viernes, 30 de octubre de 2020 Actualizado a las 09:52

Agenda Sustentable

Presentado por:

Sustentabilidad

El conflicto por el tweet de la ministra de Medio Ambiente que desestima la firma del Acuerdo de Escazú

por 16 abril, 2020

El conflicto por el tweet de la ministra de Medio Ambiente que desestima la firma del Acuerdo de Escazú
La ministra Carolina Schmidt aseguró que la legislación ambiental chilena ya tiene incorporada las medidas del Acuerdo de Escazú. Organizaciones ambientales y congresistas advirtieron del error en las palabras de la titular de Medio Ambiente.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El lunes 13 de abril, en medio de un debate twittero, un usuario de la red social emplazó a la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, por la no firma del Acuerdo de Escazú. “Al final Chile firmó el acuerdo de #escazu? Se mejoraron las condiciones ambientales de #Quintero y de las comunidades q aún no tiene agua como #Petorca en plena pandemia #Covid_19?”, dijo el usuario identificado como Juan Méndez.

La respuesta de Schmidt no se hizo esperar. “Juan, sobre Escazú, Chile tiene ya en su legislación ambiental incorporado todos estos temas a diferencia de los otros países de AL y el Caribe, el foco hoy está en fortalecer la institucionalidad ambiental chilena, nuestra @SMA_CL, los tribunales ambientales el SEIA (Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental), el SBAP (Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas)”, sostuvo la ministra.

El tweet de Schmidt causó resquemores en organizaciones ambientales y en figuras políticas del Congreso.

“Tenemos dirigentes amenazados”

Un rasgo característico del Acuerdo de Escazú es que es el único en el mundo en contener disposiciones específicas para los defensores ambientales.

Por eso el senador y presidente de la comisión de Derechos Humanos del Senado, Juan Ignacio Latorre (RD), replicó a la ministra aseverando que “en Chile tenemos dirigentes ambientales amenazados y vigilados por la inteligencia policial. Tenemos dirigentes perseguidos, sabemos la asimetría del poder y de la información entre las grandes empresas contaminantes y los territorios y comunidades vulnerables que tienen escasas herramientas para una participación vinculante”.

El tratado es fruto de una serie de largas conversaciones y negociaciones entre los países de la región para alcanzar el desarrollo sostenible a través de la implementación efectiva de los derechos de acceso, que contemplan el derecho de la ciudadanía a ser informada y la obligación del gobierno a ser transparente, la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones respecto a las materias que la afecten y el acceso a la justicia nacional en el caso de que uno de esos derechos sean vulnerados.

Si bien Chile durante el primer gobierno de Sebastián Piñera lideró las negociaciones del Acuerdo, en su segundo periodo, y dos días antes de la firma oficial, el mandatario decidió renunciar a dicho compromiso. Hoy la titular de la cartera de Medio Ambiente sigue sin cambiar de opinión.

“Firme Escazú ahora, y comprometa una ambición climática digna del cargo que tiene y digna de la representación de Chile en la lucha contra el cambio climático”, agregó el senador Latorre.

Por su parte, el activista de Fridays For Future y embajador del Acuerdo de Escazú, Sebastián Benfeld, también emplazó a la ministra de Medio Ambiente por desestimar la firma del tratado. “Hoy día en Chile las comunidades y territorios deben enfrentarse a importantes estudios jurídicos para defender su tierra de nuevos proyectos contaminantes. Tampoco existen mecanismos de participación temprana y en muchos de los casos las comunidades se enteran de los proyectos cuando estos ya se empiezan a construir.”, dijo Benfeld.

“Yo espero que el desarrollo sostenible del que habla tanto la ministra como este gobierno dejen de ser tan solo dos palabras en un mero discurso y se traduzca en acciones concretas, por ejemplo, en la firma de Escazú”, añadió el joven activista.

“La ministra indicó que los contenidos del tratado ya están cubiertos en la legislación chilena, ignorando por completo cómo por todo el país existen comunidades insatisfechas por la falta de participación ante los proyectos que irrumpen en sus territorios, personas amedrentadas por el solo hecho de defender el medio ambiente o quienes tememos que este periodo de emergencia generada por el COVID se utilice para aprobar proyectos a espaldas de la ciudadanía”, señaló en la misma línea el diputado Diego Ibáñez (CS).

Territorios comprometidos

La vocera del movimiento Mujeres en Zona de Sacrificio Katta Alonso y la luchadora eco-feminista en Defensa del Agua Bárbara Astudillo tuvieron duras críticas con los dichos de la ministra. Ambas provienen de territorios golpeados por la actividad industrial y la sequía: Katta de Quintero y Puchuncaví, y Bárbara de Petorca.

“Nosotros en Quintero y Puchuncaví estamos con peacks de CO2 recurrentes, con el aire muy malo. Hemos pedido incansablemente que en estos tiempos de pandemia bajen sus emisiones, porque tiran todo en la noche y en el día está
irrespirable, con un olor a gas muy fuerte, la gente con muchos problemas respiratorios y ahora con el coronavirus los síntomas son muy parecidos”, dijo Alonso.

“¿Qué va a pasar? ¿Qué están esperando, que se muera toda la población? Y además no tenemos ni siquiera oxígeno en el hospital de Quintero, no hay nada. La verdad es una verdadera vergüenza lo que habla la ministra. Ella tiene que firmar el acuerdo de Escazú porque ya somos muchos los dirigentes amenazados y estamos a la deriva porque al final nadie nos cuida de nada. Necesitamos urgentemente que se firme el Acuerdo de Escazú y que se reduzcan las emisiones. Es lo mínimo que podemos pedir en tiempos de pandemia”, afirmó la activista.

De la misma forma, Astudillo comentó que vive “en un territorio golpeado por la sequía y por el saqueo del agua, donde vive gente que prefiere no hacer una denuncia o que no da su nombre al ser entrevistada por los medios porque temen a las represalias de los dueños del agua”.

“Nadie pregunta nada antes de arrasar con el bosque nativo e instalar hectáreas y hectáreas de paltos. ¿Cómo puede la Ministra Schmidt ser tan ciega a esa realidad? ¿Cómo puede este gobierno seguir negando la importancia de firmar el Acuerdo de Escazú y comprometerse a aplicar?”, complementó Bárbara.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV