domingo, 20 de enero de 2019 Actualizado a las 15:04

Agenda Inclusiva

Presentado por:

Opinión

¡Gracias, voluntario!

por 13 enero, 2019

¡Gracias, voluntario!
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

¿Qué mueve a una persona a entregar su tiempo, tan valioso en la vertiginosa vida de hoy, de manera libre, sin remuneración, en beneficio de una causa social o política, una comunidad o un propósito medio ambiental?

Las razones son tan individuales como la misma decisión de involucrarse. Sin embargo, hay algo en común: a todos nos moviliza la transformación de la sociedad y, consciente o no, de nosotros mismos.

El voluntariado es una herramienta para involucrar a los ciudadanos en la búsqueda de una sociedad más integrada y desarrollada, social, cultural y medioambientalmente.

La fuerza del voluntariado radica en que beneficia no solo a la comunidad o causa que recibe el aporte, sino que a todo el conjunto de personas que participa, incluyendo al propio voluntario. Fortalece el tejido social de la sociedad, en tanto contribuye a la confianza, la solidaridad y la participación civil.

En la última Encuesta Nacional de Voluntariado y Solidaridad (Cadem + Trascender, agosto 2018), se aprecia claramente en las razones que la gente indica porque hace actividades de voluntariado: “me hace sentir bien”, “puedo compartir mis conocimientos con otros”, “construir un país más solidario”, “disminuir las desigualdades”.

El rol de voluntario en cualquier sociedad es clave para construir lo que justamente hace comunitaria a un grupo humano: la participación y colaboración de sus integrantes para que el bienestar llegue a todos y no sólo a unos pocos. El voluntario pone sus manos, su experiencia, su conocimiento, su fuerza y, sobre todo, su voluntad para ir en beneficio de un otro que lo necesita.

Es ahí donde vemos expresada, de manera concreta y palpable, la solidaridad del ser humano. Y es ahí donde volvemos a tener esperanza y confianza de que un mundo mejor es posible construirlo.

En Trascender lo vemos a diario en los valiosos esfuerzos de cientos de profesionales voluntarios que se involucran con organizaciones sin fines de lucro para ayudarles a hacer mejor su trabajo. Lo vemos cada día cuando llegan a nuestra base de datos las inscripciones de nuevos voluntarios que quieren ser parte de la solución y no se conforman con dar likes en redes sociales. Dicen: yo también quiero participar y contribuir.

Este año, visibilizamos el rol del voluntario en seis testimonios de diferentes puntos del país.

A cada uno lo impulsan distintas razones para querer contribuir. Una abogada de Santiago, por ejemplo, nos contaba que el voluntariado para ella era una forma de retribuir lo que la misma sociedad le había entregado para convertirse en profesional.

Una asistente social de Antofagasta decía que ella vibraba con la oportunidad que el voluntariado le daba de servir al otro en tanto dignificaba a su prójimo como ser humano. O sencillamente, para un administrador público de Concepción, porque “vivimos en comunidad” y es un deber en tanto somos ciudadanos.

La experiencia del voluntariado transforma como ser humano, te hace más empático, sensible, inclusivo, amplía la visión de sociedad y te permite adquirir valores y perspectivas que complementan los criterios de decisión, prioridades y tu modo de actuar personal y profesional.

Por eso, es importante que el Estado regule y proteja el rol del voluntario en la sociedad. Desde Trascender participamos activamente en la Red de Voluntarios de Chile para incidir en la política pública.

Junto a otras organizaciones de la sociedad civil, como Fundación Pro Bono, Hogar de Cristo y la Fusupo, le estamos proponiendo al Gobierno, en el marco de las modificaciones que se discuten en el Congreso a la Ley 20.500, sobre asociaciones y participación ciudadana en la gestión pública, la creación de una División de Organizaciones de Voluntariado, cuya misión sea la de promover, visibilizar, proteger y coordinar (en el caso de las emergencias) las actividades y acciones de voluntariado en el país.

Hoy, terminado el 2018, aplaudimos, felicitamos y agradecemos a los más de 450 profesionales que el año pasado se inscribieron en Trascender y a los miles que han participado a través de otras organizaciones, ya sea para situaciones de emergencia o para contribuciones permanentes en el tiempo. El rol del voluntario es clave para forjar una sociedad más solidaria, participativa y justa.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV