jueves, 28 de enero de 2021 Actualizado a las 04:49

Gobierno barajaría salvataje a través de nuevo Canal Cultural

Cultura - El Mostrador

La "teleserie" financiera de TVN

por 3 diciembre, 2015

La “teleserie” financiera de TVN
Al descalabro económico que afecta a la estación pública y que la hizo perder 25 millones de dólares en los últimos nueves meses, además del vaciado de la "caja chica" que ascendería a $ 33 mil millones, se suma una serie de errores en las decisiones editoriales y falta de liderazgo. Ayer, en una tensa reunión de directorio, se optó por confirmar como directora ejecutiva a Carmen Gloria López, pese a que –según fuentes cercanas– había presentado su renuncia.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En TVN la crisis ha llegado a un punto de inflexión. Frente a la catástrofe que no es solo financiera sino también programática, de sintonía y liderazgo, diversas fuentes del canal aseguran que cualquier medida que se tome en este momento puede ser leída como un acto de desesperación.

Eso al menos quedó claro ayer, cuando desde temprano comenzó a surgir una serie de rumores, los que fueron subiendo de intensidad luego que se confirmara que el directorio de Televisión Nacional, que se reúne los jueves, había realizado una sesión extraordinaria y que, en ella, su actual directora ejecutiva, Carmen Gloria López, había presentado su renuncia, poniendo fin así a un corto ciclo de un año y medio plagado de críticas, fracasos de sintonía y un hoyo financiero que tendría al canal a un paso de la quiebra.

Pero una cosa es que la presentara y otra que fuera aceptada. Altas fuentes del canal confirmaron a El Mostrador Cultura+Ciudad que la renuncia fue rechazada por el directorio de la estación pública y que Carmen Gloria López, la Yoya, fue confirmada en el cargo. Lejos de ser un espaldarazo a la gestión, las mismas fuentes añaden que la crisis no hace más que profundizarse y que el cambio de mando se materializaría cuando se alcance el consenso sobre un nuevo nombre que tenga las habilidades, la competencia y el respaldo del directorio para asumir la nueva etapa de TVN: el salvataje.

Ricardo Solari (PS), Presidente del Directorio de TVN, y quien trajo a Carmen Gloria López, desde hace meses que está en el punto de mira de las críticas, especialmente en Palacio. Más allá del silencio que ha caracterizado a su gestión, evadiendo –aseguran algunos– su responsabilidad en los malos indicadores, habría impulsado estas últimas semanas un amplio lobby para ubicar a Pablo Morales, el ex director de programación de Chilevisión y actual asesor de la Secretaría General de Gobierno (Segegob), en el cargo de Carmen Gloria López.

El hombre de La Moneda

Ricardo Solari (PS), Presidente del Directorio de TVN, y quien trajo a Carmen Gloria López, desde hace meses que está en el punto de mira de las críticas, especialmente en Palacio.

Más allá del silencio que ha caracterizado a su gestión, evadiendo –aseguran algunos– su responsabilidad en los malos indicadores, habría impulsado estas últimas semanas un amplio lobby para ubicar a Pablo Morales, el ex director de programación de Chilevisión y actual asesor de la Secretaría General de Gobierno (Segegob), en el cargo de Carmen Gloria López.

Morales, quien condujo por más de una década la parrilla del canal privado, llegó a La Moneda como asesor luego de rechazar el cargo de Jefe de la Secretaría de Comunicaciones (Secom). Desde este lugar, ha liderado junto a Bruno Bettati –ex asesor principal de la ex ministra de Cultura Claudia Barattini– y el grupo de asesores del vocero de gobierno Marcelo Díaz, el tema del futuro Canal Cultural, gratuito y sin publicidad, que anunció la Presidenta en el discurso del 21 de mayo pasado.

La jugada de poner a Morales a la cabeza de TVN, tendría relación con la intención de Solari de anotarse un punto en La Moneda, justo en el momento en que –de acuerdo a fuentes que siguen de cerca este proceso– en Palacio se estaría barajando la idea de recurrir al Canal Cultural para inyectar dinero fresco a la estación estatal.

Como TVN no puede recibir dinero del Estado, la fórmula pensada sería que el nuevo Canal Cultural, para el cual se destinaría un presupuesto anual de 25 mil millones de pesos, pague por sus servicios de señal a Televisión Nacional, permitiendo por esta vía que ingrese un flujo de dinero estable a la estación pública.

La caja chica

Tal como informó El Mostrador Mercados, este lunes el canal estatal reportó una pérdida por US$25,1 millones en el periodo que abarca a los primeros nueve meses del año.

Al menos tres fuentes con conocimiento detallado de los problemas afirman que la gerenta general, Alicia Hidalgo, estaría en conversaciones con bancos para buscar una solución.

Estas pérdidas, sin embargo, que se suman a la fuerte baja de 45% en venta publicitaria –su principal fuente de ingresos–, no serían lo más complejo.

El problema más grave es que la llamada caja chica –liquidez en efectivo– alcanzaría solo hasta enero. Cercanos al directorio afirman que la situación es tan desesperada, que hay preocupación acerca de cómo se pagarán los sueldos de febrero.

Este fondo, durante los años de vacas gordas de TVN, siempre fue considerado como una garantía de ahorro del canal para los tiempos flacos, como se viven hoy. El punto es que la caja chica que ascendía a $33 mil millones habría sido vaciada, en parte por una serie de decisiones editoriales erradas que propiciaron la fuga de publicidad al caer de manera sostenida la audiencia.

Millonarios sueldos

Diversos análisis efectuados para explicar cómo TVN logró gastarse todo el ahorro acumulado en años, apuntan a tres factores con grados ascendentes de responsabilidad: los altos salarios de los rostros y ejecutivos del canal, los programas pilotos que se pagaron y nunca salieron al aire, y las malas decisiones para apuntalar el área dramática, la misma que hace años hizo ganar a la estación televisiva plata en abundancia.

Si bien los altos salarios de TVN no son una excepción en el mercado de la televisión, donde se ofrecen contratos millonarios para levantar rostros de otros canales y así fortalecer sus espacios programáticos, lo cierto es que la sumatoria no deja de ser un problema, máxime cuando se está en crisis financiera.

Uno de los sueldos que se consideran más injustificados es el del director de programación, Eugenio García –otrora cerebro de la campaña del NO–, quien gana 25 millones de pesos mensuales brutos, 10 millones más que la Directora Ejecutiva, y que, según fuentes del canal, fue el único de toda la plana ejecutiva que no se bajó el sueldo ante la crisis.

Este millonario sueldo –critican las mismas fuentes– encontraría algo de sentido si se acompañara de éxito de sintonía, situación que desde que asumió como director de programación no solo no ha ocurrido sino que además ha replicado los desaciertos. Los otros sueldos que se agregan a esta cuantiosa planilla son: Julián Elfenbein, $25 millones; Mauricio Correa, $18 millones; Karen Doggenweiler, $20 millones; Carmen Gloria López, $13,5 millones; el director de prensa, Alberto Luengo, $13,2 millones; Jorge Zabaleta, $18 millones; Mauricio Bustamante, $18 millones; y Francisco Reyes, $20 millones.

Los errores que se pagan caro

La cantidad de programas pilotos que nunca vieron la luz pública –según fuentes que conocen el mercado de las producciones externas–, si bien no sería muy abultado, también contribuiría al descalabro financiero. En el período de Nicolás Acuña, ex director de programación que renunció en julio para ser reemplazado el 1 de agosto por García, se habrían perdido más de $300 millones.

Con la lógica impuesta por Carmen Gloria López, de que "los programas se hacen a fuego lento", la estrategia del ensayo y error, habría logrado una sobrecocción. Entre los muchos programas que no salieron al aire figura uno protagonizado por Felipe Avello, a quien le pagaron $7 millones por nada. También está un programa de magia con Ego Caroe, del cual, por falta de decisiones, se hizo el piloto y se pagó, pero nunca se transmitió.

Las peores decisiones editoriales, sin embargo, recaerían en la teleseries, que tendrían un costo promedio de produccción de entre $4.000 millones y $6.000 millones por 100 capítulos.

No habiendo logrado éxito en las producciones de las 20:00 horas y las nocturnas, hasta hace poco el único horario que estaba siendo rentable era el de las 15:00 horas. El programa responsable del éxito era La Chúcara, producción tipo melodrama, externalizada por la productora de Alex Bowen.

Fuentes del canal precisan que Alejandro Burr, director ejecutivo delegado para ese horario, habría apostado para su reemplazo por Esa no soy yo, un thriller que no habría tenido sintonía alguna con la audiencia de ese horario, pues este género encuentra su público en el horario nocturno. El fracaso habría sido estrepitoso.

También se suma el revés de Matriarcas, la teleserie que fue programada para las 20:00 horas. La programación –aseguran las fuentes– también habría sido otro error, ya que la trama escapa de la preferencia de la audiencia, tipificada en ese horario como familiar, donde los menores de edad son los que llevarían a los adultos a sintonizar la teleserie.

Sin ser telenovela, pero sí otro "error" que ha espantado a la audiencia, fue la programación de un microespacio llamados Colegas, de responsabilidad de Eugenio García, que va entre el Informe del Tiempo y el horario prime. Este programa juvenil hecho para resaltar el efecto de las redes sociales, habría roto –en jerga televisiva– el "flujo programático", lo que impide que un programa que tiene buena sintonía herede esos puntos de rating al programa siguiente.

Estas decisiones y los graves problemas de caja –sostienen profesionales que conocen el oficio– hacen que la crítica situación de TVN convierta al canal en su mejor "teleserie", la que al menos duraría una temporada más.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV