jueves, 25 de febrero de 2021 Actualizado a las 21:40

Crítica al libro de actualidad: “Nueva Mayoría. Fin de una ilusión”, Ediciones B

Cultura - El Mostrador

Gonzalo Rojas Sánchez y el nuevo libro de J.J.Brunner: "Enfrenta con valentía a los poderes que se han resistido a la crítica opositora"

por 18 mayo, 2016

Gonzalo Rojas Sánchez y el nuevo libro de J.J.Brunner: “Enfrenta con valentía a los poderes que se han resistido a la crítica opositora”
Ha sido el autor de mirada socialista -o socialdemócrata, como él prefiere legítimamente llamarla en este libro- al que más interés y tiempo he dedicado en Chile. Alguna vez me atreví a polemizar con él y, por cierto, escribí también una larga articulación de sus ideas de antaño, previas al 2001, para explicar porqué como Vicerrector Académico de una universidad me parecía inconveniente su ingreso a esa corporación. Esa fue la razón por la que fui destituido por la Junta Directiva de la Universidad Adolfo Ibáñez, a instancias de su dueño, Pedro Ibáñez Santa María. Era la clara demostración de una de dos cosas: o yo estaba completamente equivocado o él era muy importante.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

¿Cuántos años leyendo a José Joaquín Brunner? ¿Treinta quizás? ¿O más? Sus libros, sus columnas, sus entrevistas fueron desde los 80 material obligado para mi propia formación, para mi deliberación pública, para saber cómo no debía pensar ni qué medidas proponer. Le tengo “carpeta guardada.”

Ha sido el autor de mirada socialista -o socialdemócrata, como él prefiere legítimamente llamarla en este libro- al que más interés y tiempo he dedicado en Chile. Alguna vez me atreví a polemizar con él y, por cierto, escribí también una larga articulación de sus ideas de antaño, previas al 2001, para explicar porqué como Vicerrector Académico de una universidad me parecía inconveniente su ingreso a esa corporación. Esa fue la razón por la que fui destituido por la Junta Directiva de la Universidad Adolfo Ibáñez, a instancias de su dueño, Pedro Ibáñez Santa María. Era la clara demostración de una de dos cosas: o yo estaba completamente equivocado o él era muy importante.

Al leer ahora su último libro, reafirmo lo segundo, niego lo primero.

Afirmo lo segundo porque reconozco el bagaje de lecturas, la fluidez expositiva -no exenta a veces de tecno lenguaje sociológico- y la valentía con que Brunner se enfrenta en su libro a los poderes que han demostrado total resistencia a la crítica opositora, venga de donde venga: el gobierno Bachelet y los partidos de su coalición. Con bagaje, fluidez y valentía, Brunner no cesa de fustigar los análisis erróneos, los diseños equivocados y las implementaciones torpes de las reformas bacheletistas.

Si tiene ese gran mérito, ¿por qué sostengo entonces que por allá por el 2000 él estaba equivocado y yo tenía la razón? Porque Brunner en un tema fundamental, educación (materia central del libro) ha cambiado para bien, acercándose en tantas de sus concepciones a lo que hemos sostenido por años (aunque no está obviamente contenida en su libro, mientras leía la columna del domingo pasado de El Mercurio me acordaba con calco de la mía paralela en el mismo medio, la del 30 de junio de 2010: perdón por la vanidad, pero aún no me falla completamente la memoria).

Efectivamente, Brunner ha logrado articular gran parte de sus aportaciones sobre sociología, política y educación de un modo tal que muchas de sus tesis resultan fáciles de compartir para quienes con todo derecho le decimos: bienvenido. Y no es sólo en educación. Su morfología ideológica de la política chilena, por ejemplo, es clara, certera y va a resultar muy útil para la comprensión y clasificación de los grupos que van naciendo. Se suma, en este sentido, a la que aporta Hugo Herrera en La derecha en la crisis del Bicentenario.

Por cierto, no me he convertido en un brunneriano. En su libro sigue habiendo mucho acuerdo implícito con la secularización y un tratamiento en tono menor de uno de los grandes temas de estos dos años: la eficacia formal del Partido comunista.

En todo caso, Francois Furet había titulado uno de sus grandes libros El pasado de una ilusión. Ensayo sobre la idea comunista en el siglo XX. Brunner ha optado por algo similar: Nueva Mayoría. Fin de una ilusión.

Un paralelo semántico que podría reflejar más que una coincidencia.

Enfrenta

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV