lunes, 18 de octubre de 2021 Actualizado a las 11:18

Yo opino

Más mujeres en puestos directivos

por 17 junio, 2021

Más mujeres en puestos directivos

Créditos: Foto de RF._.studio en Pexels

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace unas semanas el nombramiento de la docente de Educación Física Elisa Araya como la primera rectora mujer de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE) fue leído como un importante hito en la incorporación de mujeres en puestos gerenciales y de alta responsabilidad.

Sin embargo, pese a estas buenas noticias, y al importantísimo logro de Elisa, aún existe una gran brecha entre la cantidad de población que representamos las mujeres y la capacidad de toma de decisiones que tenemos en las empresas. El avance en esta materia ha sido a una velocidad mucho más lenta que lo que quisiéramos, lo que trae consecuencias en la representación de la mirada de los distintos stakeholders de las empresas, y trae riesgos asociados a las compañías.

Mientras más mujeres hay en cargos de mayor posición dentro de las empresas, más frecuente es que en esas empresas se contraten mujeres en otros cargos.

Para fomentar que exista un balance entre hombres y mujeres en todos los niveles de la organización lo primero que se necesita es que la empresa sea consciente de que existe esta problemática. Para ello hay que hacer un diagnóstico que levante la información de cuáles son los niveles de participación femenina, con el fin de ponerse metas y gestionar los cambios.

También es muy importante exigir que haya presencia femenina cuando se presenten candidatos a ciertos cargos, porque eso hace aumentar los casos donde poder elegir. Está comprobado que mientras más mujeres hay en cargos de mayor posición dentro de las empresas, más frecuente es que en esas empresas se contraten mujeres en otros cargos, lo que genera un ecosistema donde todo el tiempo hay nuevos talentos que pueden desarrollarse.

Por supuesto, se debe hacer esfuerzos permanentes por medir y gestionar cada paso que se dé en esta transformación. Como bien sabemos, lo que no se mide no se conoce, y lo que no se conoce no se puede mejorar.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día