viernes, 12 de agosto de 2022 Actualizado a las 20:15

BRAGA

Ginecólogas alertan cáncer de mama y cérvix en etapas más avanzadas por falta de chequeos preventivos post pandemia

por 5 julio, 2022

Ginecólogas alertan cáncer de mama y cérvix en etapas más avanzadas por falta de chequeos preventivos post pandemia
Expertas recomiendan retomar los controles con la periodicidad que corresponda de acuerdo a su edad, para poder pesquisar precozmente cualquier patología, entre ellas el cáncer.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los primeros dos años de pandemia y confinamiento prolongado generaron la postergación de controles ginecológicos, tanto por temor a posibles contagios como también por dificultades económicas y sociales, según menciona la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en su informe “Los riesgos de la pandemia de COVID-19 para el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres”.

Frente a este escenario, la detección de enfermedades como el cáncer de mama y cervicouterino se ha retrasado, lo que a juicio de expertas(os) podría traer graves consecuencias. “Hemos visto mayor incidencia, por ejemplo, de cánceres en etapas más avanzadas, por tanto, con un peor pronóstico. Así como también enfermedades crónicas del adulto en etapas más avanzadas”, explicó la ginecoobstetra y vicepresidenta de la Sociedad Chilena de Endocrinología Ginecológica (Socheg), Marcela López.

Actualmente, en Chile una de cada nueve mujeres padece de cáncer de mama y se diagnostican cerca de 1.500 nuevos casos al año de cáncer cervicouterino, acorde a cifras de Globocan. Sin embargo, el chequeo preventivo y por tanto la detección temprana de patologías reflejan que el pronóstico de cura es mayor al 90%, según afirmó el ginecólogo de Clínica Meds, Jaime Letzkus.

Los controles ginecológicos deberían realizarse una vez al año, explicó López, para así evaluar la aparición de nuevas enfermedades y riesgos que van aumentando inevitablemente con la edad. “Es importante realizarse los exámenes de screening de cánceres ginecológicos más frecuentes, como son el cáncer de mama y cervicouterino”, con la mamografía y el papanicolaou respectivamente, añadió.

Muchas enfermedades al inicio pueden ser asintomáticas y la única forma de detectarlas es mediante exámenes de rutina. “Por lo tanto, el que la mujer diga que no tiene síntomas y por eso no consulta, no es suficiente, principalmente en mayores de 45 años, en que solo por la edad, aumenta el riesgo de aparición de todas las enfermedades crónicas del adulto como son diabetes, hipertensión arterial, dislipidemias, obesidad, entre otras”, complementó la ginecoobstetra.

Periodicidad

El PAP o papanicolaou permite la detección de cáncer de cérvix o cuello uterino, causado en un 99% de los casos por el virus del papiloma humano (VPH). Se recomienda que la primera prueba sea a los 21 años y “si el resultado es negativo, no hay lesión ni sospecha, se repite cada 3 años en el sistema público”, manifiesta la matrona y directora del Departamento de Obstetricia y Puericultura de la Universidad de Concepción, Carolina Bascur. “Si hay factores de riesgo, por ejemplo, un PAP alterado y tratamiento por patología cervical, el PAP es anual”, mencionó al Diario Concepción.

En cuanto a las mamografías, “hay que iniciar a los 35 años y realizarla una vez al año cuando hay factores de riesgo familiar: madre, una abuela, tía o hermana con cáncer de mama. En mujeres sin antecedentes se sugiere que desde los 50 años se empiece con la mamografía anual”, explicó la matrona.



Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día