miércoles, 27 de enero de 2021 Actualizado a las 04:56

Yo Opino

Nos están matando

por 19 marzo, 2019

Nos están matando
La comunidad LGBTIQ+, está en alerta, nos están matando, nos están violentando, quieren que tengamos miedo, que dejemos de ser quienes somos porque les molesta, pero estas agresiones nos obligan a organizarnos, a sumar fuerzas. Estamos resistiendo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En lo que va del año han sido denunciados al menos 9 ataques contra la comunidad LGBT, lamentablemente no contamos con cifras oficiales respecto a todos los hechos de violencia que son cometidos y no denunciados, pero el odio y ensañamiento con los que han actuado los agresores preocupa profundamente a nuestra comunidad.

Por solo mencionar algunos, el día 7 de marzo asesinaron en su propio domicilio en Puerto Montt a Aliro Andrade, de 64 años, más conocido como Marisol Montenegro, importante transformista de la zona, quien trabajaba además como cocinero en el mercado de Angelmó. Además de asfixiarlo hasta la muerte, le robaron dinero, tarjetas y otras especies.

El día 9 de marzo golpearon brutalmente a Luis Lillo en una micro del Transantiago, por su expresión de género, quien indicó que todo partió porque sus zapatillas era moradas. Los agresores Sebastián Rodríguez Rosas (19) y Felipe Aldea Muñoz (23) lo atacaron de tal forma que le provocaron fractura nasal, hematomas y estrés post traumático, además intentaron robarle mientras lo insultaban diciéndole cosas como: “maricón culiao”, “todos ustedes violan niños”, y “degenerado”.

El día 10 de marzo, dos sujetos golpearon y azotaron contra el suelo a Camila y Catalina, pareja lesbiana que andaba de la mano en Barrio Bellavista. En este caso también mientras las atacaban hubo insultos por su orientación sexual diciéndoles “lesbianas asquerosas”, “maracas” y otros.

El día 11 de marzo, Matías Mella, hombre Trans fue torturado en la comuna de Pedro Aguirre Cerda, los agresores lo insultaron, amenazaron de muerte, golpearon con pies y puños y marcaron con elementos cortopunzantes, su cuerpo y su rostro con esvásticas, el símbolo nazi.

Esta ola de violencia contra la comunidad LGBTIQ+ demuestra la desprotección en la que nos encontramos y la ignorancia y odio de la sociedad que nos violenta y mata todos los días, es necesario que el Estado se pronuncie y otorgue una especial protección a la comunidad LGBTIQ+, cumpliendo así con la normativa internacional a la que se ha obligado, además es necesario modificar urgentemente la ley 20.609 “ley Zamudio” fortaleciendo el compromiso de la administración hacia la educación y prevención de delitos como estos. Invirtiendo la carga probatoria y eliminando la multa al recurrente, entre otras. Así mismo es necesaria una modificación al proyecto de ley del Derecho de la Mujer a una vida libre de violencia, incorporando dentro de la definición de violencia que se puede deber al sexo u orientación sexual de las mujeres, incorporar también el lesbodio y transodio, como forma de violencia y las violaciones correctivas que afectan a nuestra comunidad.

Incluso La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en un comunicado de prensa el 14 de marzo, expresó su preocupación por los actos de violencia y discriminación en contra de la comunidad, en lo que va del año 2019 en diversos países, pero especialmente señalando algunos casos en Chile. Para esto llamó a los países miembros de la OEA a que adopten medidas urgentes y eficaces que garanticen la vida, seguridad, integridad personal y dignidad de las personas de orientación sexual, identidad de género, y diversidad corporal diversa, incluyendo leyes y políticas que promuevan un cambio cultural en las sociedades, así como la investigación, juzgamiento y sanción de los responsables de dichos casos.

La comunidad LGBTIQ+, está en alerta, nos están matando, nos están violentando, quieren que tengamos miedo, que dejemos de ser quienes somos porque les molesta, pero estas agresiones nos obliga a organizarnos, a sumar fuerzas, estamos resistiendo. Esta ola de violencia nos hace reaccionar, a encontrar en el otro un compañero de lucha, no nos callan más, no nos para nadie.

Escucha aquí el podcast con la opinión: 

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador