariamente ocurre en sus centros, ubicados al interior del Parque Nacional Alberto de Agostini, en la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena.

Esta doble contabilidad –como lo demuestran también varios correos electrónicos de los que tomó conocimiento este medio en esta investigación– da cuenta de la intención de ocultar información a la autoridad fiscalizadora, en este caso Sernapesca, para evitar multas y no arriesgarse a una disminución de las utilidades debido a las sanciones y al descrédito.

En esta investigación, El Mostrador tuvo acceso, además, a reportes veterinarios donde la incidencia del BKD está lejos de ser un problema menor, por lo que el discurso sobre el éxito de la producción sin antibióticos estaría sustentado en la manipulación de las tasas de mortalidad.

Navegando en aguas turbulentas

La empresa Nova Austral no es nueva en la polémica, al menos en la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena. La polémica se extendió a nivel nacional con motivo de la visita a Chile de los monarcas noruegos, rey Harald V y reina Sonja y su viaje a Magallanes, en el marco de los 100 años de relaciones comerciales entre Chile y Noruega. La visita fue altamente resistida por la comunidad de Puerto Williams y por organizaciones ambientalistas como Greenpeace y Terram, ya que su presencia fue interpretada como una acción de lobby en favor de los intereses salmoneros noruegos en la Patagonia Chilena, representados precisamente por Nova Austral.

La empresa Nova Austral, cuyos propietarios son los fondos de capital Altor Fund III, de Noruega, y Bain Capital, de EE.UU., ha mantenido una abierta disputa con la comunidad de ciencia subantártica y con Sernapesca por su intención de instalar nuevos centros de cultivo de salmones al interior de la Reserva Mundial de la Biósfera Cabo de Hornos, pese a que las concesiones para tal efecto fueron confirmadas como caducas por la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas.

En un afán de mejorar la imagen pública de la empresa, el gerente general Nicos Nicolaides, llevó a cabo desayunos con la prensa con la idea de transmitir a los periodistas las bondades de la compañía y anunciar específicamente el retiro de 22 centros de producción intensiva de salmones con concesiones acuícolas que tiene operativas un poco más al norte del Cabo de Hornos, al interior del Parque Nacional Alberto de Agostini. La razón expuesta por la gerencia obedeció a "una cosa bastante sensible", ya que, al ampliarse la protección del lugar, las concesiones quedaron al interior, por lo que –sostuvo Nicolaides– "llegamos al compromiso de emigrar del parque".

Al menos nueve de estos centros ubicados en el Canal Beagle, y específicamente en la isla Capitán Aracena, venían presentando síntomas de anoxia –falta de oxígeno– en el fondo marino hace dos años, condiciones anaeróbicas detectadas por Sernapesca en su informe del 26 de mayo de 2017.

Pese a estas condiciones que pusieron sobrealerta a diversas instituciones ambientalistas y científicas, debido a que la anoxia implica la degradación del suelo marino, contaminación y la consecuente pérdida de biodiversidad del mar, los productos de Nova Austral han obtenido todas las certificaciones internacionales de importancia.

Entre estas, la empresa destaca la certificación del Aquaculture Stewardship Council (ASC), otorgada por la World Wildlife Fund (WWF), la fundación internacional de protección de la naturaleza. Debido a estas certificaciones y aun cuando Sernapesca ya había detectado la condición anaeróbica de un número importante de sus centros, es que en ese mismo mes de mayo de 2017, la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena aprobó por unanimidad la iniciativa de Nova Austral de construir la piscicultura de recirculación "Tierra del Fuego", a solo 45 km de Porvenir.

Nueve meses antes, sin embargo, la compañía detectó que no todo estaba siendo miel sobre hojuelas, debido a que un buen número de su producción masiva de salmones –precisamente de las jaulas que estaban dejando sin oxígeno el fondo marino– se estaba muriendo en una proporción que los habría impulsado a adulterar las estadísticas, para informar –a lo que está obligada por ley– un número mucho menor de mortalidad de la que efectivamente estaban sufriendo. Al menos desde esa fecha, Nova Austral habría comenzado a navegar por aguas turbulentas.

Los correos comprometedores

El 22 de agosto de 2016, a las 11:22 horas, el gerente de producción en Magallanes, Arturo Schofield, envía un correo electrónico con el título "Mortalidades y score de riesgo" a los jefes de área  Rigoberto Garrido e Isaac Ollivet-Besson, en el que les advierte de una preocupación y, acto seguido, emite una instrucción.

"Vamos a tener presente el tema score de riesgo de los Centros. No podemos pasar del 15 %. Para eso debemos anotar menos mortalidad de la que sale. Al momento de la cosecha cuadramos con planta. Si mostramos mucho positivo pasamos a ser tramposos, hay que ir cuadrando desde ya", se lee.

Este correo fue enviado con copia a Drago Covacih Mckay, alto ejecutivo de Nova Austral que ejerce como gerente regional en Magallanes.

Covacich es toda una autoridad en el mundo de la salmonicultura en la región y ha sido reelecto tres veces como presidente de la Asociación de Salmonicultores de Magallanes, siendo la última elección ganada por unanimidad en enero de 2018.

Debido a su rol como emprendedor, el 19 de junio de 2018, Covacich Mckay fue reconocido como Hijo Ilustre de Porvenir, en el marco de los festejos por el 124º aniversario de la fundación de dicha ciudad, según el acuerdo del Concejo Municipal, por su contribución "a engrandecer su comunidad", como reza el decreto respectivo. 

 

Volviendo a la instrucción entregada en el señalado correo electrónico, de acuerdo a los antecedentes recogidos por El Mostrador, esta no se quedó en una orden particular, que responda a un contexto temporal, sino más bien habría dado pie a una práctica que derivó en que los funcionarios de Nova Austral generaran dos tipos de contabilidades para registrar la muerte de las especies, a saber: una mortalidad declarada que se informa a Sernapesca y otra mortalidad real, que se oculta y que sirve para el registro interno y de uso exclusivo de la gerencia y otros altos ejecutivos.

Esta "práctica" se entiende extendida en el tiempo, a través de sucesivos correos con el reporte de la semana –de los que se tomó conocimiento durante la investigación periodística– entre directores de área y asistentes que incorporaron en su léxico habitual la nomenclatura: mortalidad declarada vs. real.

A modo de ejemplo, se puede leer en los correos que siguen a continuación –referidos a los reportes semanales 23 y 24, correspondientes a la semana que va entre el 03 y 09 de junio de 2019, en el primero de ellos, y en el segundo, a la semana que va del 10 al 16 de junio, también del presente año– que los funcionarios hablan de dos tipos de estadísticas y en ambos casos dan cuenta de mortalidades que van en aumento. En el segundo de los correos, incluso se menciona que la mortalidad real de la semana 24, respecto de la semana 23, se incrementó en un 25.5 %.

Los números adulterados

Nicos Nicolaides, antes de ser contrastado por El Mostrador con los antecedentes recogidos durante la investigación, explicó por escrito que "diariamente, cada pescado que muere, es retirado de la jaula y se revisa la causa de mortalidad y luego se destina a una planta de reciclaje, que lo convierte en alimento para otros animales".  Y agregó que existe una mortalidad asociada a ataques de lobo, transporte de los peces, daño mecánico, bajas de oxígeno, medusas (que atacan las branquias), muestras, etc.

"Nosotros, igual que todos los productores reportamos esto (la mortalidad) a Sernapesca", precisó el gerente general.

Lo que no cuenta es que en tales reportes –emitidos con una frecuencia diaria y semanal desde cada uno de los centros, compuestos por varias jaulas–, bajo el rótulo de "Control Mortalidad Veterinario", se anexan dos tablas Excel con números notoriamente distintos en cuanto a la mortalidad semanal en sí y la mortalidad semanal acumulada durante el ciclo.

En el reporte correspondiente a la semana 24 del centro de producción intensiva de salmones Aracena 19, se puede apreciar, bajo la nomenclatura de NºFT –correspondiente a la información de mortalidad declarada a Sernapesca, a través del programa computacional Fish Talk–, que durante la semana comprendida entre el 10 y el 16 de junio de este año hubo una Mortalidad Acumulada en el ciclo de 76.604 peces, cantidad que corresponde a la suma de peces muertos declarados en las 20 jaulas que componen Aracena 19.

Sin embargo, en el mismo Excel, en una tabla que se ubica inmediatamente abajo, aparece una contabilidad distinta bajo el rótulo Mortalidad Real. Para la misma fecha, la estadística cambia drásticamente. En este, en la sumatoria de las mismas 20 jaulas, la mortalidad que se informa para uso exclusivamente interno es de 167.558. Esto quiere decir que hubo 90.954 peces cuya mortalidad se le ocultó a la autoridad fiscalizadora.

Mortalidad declarada

 

Mortalidad real

 

La diferencia entre lo real y lo adulterado también se expresa en gráficos, como se puede apreciar en la siguiente lámina, referida al centro Aracena 3, en la semana 29 del año 2018. En la tabla Excel se da cuenta de que la mortalidad acumulada en el ciclo y que se declaró en Sernapesca fue de 704 peces, pero la real fue de 2.523.

 

En la página oficial, Nova Austral señala que pertenece al selecto grupo de productores de salmón, a nivel mundial, que es calificado como “buena alternativa” por el programa SeafoodWatch del Monterrey Bay Aquarium. Actualmente existen solo siete empresas en el mundo que logran esta calificación, siendo el Salmón Sixty South (marca comercial del producto de Nova Austral) uno de ellos.

Los indicadores de mortalidad, como la misma empresa lo indica en los documentos anexos en su página web, son requisitos indispensables  para demostrar cumplimientos del estándar ASC (Aquaculture Stewardship Council), la certificación que, sumada a la ausencia de antibióticos, les permite vender más caro que la competencia en los mercados estadounidense y europeo.

"La competencia no alcanza nuestro estándar"

En un reciente informe, titulado “Resultados programa sanitario específico de vigilancia de peces y moluscos y reproductores salmonídeos”, elaborado por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), se reporta que, de los tres agentes causales analizados en los reproductores, BKD e IPN representan más del 88% de los casos observados.

Tal como lo sostiene el informe, la Enfermedad Bacteriana del Riñón (BKD), que es una infección sistémica y crónica, originada por la bacteria Renibacterium salmoninarum, constituye uno de los principales problemas sanitarios de la industria.

En un documento que hizo llegar la compañía a El Mostrador, explica que "nuestros salmones gozan de temperaturas de agua bajas y estables durante todo el año, y benefician de centros de baja densidad para crecer sanos y fuertes". Las condiciones propias de la Región de Magallanes, como la baja temperatura de sus aguas, más tecnología de punta –sostuvo la firma–, hacen que sus salmones no se enfermen.

Consultado Nicos Nicolaides sobre la incidencia de esta infección crónica en la mortalidad de los salmones de Nova Austral, desestimó que las muertes por enfermedades tengan un impacto sustantivo en los índices, por lo que no implicaría ninguna preocupación. "Es muy menor", indicó el gerente general.

En una entrevista para la revista AQUA, sobre acuicultura, Nicolaides, en julio de 2017, ya había adelantado que la garantía del éxito de Nova Austral estribaba en la prevención del BKD. No utilizan antibióticos desde febrero de 2015, “precisamente porque el programa desarrollado por nuestro encargado de salud, Marcelo Brossard, en estrecha colaboración con el equipo de producción liderado por Arturo Schofield, se basa en prevenir el BKD”, sostuvo en su oportunidad el gerente general, aludiendo al exitoso papel en la prevención de Schofield, el mismo alto ejecutivo que casi un año antes daba cuenta de que la mortalidad era una gran preocupación, por lo que instruía "anotar menos mortalidad de la que sale".

Ante El Mostrador, el propio Nicolaides insistió en su exitosa fórmula, destacándola, incluso, por sobre su competencia.

 "Nuestros profesionales investigaron mucho sobre las enfermedades que afectaban a nuestros salmones y en las soluciones que se les dio a esas en otros países, especialmente en Noruega. Una muestra que somos pioneros es la certificación de Sernapesca, respecto de esta condición de cultivo sustentable", señaló.

"Hemos difundido nuestra experiencia exitosa con otros colegas –puntualizó–, pero hasta ahora solo logran tener uno que otro centro certificado como NO tratado. No logran que sea el estándar. No es por falta de empeño, sino que el plan tiene un costo (que nosotros evaluamos como una buena inversión) y en el caso de otras regiones porque se enfrentan a otras enfermedades que no han sido resueltas".

"La triste realidad"

En otro de los documentos hallados por El Mostrador, que consiste en un PDF que Nova Austral le envió al presidente del Directorio, en Noruega, Yngve Myhre, con copia a Nicos Nicolaides, dando cuenta de reportes semanales, la situación del BKD está muy lejos de presentarse como un problema menor.

 

En una sección de este documento –y que se repite en otros múltiples reportes de uso interno–, la muerte por BKD en los centros representa uno de los más altos porcentajes de causalidad en la mortalidad real. En el caso del reporte enviado a las más altas autoridades, en la semana 11 de 2019, solo en el centro Aracena 19, del total de mortalidad registrada esa semana, el 82,77% corresponde a BKD.

Lejos de ser un problema controlado, la mortalidad y su causalidad distan mucho de la excelencia del proyecto de producción que manifiesta su gerente general cuando señala a este diario que "el resultado de esta política (de prevención) es que nos posiciona como la empresa que tiene el mejor modelo de producción y debe ser hacia donde vaya el resto de la industria". La situación real, no declarada, parece ser otra, como evidencia otro correo electrónico en que se confiesa la "triste realidad", en donde 8 de 12 centros producción masiva arrojan mortalidades reales superiores al 15%.

Empresa niega responsabilidad y Sernapesca anuncia investigación a fondo

En entrevista telefónica con El Mostrador, Nicos Nicolaides, al principio, enumeró las bondades de Nova Austral y que la convierten en líder en la industria, pero, una vez confrontado con los datos de esta investigación, en un primer momento negó la veracidad de todos los documentos y después solicitó examinar con tiempo las pruebas exhibidas por este medio antes de entregar una versión oficial.

Al cierre de esta edición, Marcela Lara, subdirectora de Acuicultura de Sernapesca, señaló:

"Es extremadamente grave (esta situación), dado que es una práctica excepcional, ya no observada en la actualidad, que atenta contra la transparencia en el ámbito sanitario y ambiental , situación que el servicio ha comprometido durante mucho tiempo a promover junto a la industria, en pos de avanzar hacia una acuicultura sustentable. La conducta denunciada respecto de esta empresa en particular demuestra malas prácticas del pasado que dadas las experiencias vividas en materia ambiental y sanitaria, deberían estar superadas. No estamos dispuestos a tolerar este comportamiento por parte de una empresa que ponga en peligro los avances que se han logrado con el resto de la industria y por ello llevaremos adelante las acciones legales que correspondan para sancionar a los responsables".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV