jueves, 29 de octubre de 2020 Actualizado a las 22:12

PAÍS

“40 horas” divide a la derecha: Piñera califica de “inconstitucional” el proyecto y Ossandón acusa que su sector lo “desprecia solo por la ideología de Camila Vallejo”

por 8 agosto, 2019

“40 horas” divide a la derecha: Piñera califica de “inconstitucional” el proyecto y Ossandón acusa que su sector lo “desprecia solo por la ideología de Camila Vallejo”

Crédito: Agencia UNO

El Gobierno ha dado señales contradictorias y luego que ayer el ministro del Trabajo se abriera a fusionar ambos proyectos, hoy volvió a cerrarse en este tema. El Presidente Sebastián Piñera lo declaró como “inconstitucional”, pidió al Congreso rechazarlo y dijo que de ser aprobado recurrirán al Tribunal Constitucional. Pero la postura de La Moneda genera ruido en la derecha porque el senador RN Manuel José Ossandón acusó que el Gobierno "desprecia el proyecto" de las 40 horas laborales a la semana "sólo por la ideología de su creadora, Camila Vallejo" y lo emplazó a "sentarse con ella, adaptar y flexibilizar". [ACTUALIZADA]
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El Gobierno ha insistido en defender su propuesta de flexibilidad laboral en desmedro del proyecto impulsado por la diputada PC Camila Vallejo, ya aprobado en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados. Pero el debate ha generado complicaciones para el Ejecutivo, no solo por el apoyo ciudadano a la iniciativa, sino también por  las diferencias que han ido surgiendo en las filas de Chile Vamos.

En el oficialismo, el senador RN Manuel José Ossandón emplazó al Gobierno a "sentarse con ella, adaptar y flexibilizar" y acusó a través de su cuenta de Twitter que Chile Vamos "desprecia el proyecto" de las 40 horas semanales "sólo por ideología de su creadora, Camila Vallejo".

El senador anunció que junto a su hermana, la diputada Ximena Ossandón, "preferimos tomar su espíritu, pensar en la familia, en los vulnerables que dan su vida en traslados y trabajo".

Piñera cierra la puerta

Sin embargo, el Gobierno ha dado señales contradictorias y hoy volvió a cerrarse en este tema. El Presidente Sebastián Piñera insistió –como ya lo dijo en la semana- que el proyecto es rígido y fue más allá al calificarlo como “inconstitucional”.

“Es inconstitucional porque significa gasto público y un parlamentario no puede generar gasto público porque entonces nadie se haría cargo de los equilibrios (…) Estoy seguro, o espero, que el Congreso no apruebe proyectos inconstitucionales”, dijo en entrevista con Emol.

Es más, junco con hacer un llamado al Congreso a rechazar el proyecto, Piñera adelantó que recurrirían al Tribunal Constitucional de llegar a ser aprobado. “Si fuera necesario, por supuesto” que el Ejecutivo recurrirá al organismo, indicó.

El mismo argumento fue empleado por el ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel, quien señaló en T13 que “uno puede compartir los objetivos, pero los parlamentarios no pueden legislar materias que van más allá de sus facultades, la constitución no los habilita para legislar este tipo de proyectos”.

Adiós guante blanco

Estos dichos de Piñera contradicen el guante blanco que intentó extender el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, quien ayer abrió la puerta a la posibilidad de “fusionar” ambos proyectos. "Ojalá que se produzca ese acuerdo, lo estoy impulsando, porque esa mixtura es lo que es nuestro proyecto. Es reducción de jornada con flexibilidad laboral, así que, si se produce un escenario de acuerdo, bienvenido por los trabajadores".

Pero la diputada comunista no está convencida, y considera que en la propuesta del Ejecutivo hay mucha "letra chica". “La trampa que hacen se refleja en la letra chica de su propuesta; hacer que trabajador@s puedan estar hasta 13h en sus puestos de trabajo. Hoy, el máximo son 10h y ya es mucho porque llegan a las 21 o 22h a sus casas. ¿Dónde queda el tiempo en familia?”, indicó en Twitter la parlamentaria, quien ayer también acusó al Gobierno de “declararle la guerra” a su proyecto.

Posteriormente, también comentó las palabras del Mandatario, asegurando que "tiene que ser un apoyo honesto y no deshonesto como lo está haciendo". "El Presidente es poco claro y también está mintiendo en la reducción de la jornada laboral", comentó.

Según Vallejo la puerta igual está abierta, ya que "si él está de acuerdo con poner un límite legal a la semana, obviamente ya podríamos a empezar a conversar en un tono distinto".

El llamado del PRI

En medio de este debate, también tomó partido el PRI Demócrata, colectividad integrante de Chile Vamos. A través de una declaración, el secretario general de la tienda, Rodrigo Caramori, llamó al ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, “a considerar de verdad y realmente el clamor de los trabajadores chilenos”, expresando su apoyo a la disminución de jornada laboral a 40 horas, pero con requisitos de adaptabilidad y conciliación.

“Hay que considerar que en la última encuesta Cadem el 74 % de los ciudadanos está de acuerdo con la jornada laboral de 40 horas semanales”, a la vez que “otro sondeo, el de la Universidad del Desarrollo (UDD), reveló que el 65% de los consultados respalda la reducción de la jornada de trabajo semanal de 45 a 41 horas, pero con flexibilidad horaria”, recordó.

Se suman apoyos

Durante la jornada, el proyecto de Vallejo y Cariola sumó un nuevo adherente desde el oficialismo: la diputada de Renovación Nacional, Francesca Muñoz.

Respecto a su postura, explicó que “compartimos con el Gobierno el fondo de su proyecto pero no la forma, creo que la iniciativa de la diputada Camila Vallejo apunta a reducir la carga laboral a diferencia del Proyecto del Ejecutivo que busca flexibilizar y finalmente, lo que hace este último es mantener al trabajador con la presión laboral, solo que el espacio físico podría ser su casa, lo que definitivamente no soluciona el problema de raíz que es mejorar la calidad de vida de las familias chilenas. Por otro lado, da la impresión de que el Gobierno está defendiendo a los grandes empresarios cuando los que necesitan protección son los trabajadores, la clase media y las familias”.

La parlamentaria oficialista, tras reunirse con la diputada Vallejo durante la mañana, agregó que “todos los trabajadores quieren una mejor salud mental, una mejor vida familiar y por eso comparto la iniciativa de reducir las horas de trabajo”. Asimismo, y con respecto a posibles diferencias con la postura de su partido, indicó que “estamos en democracia y para eso justamente es el Congreso: para debatir, discutir y ver lo que es mejor para nuestro país. No podemos estar de acuerdo con todo, en varios temas no he estado de acuerdo con el Gobierno, como por ejemplo en la agenda valórica, y se lo he manifestado y en otros si hemos estado de acuerdo, así que no veo un terremoto político por apoyar una iniciativa que me parece que aborda de mejor manera la carga laboral de los trabajadores”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV