martes, 26 de enero de 2021 Actualizado a las 16:39

Su vida cambió de un momento a otro

El dramático relato de la supermodelo que perdió una pierna luego de sufrir un shock tóxico por usar tampón

por 20 diciembre, 2017

El dramático relato de la supermodelo que perdió una pierna luego de sufrir un shock tóxico por usar tampón
Una infección por usar un tampón la llevó a tener paro cardiaco y gangrena en sus piernas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A Lauren Wasser le amputaron una pierna hace cinco años. Un extraño caso de Síndrome de Shock Tóxico (TSS, por sus siglas en inglés) producto del uso de un tampón contaminado, llevó a que los médicos tomaran la drástica medida por lo ramificado de la gangrena.

La vida de la modelo nacida en California, Estados Unidos, cambió drásticamente. Y su pesadilla no ha acabado, incluso aunque  haya logrado continuar con su carrera en el modelaje a pesar de la amputación de su pierna derecha y dedos de su pie izquierdo.

Su testimonio fue dado a conocer en una emotiva carta publicada en la revista In Style.

"Era el 3 de octubre de 2012. Yo tenía 24 años, modelaba y vivía en Los Ángeles. Ese día todo cambió súbitamente cuando una complicación casi se lleva mi vida. Estaba en mi período. Esa mañana, me quedé sin tampones y me dirigí a la tienda de comestibles, que estaba ubicada justo debajo de mi complejo. Me desperté sintiéndome un poco mal, pero lo atribuí a que era el comienzo de la temporada de gripe, así que no pensé mucho en ello. Una de mis mejores amigas estaba teniendo su fiesta de cumpleaños esa noche, así que la contacté para decirle que no me sentía bien y que no podía ir a la fiesta", comienza el relato.

Luego explica que durante el día cambió varias veces de tampón y que finalmente decide ir a la fiesta de su amiga. Pero al llegar a la celebración, tenía una fiebre muy alta por lo que decidió volver a su casa para acostarse.

Al día siguiente, su madre se preocupó, ya que no respondía sus mensajes telefónicos. Envió a un policía, quien ingresó a su vivienda y se dio cuenta del mal estado de la joven. Le dijo que pidiera ayuda a sus familiares y se fue, pero debió volver a pedido de la madre de Lauren que se encontraba fuera del país y estaba muy preocupada.

Cuando el policía volvió vio una terrible escena: la encontró tendida boca abajo, inconsciente. Se había defecado y vomitado sin poder reaccionar. Los paramédicos llegaron de inmediato y la trasladaron de urgencia al hospital más cercano.

"Los médicos y enfermeras estaban confundidos porque yo era muy joven, saludable y de 24 años", recuerda la modelo.

Concluyeron que se trataba de una infección. "(El médico) sabía que había llegado a la sala de emergencia con un tampón. Así que lo mandó a analizar al laboratorio. Tres días después los resultados dieron que había TSS-1. Fui inducida al coma, y todos mis órganos fueron apagándose, mi presión sanguínea estaba inestable, sufrí un ataque cardíaco, mi fiebre estaba fuera de control", describe.

Pasó una semana y media para que despertara del coma. Le habían salvado la vida y la mayoría de sus órganos, pero sus piernas no estaban bien. La mandaron al hospital de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), a una cámara hiperbárica, para intentar salvar su pierna. Pero tenía una gangrena avanzada.

"Los cirujanos recomendaron amputar ambas piernas al mismo tiempo, pero decidí luchar y salvar mi izquierda", asegura.

"El TSS es una complicación potencialmente mortal de ciertos tipos de infecciones bacteriales. La vagina es la parte más absorbente del cuerpo de una mujer, y tú colocas un tampón en ese lugar que puede llevar químicos, toxinas", agrega.

La amputación la llevó a caer en una gran depresión. Fue su novia, la fotógrafa Jennifer Rovero, quien la ayudó a salir adelante con una especie de "terapia fotográfica": "Crecí para ver la belleza y la fuerza en mí y en mi viaje a través de la lente de su cámara".

Lauren también conoció a otras personas que habían vivido la misma situación. Se convirtió en activista para que todo el mundo conociera acerca del TSS, pues no quería que otras mujeres pasaran por lo mismo.

"El Síndrome de Shock Tóxico me costó la pierna, pero, años después y desde entonces, me he dedicado a crear conciencia sobre la prevención de TSS. Me siento cómoda en mi nuevo papel como defensora contra un mal que afecta a miles. Quiero educar a las mujeres sobre los riesgos potenciales de usar tampones. TSS ha estado matando y lastimando a las mujeres durante más de 30 años: dejemos que eso suceda. ¿Cuántas vidas va a tomar para que algo cambie?", asegura.

Pero aún está en riesgo. El malestar en su pierna izquierda continúa: "Con los años, mi cuerpo ha producido una gran cantidad de calcio, lo que hace que mis huesos crezcan en ese pie. Básicamente, mi cerebro está pidiendo a mis pies que crezcan de nuevo y llegó al punto en que necesito cirugía para rasurar el hueso porque se vuelve demasiado insoportable para caminar. No puedo mojarme el pie debido a la úlcera abierta".

"Dentro de unos meses, inevitablemente, me amputarán la otra pierna. No hay nada que pueda hacer al respecto. Pero lo que sí puedo hacer es asegurarme de que no le pase a otras", dice con resignación, pero con fortaleza a la vez.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día