domingo, 24 de octubre de 2021 Actualizado a las 16:29

Agenda País

Salud

OMS en alerta: un millón de nuevos casos de ETS reportados cada día

por 8 junio, 2019

OMS en alerta: un millón de nuevos casos de ETS reportados cada día
Según el estudio de la Organización Mundial de la Salud, una de cada 25 personas en el planeta es portadora de clamidia, gonorrea, tricomoniasis o sífilis. Las cifras del ente se condicen con el aumento de casos en nuestro país.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Según el estudio "Clamidia, gonorrea, tricomoniasis y sífilis: estimaciones de prevalencia e incidencia global", de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un millón de nuevos casos de infecciones de transmisión sexual son reportados cada día alrededor del mundo. Las infecciones que componen esta cifra son la clamidia, gonorrea, tricomoniasis y sífilis.

Estos números se concentran más en la población entre los 15 y 49 años, quienes en el 2016 reportaron 127 millones casos nuevos de clamidia, 156, millones de tricomoniasis, 87 millones más de gonorrea y otros 6,3 de sífilis. Estas ETS tienen un impacto profundo en la salud de adultos y niños a nivel global. De permanecer sin tratamiento pueden llevar a efectos crónicos en la salud: enfermedades neurológicas y cardiovasculares, infertilidad, embarazos ectópicos - donde el óvulo fecundado se desarrolla dentro de las trompas de falopio, poniendo en riesgo a la madre y reduciendo a 0 las posibilidades de nacimiento de bebé vivo -, muerte fetal y aumento de riesgo de VIH.

"Esto muestra una preocupante falta de progreso en la detección de infecciones de transmisión sexual a nivel global", comentó el doctor Peter Salama, director ejecutivo de Cobertura en Salud de la OMS. "Esto es una llamada de atención para lograr un esfuerzo conjunto para asegurar a todas las personas, en cualquier lugar, el acceso a los servicios necesarios para tratar y prevenir estas enfermedades", agregó.

Más que sólo VIH

El sífilis una enfermedad de transmisión sexual de propagación a través de sexo vaginal, anal y oral -nunca a través del contacto casual, como compartir alimentos o abrazos y apretones de manos- que provoca llagas en el área genital en su etapa primaria. Muchas veces no son dolorosas pero sí pueden propagar la infección a otras personas, que pueden contraer la enfermedad a través del contacto con estas llagas.

En etapas posteriores, genera manchas en el tórax, extremidades, en palmas y planta de los pies. En la etapa final puede generar lesiones destructivas en la piel, huesos o hígado, con el riesgo de crear alteraciones en el sistema cardiovascular y del sistema nervioso central, que a su vez pueden manifestar a través de daño cerebral, parálisis y ceguera.

De todas maneras, de detectarse de manera temprana el tratamiento puede eliminar por completo la infección y sin dejar secuelas en el cuerpo.

Por su parte, la clamidia se produce por la bacteria Chlamydia trachomatis. Tiene síntomas diferentes en hombres y mujeres, aunque ambos grupos pueden contraerla con la misma facilidad. Si bien no siempre presenta síntomas, un portador asintomático puede transmitir la infección a otros. De haberlos, se manifiestan de manera diferente entre mujeres y hombres; las primeras pueden presentar flujo vaginal anormal -que emite olores fuertes-, ardor al orinar y dolor durante las relaciones sexuales; los segundos pueden presentar secreciones del pene, ardor o picazón alrededor de la uretra y dolor en los testículos, junto con la sensación de ardor al orinar. Ambos grupos también pueden presentar clamidia en el recto, en cuyo caso los síntomas son el dolor rectal, secreciones y sangrado.

En el caso de las mujeres la clamidia puede llegar a ser especialmente peligrosa, al expandirse al útero y las trompas de Falopio. La infección resultante puede generar daños permanentes en el sistema reproductor, que causan dolores pélvicos crónicos, infertilidad y riesgo de embarazos ectópicos.

Los hombres en general no presentan mayores problemas de salud por la infección, lo cual no es razón para no empezar un tratamiento lo más pronto posible. En ambos grupos el caso se trata con antibióticos, que pueden administrarse de diferente manera (con dosis únicas o durante siete días). Lo más importante es que contraer la infección es común, por lo que lo regular es tomar la prueba de clamidia tres meses después de finalizado el tratamiento.

Pero también se suma al diccionario la tricomoniasis, la cual a pesar de ser la más desconocida es también la más común. Esto se puede explicar a que la mayoría de los portadores no presentan síntomas de la infección (sólo el 30% los presenta). Los síntomas afectan principalmente a las mujeres a través de vaginitis: flujo vaginal verde, amarillo, gris, espumoso o con olor; sangre en el fluido vaginal, picazón e irritación vaginal y alrededor; inflamación del área genital; dolor durante relaciones sexuales.

El caso de la tricomoniasis es particularmente peligroso: los síntomas suelen ser o imperceptibles o muy dolorosos e irritantes. También tienen a aparecer esporádicamente, lo que hace creer que la infección desapareció. En cualquier caso es de las ETS de más fácil tratamiento, con sólo una dosis de antibiótico recetado.

Cabe destacar que todas estas enfermedades son evitables a través del uso de condones (de pene o vagina) y barreras bucales. Y en caso de dudas, lo recomendado por los expertos es hacerse las pruebas correspondientes a criterio del médico.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV