Publicidad
Reforma de pensiones: todos los ojos puestos en la comisión experta PAÍS Créditos: Agencia Uno

Reforma de pensiones: todos los ojos puestos en la comisión experta

Publicidad
Rodrigo Córdova Parada
Por : Rodrigo Córdova Parada Periodista en El Mostrador
Ver Más

El Seguro Social es uno de los objetivos del Gobierno en la reforma de pensiones y, si bien se ha avanzado en distintas materias, este es uno de los puntos clave en donde la derecha no está dispuesta a ceder. El acuerdo político está en manos de la comisión técnica, pero el clima electoral no ayuda.


A mediados de julio, el Gobierno pretende votar en general la reforma de pensiones en el Senado. La semana pasada hubo movimientos en el mundo político y avances en la comisión de la Cámara Alta sobre el tema, pero el destino final de la reforma parece nebuloso.

Las negociaciones se han realizado desde los temas menos complejos hacia los más complicados, fórmula que ha permitido avances, pero en el horizonte lo que se aprecia –puntualizan distintas fuentes– es una oposición que no piensa ceder, lo que va a generar que el Ejecutivo siga avanzando hacia un callejón sin salida.

La única forma de evitar ese destino, advierten las mismas fuentes, es que la comisión experta que levantaron los senadores logre abrir un espacio de acuerdo en el área chica del debate.

El miércoles sesionó la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado. Ahí se siguió la línea de trabajo sobre mecanismos de aumento del ahorro, la Pensión Garantizada Universal (PGU), seguros de riesgos, modelos adicionales de aseguramiento, etc. Sobre eso hubo avance, pero ya se vislumbra la negativa de la oposición a generar aportes vía cotización para un Seguro Social.

“Estamos entrando en las últimas materias, a fin de poder someter a discusión en general el proyecto de ley, en la idea de legislar, que esperamos que sea, como se ha señalado, ahora en el mes de julio”, dijo tras ello la ministra del Trabajo, Jeannette Jara, quien además recordó que “el Ejecutivo ha cedido, porque esperaba que esto se votara en mayo y luego en junio y ahora esperamos que esto, por fin, se pueda votar en julio”, junto con agregar que “hay muchas personas que están esperando que podamos resolver el tema de las pensiones”.

Sobre el momento de la negociación, sostuvo  que “estamos en un punto en el cual se tienen que ir tomando decisiones”, a fin de que “este proyecto pueda avanzar. Hemos tenido una buena conversación con la oposición, pero todavía queda camino por resolver”.

El domingo anterior, la ministra Jara ya había hecho la advertencia en El País: “Si no hay una reforma de pensiones, las AFP van a ser principalmente las responsables”.

Cabe recordar que, casi en forma simultánea, el ministro de Hacienda, Mario Marcel –en entrevista con El Mostrador–, se mostró mucho más optimista, señalando que ha habido avances en las negociaciones para llegar a un acuerdo en pensiones, pues “hemos ido resolviendo diferencias que habían surgido y avanzando en dirección correcta”.

Fin de calle: oposición cerrada ante un Seguro Social

Como es sabido, el punto más polémico, mediático y lejano aún es el que versa sobre el 6% de cotización adicional, pues la oposición no piensa entregar ningún punto de ese porcentaje al Seguro Social.

Esto, incluso cuando el expresidente Sebastián Piñera había propuesto, durante su administración, entregar un 3% adicional a capitalización individual y un 3% al Seguro Social. Desde la oposición esquivan dicho argumento indicando que ahora existe la Pensión Garantizada Universal, cosa que antes no había, y por ello el panorama es distinto.

Al interior de la Comisión de Trabajo del Senado, voces oficialistas aseguran que la oposición no se va a allanar a crear un Seguro Social, toda vez que no han visto ningún gesto al respecto. Pero más allá de eso, también tensiona el hecho de que tampoco existe una propuesta concreta desde la derecha para destrabar la discusión. El que haya minoría oficialista en la comisión los obliga a ceder, pero no han visto señales de apertura en los debates más complejos.

Lo que sí han propuesto es llevar ese 6% adicional a la capitalización individual y aumentar vía rentas generales la PGU. Voces oficialistas responden que aumentar la PGU con impuestos generales requiere avanzar en un pacto fiscal que recaude más, idea a la que la oposición se ha opuesto, además del hecho de que aumentar el monto de la Pensión Garantizada Universal desincentiva la cotización.

El diputado y miembro de la Comisión de Trabajo de la Cámara, Frank Sauerbaum (RN), sinceró la postura de la derecha: “No estamos disponibles para avanzar en un sistema de reparto, creemos que es una receta ya fracasada”. Ahora, sí advierte un espacio de acuerdos en donde, por ejemplo, se cree “una suerte de préstamo de los trabajadores al Estado para pagar las actuales pensiones y luego que ese porcentaje pase directamente a la cuenta individual, y que el préstamo hecho por los trabajadores sea pagado cuando se jubilen, similar a lo que se hizo en otro tiempo con un bono de reconocimiento, por ejemplo, con una tasa de interés similar al promedio de las rentabilidades de la AFP”.

Otra alternativa, prosigue, podría considerar un “endeudamiento del Estado para pagar la deuda actual o la subida actual de pensiones que el Gobierno requiere”, pero, afirma el diputado, “el Gobierno ha sido poco flexible en eso”.

El senador socialista Gastón Saavedra apunta a una oposición obstruccionista en materia de pensiones: “Este es un tema en que la oposición también tiene que pensarla dos veces, porque ellos tienen una mala evaluación por parte de la ciudadanía”. Según el  parlamentario, ello obedecería a que es “una oposición dura, inflexible, intransigente, que niega la sal y el agua”.

Más allá de la disputa política, el senador Saavedra afirma que es momento de reforma, pues las AFP fueron “una de las siete modernizaciones de Pinochet y ya es tiempo de que se haga un cambio, porque en los 40 años que han pasado no se cumplió con la promesa básica de tener mejores pensiones para los chilenos”.

El legislador también advierte tensión en el Seguro Social y explica que “el nuevo sistema que tenemos que implementar considera tres pilares: el pilar contributivo, donde tiene que haber administración privada y nadie está discutiendo eso a esta altura del día; lo segundo, un pilar solidario, que está implementado a partir del aporte al pilar solidario justamente del Gobierno de la expresidenta Bachelet y después de que aprobamos la PGU en el Gobierno de Piñera, pero nos falta un tercer pilar, que es el del Seguro Social”.

Para llegar a un acuerdo, el senador Saavedra invoca consideraciones “morales y éticas”, pero también llama al pragmatismo político: “Tenemos que entender que estamos legislando en minoría y que se requiere, entonces, ceder algunas posiciones para lograr este acuerdo”. Se refiere en específico a los seis puntos de cotización extra, a los que, por ejemplo, estaría abierto a sumarles un componente de gradualidad. Sin embargo, desde la oposición ya han advertido que ese camino no tiene destino.

La esperanza técnica

El senador Saavedra confía en que la comisión experta que levantaron los senadores arribará a un acuerdo. Esta comisión cumple la misma lógica que aquella que levantó la Comisión de Salud para la ley corta de isapres: un representante por miembro de la mesa trabaja en un ritmo constante para llegar a acuerdos sobre la base de aspectos técnicos.

Como representante del Ministerio del Trabajo y coordinador de la instancia está Cristóbal Huneeus. Otros miembros son, por ejemplo, la exministra de Trabajo de Piñera 2, María José Zaldívar –en representación del senador y presidente de RN Rodrigo Galilea– y la investigadora de Horizontal Soledad Hormazábal –representando al senador Luciano Cruz-Coke (Evópoli)–.

Al interior de la comisión sostienen que este grupo ha logrado avances, pero también reconocen que el clima electoral de las municipales tensiona los acuerdos y aleja, por tanto, la posibilidad de ver un acuerdo respecto al Seguro Social.

“La política no puede fallar una vez más”, sostiene el senador Saavedra. Además, agrega que es optimista, “porque a partir de esos acuerdos técnicos que se logren, tendrá que haber cierto protocolo que todos suscribamos y después se transforme en la votación en el Congreso”. El parlamentario apunta, en tal sentido, a una línea crítica, pues “no podemos darnos un gusto político de dirigir la derrota a otro sector político”, porque “al final los grandes derrotados son los chilenos”.

  • Para más análisis y descubrir los secretos de la política, súmate a nuestra comunidad +Política, la apuesta de El Mostrador para quienes piensan que la política es indispensable para una mejor democracia. Inscríbete gratis AQUÍ.
Publicidad

Tendencias