lunes, 26 de octubre de 2020 Actualizado a las 14:45

BRAGA

Estudio revela la situación social de las mujeres en Valparaíso en tiempos de pandemia

por 8 julio, 2020

Estudio revela la situación social de las mujeres en Valparaíso en tiempos de pandemia
Este informe pone especial énfasis en el agravamiento de la violencia bajo el confinamiento. “La violencia no está en cuarentena, mucho menos en nuestra región”, dijeron Camila Rojas y Nataly Campusano, autoras del estudio, haciendo un llamado a atender con urgencia la situación de las mujeres.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La experiencia de China y los países europeos enfrentando la pandemia meses antes que Latinoamérica encendió las alertas de las feministas chilenas. La crisis sanitaria y económica golpearía aún más fuertes a las mujeres, porque muchas están en situación de dependencia económica de sus parejas masculinas, imposibilitadas de trabajos formales por llevarse la carga de los cuidados, o con trabajos comparativamente más precarizados. El efecto de esto es mayor vulnerabilidad a situaciones de violencia.

Medios internacionales han destacado que tanto en Alemania, China e Italia los reportes de violencia doméstica durante el período de cuarentena o aislamiento social se incrementaron debido al encierro de mujeres con sus abusadores. En Italia durante las primeras semanas de cuarentena se perpetraron 3 femicidios, de los cuales dos de ellos se desarrollaron en los propios hogares.

Con esta preocupación, se encargó a la Trabajadora Social y ex vocera feminista (2018) de la Universidad Andrés Bello de Viña del Mar, Camila Lazo, la elaboración y el análisis de datos de un informe de caracterización de la situación social de las mujeres en la región, con especial énfasis en la violencia también estructural que viven en la región de Valparaíso. Las creadoras del estudio fueron Camila Rojas, diputada por Valparaíso y Nataly Campusano, Consejera Regional.

Deficiencia de políticas públicas

Dentro de las primeras indagatorias, se informó que solo durante 2019, se registraron 13 mil 740 casos de Violencia Intrafamiliar la quinta región. 18 de ellos correspondieron a femicidios y en un 48,91% hubo lesiones físicas.

En el informe constata que la ley 20.066 de Violencia Intrafamiliar “obliga al estado a otorgar protección a las víctimas y adoptar las medidas conducentes a garantizar la vida, integridad personal y seguridad de los miembros de la familia, e implementar políticas orientadas a prevenir la Violencia Intrafamiliar”. Sin embargo, según señalan las creadoras del informe la medida protagónica del Sernameg durante la pandemia ha sido otorgar (mantener) un número telefónico para monitorear los casos de denuncia o maltrato doméstico.

Por otra parte, durante la pandemia las llamadas al Fono Violencia otorgado por Sernameg se incrementaron un 72,3%, sin embargo, “son pocas las que terminan denunciando”.

Además las creadoras del estudio, señalaron que se han constatado otras dificultades, como la falta de capacitación del personal que atiende a los llamados y la no derivación a otros servicios que pudiesen apoyar en sus causas.

Otra iniciativa que ha sido parte presupuestaria de las campañas del ministerio, es la llamada “Mascarilla 19” a implementarse en locales farmacéuticos del país. Esta iniciativa tenía como objetivo dar otro punto de atención que fuese más presencial para que mujeres acudieran y bajo el código “mascarilla 19” pudiesen obtener atención inmediata.

Según señalan Rojas y Campusano, las agrupaciones feministas, en general, han apuntado sus críticas a la pérdida de confianza en una institucionalidad que hasta ahora se ha mostrado pasiva ante el apremio de las mujeres, especialmente en los momentos más críticos, como el mayo feminista de 2018 y los protocolos contra el acoso y el abuso; la violencia político sexual ocurrida en contexto de la protesta social en 2019; y ahora bajo el estado de excepción constitucional decretado a causa del Covid-19.

Nosotras cuidamos

Uno de las tareas más relevantes para la sociedad que recae casi exclusivamente sobre los hombros de las mujeres es la tarea de los cuidados. Y a pesar de ser una tarea fundamental para la propia existencia de nuestra sociedad, no es reconocida socialmente. Por el contrario, expone a las mujeres a mayor precarización y vulnerabilidad.

En nuestro país las políticas públicas entienden los cuidados como aquellos que se proveen a personas en edades dependientes (niños, adultos/as mayores), y las que tienen algún problema de movilidad. El informe recoge que, en términos numéricos, la suma de los tramos de edades dependientes (niños de 0 a 14 años y adultos mayores) que requieren mayores cuidados, estos representan el 32,6% de la población a nivel regional, en términos nacionales sólo la cifra de adultez mayor alcanza el 19,3%, según se puede desprender a base del Censo 2017.

Nuestro país y las autoridades correspondientes a nivel local han sido objeto de críticas por parte de ONU Mujeres, que en 2014 señaló que sólo se actúa “en caso de que existan problemas en las redes sociales y no se dispone de ingresos, lo cual significa una amplia falta de creación de políticas públicas con enfoque de género”, según consigna el informe.

En nuestra región, la población de 0 a 14 años es de 346 mil 131 personas, que en este momento están en su mayoría sin actividades educacionales, ni desarrollando con un apoyo docente o parvulario los procesos que corresponden a cada etapa, otorgándole ese peso a madres y adolescentes (niñas también) las cuales deben estar cuidando y acompañando, pues el 81% de quienes cumplen el rol de cuidados en nuestro país son mujeres: “Hijas, hermanas, esposas y nietas, incluso cuando se trata de un adulto mayor sin hijas, en muchos casos es la nuera quien asume su cuidado”, consigna el informe recogiendo el dato del programa Chile Crece Contigo.

El no reconocimiento de los cuidados, por un lado, implica que las mujeres no reciben salario. Tanto porque no es remunerado, como porque no pueden salir a buscar otros trabajos salarizados. De este modo se perpetúa un círculo vicioso que expone a las mujeres a la violencia.

En base a los datos que lograron recabar, proponen construir una casa de acogida comunitaria, que en primer lugar sea dirigida a mujeres que están sufriendo de violencia, o alguna necesidad material contingente.

Segundo que se base en una elección “propia” de las mujeres su ingreso a los lugares de acogida. Estos lugares proporcionarán a las mujeres el acceso inmediato a un lugar seguro. Además proponen la elaboración de una ficha de antecedentes para cada una de las mujeres que llegan, actualizando según su permanencia en el lugar.

También siguieren prestar servicios de acompañamiento profesional: enfermeras, trabajadoras sociales, psicólogas, abogadas y dejar fijamente orientadoras, en coordinación con las organizaciones de mujeres comunales. Por último señalan que en estos lugares deben prestarse servicios educativos en caso de tener hijas e hijos.

La presentación de este estudio se realizará hoy miércoles 8 de julio a través de una transmisión por la página de facebook de Camila Rojas, con presencia de Abofem, Coordinadora 8M y muchas otras organizaciones feministas.

Revisa el diagnóstico completo que elaboraron las creadoras del estudio AQUÍ.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día