Publicidad
Escolares ven a establecimientos educacionales como principal factor protector para su desarrollo Niñez

Escolares ven a establecimientos educacionales como principal factor protector para su desarrollo

Iniciativa busca que las propias comunidades jueguen un rol protagónico en la mitigación de factores de riesgo que están a la base de conductas peligrosas como el consumo de drogas, la delincuencia juvenil, el embarazo adolescente, la exclusión escolar, la violencia y la sintomatología depresiva.


A través de la “Encuesta Juvenil”, instrumento desarrollado por la Universidad de Washington en Seattle, la municipalidad de Lo Espejo, asesorada por la Fundación San Carlos de Maipo, a través de Comunidades que se Cuidan, levantó información sobre los factores de riesgo y protección presentes en el territorio.

En su versión 2023, los resultados arrojaron que los escolares de la comuna reconocen como principal espacio protector a sus establecimientos educacionales. El 80 % de los estudiantes de Enseñanza básica y el 90 % de enseñanza media mencionan que los colegios les dan oportunidades para involucrarse en actividades prosociales y, al mismo tiempo, son reconocidos por su participación en estas actividades. 

La encuesta busca medir los niveles de riesgo, protección y problemas de comportamiento, y así poder identificar, dentro de la población de niños, niñas y adolescentes, quienes deben ser los grupos prioritarios en los que poner los esfuerzos. “El objetivo es priorizar el trabajo en ciertos factores de riesgo y protección, para lograr que los planes de prevención sean acordes a las necesidades locales actuales.

Esto es clave para aprovechar los recursos eficientemente, pero es solo una parte del trabajo. Otra parte es el rol de la comunidad toda, vecinos y autoridades, quienes en base a estos datos deciden qué debe realizarse. Ese conocimiento que solo tienen los involucrados en el territorio es irremplazable”, explica Marcelo Sánchez, gerente general de Fundación San Carlos de Maipo. 

El modelo “Comunidades que se Cuidan”, creado por la Universidad de Washington -hace más de tres décadas- e implementado en Chile por la Fundación, surgió con el objetivo de enfrentar el altísimo consumo de drogas y delincuencia juvenil que se registraba en Estados Unidos, tras lo cual se dio vida a un programa de gestión comunitaria, orientado a fortalecer los factores protectores y disminuir los de riesgo en los ambientes que rodean a los Niños, Niñas y Adolescentes (NNA), tales como el vecindario, la escuela, los pares o la familia.

“Lo clave es entender que el sujeto de las intervenciones que se enmarcan en Comunidades que se Cuidan no son los NNA, sino los adultos que los rodean. Esta aproximación, basada en el enfoque de salud pública y en las teorías del desarrollo social, ha sido probado con éxito en múltiples contextos y constituye un modelo de trabajo que cuenta con estos tres elementos clave: la información que nos dan los propios NNA en la Encuesta Juvenil, el conocimiento del territorio que tienen vecinos y autoridades locales, y la ciencia que nos dice cómo se relacionan los factores de riesgo y protectores con las conductas problemáticas que se buscan prevenir”, manifiesta el gerente general de la Fundación.

La encuesta se realizó en alumnos de entre 6to básico y 4to medio de 12 establecimientos educacionales de Lo Espejo, una de las comunas asesoradas por la Fundación San Carlos de Maipo. “Esto solo es posible o gracias al apoyo y credibilidad del municipio en la prevención. En esta comuna, el sistema preventivo Comunidades que se cuidan ha logrado convocar, unir y articular a distintos actores claves del territorio como el gobierno local, vecinos, actores relevantes de la comunidad, entre otros, para sacar adelante un plan de acción que permita potenciar el desarrollo positivo de Niños, Niñas y Adolescentes”, agrega el ejecutivo.

Y la alcaldesa de Lo Espejo, Javiera Reyes, agrega que “como municipio, hemos respaldado activamente la incorporación de medidas que fortalezcan la prevención social en niños, niñas y adolescentes de Lo Espejo. Incorporando un modelo de trabajo preventivo con evidencia, que nos permita tener mayor claridad hacia donde enfocar nuestros programas municipales y futuras intervenciones en este ámbito”.

Eficiencia 

Según estudios, por cada dólar invertido en este sistema, el Estado se ahorra 5 dólares. El resultado en cuanto a costo-efectividad, valida el modelo “Comunidades que se Cuidan”, hoy replicado en 10 países como Australia, Europa y, en Latinoamérica, en naciones como Brasil, Colombia y Chile.

“Ceemos que esta es una propuesta concreta a la crisis de violencia y delincuencia que hoy afecta a nuestros NNA. Si no queremos que la violencia se transforme en una enfermedad crónica, hay que abordar sus desafíos antes que se produzcan, y tenemos que hacerlo entre todos y todas. Eso es dejar de llegar tarde”, plantea Marcelo Sánchez.

Publicidad

Tendencias