jueves, 27 de enero de 2022 Actualizado a las 23:39

El escritor Juan Villoro participará de la charla El gol de la física y la cultura en el Festival Puerto de Ideas Antofagasta

Cultura - El Mostrador

Escritores arriba de la pelota: una pasión por la literatura y el fútbol

por 29 marzo, 2017

Escritores arriba de la pelota: una pasión por la literatura y el fútbol
A lo largo de la historia literaria contemporánea han sido múltiples los escritores que le han dedicado versos y párrafos al fútbol y a las historias humanas que se tejen en su entorno, siendo además fuente de inspiración para cineastas, músicos y pintores. El mexicano Juan Villoro, autor de "Dios es Redondo" y "Balón dividido", considerado hoy como la voz intelectual más importante que hay en este deporte en su país compartirá escenario en esta fiesta de la divulgación científica con el físico Eugenio Vogel, con quien abordará preguntas compartidas demostrando que el fútbol, más allá del deporte, es un lenguaje universal que permite hablar de ciencia, de literatura, y de la vida misma.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La pasión por el fútbol ha sido fuente de inspiración para cineastas, músicos, pintores y también para grandes escritores, que han visto en el llamado deporte rey una fuente inagotable de material narrativo.

El francés Henry  de Montherlant,  autor de Les olimpiques, según muchos, fue el creador de la literatura deportiva. El puntapié inicial lo dio en 1918 con el cuento Les once devant la Porte dorée, que trata sobre un grupo de estudiantes deportistas amateurs que juegan a la sombra del bosque de Viscennes en las proximidades de la Puerta Dorada.

Por esos mismos días Horacio Quiroga publicaba en la revista Atlántida de Buenos Aires el cuento Juan Polti, Half-Back, basado en la historia del  mediocampista uruguayo Abdón Porte, quién no pudiendo sobrellevar no jugar más en el primer equipo por haber bajado su rendimiento, el 5 de marzo 1918 se dirigió hacia la mitad de la cancha del Parque Central y se disparó en el corazón.

Dos años más tarde, en 1920, el poeta peruano Juan Parra del Riego, inspirado por las hazañas deportivas del delantero uruguayo Isabelino Gradín, le dedicó el poema Polirrítmico dinámico a Gradín, que en una de sus partes decía: “yo te canto, ¡oh, jugador maravilloso!, / que hoy has puesto el pecho mío como un trémulo tambor”.

Otro poeta que también empuñó su pluma para dedicar loas al fútbol fue Pablo Neruda, nuestro Premio Nobel. En su obra Crepusculario escribió un poema titulado Los jugadores, y años más tarde, en Residencia en la tierra, publicó Colección Nocturna. Sobre sus condiciones personales como jugador, las opiniones estaban divididas a juicio de sus compañeros de curso. Luis Humberto Cerda decía: “Neftalí era malazo para el fútbol, no le pegaba a la pelota para nada”. Alejandro Serani, en tanto, afirmó: “No obstante que él era muy ajeno a toda actividad física, empezó a jugar fútbol y llegó a ser un sobresaliente jugador”.

No es el caso de Albert Camus, pues el autor de La Peste y El Extranjero efectivamente era un hábil arquero. Sin embargo, cuando formaba parte del equipo del Racing Universitario de Argel, la tuberculosis le metió un feo gol a los 17 años y hubo de abandonar para siempre el deporte. Sin duda una pérdida para el fútbol, pero una ganancia para las letras que supieron también de su amor por la pelota cuando en 1957, en la revista Revista France Football, escribió Lo que debo al fútbol.

Entre los argentinos son tantos los literatos apasionados por este deporte, que cuentan con librerías físicas y online dedicadas a él, así como también con una editorial. Sin embargo, no se puede dejar de mencionar a algunos de ellos, tales como Roberto Fontanarrosa, Osvaldo Soriano, Adolfo Bioy Casares, Julio Cortázar y Martín Caparrós.

Precisamente con este último, el autor mexicano Juan Villoro, quien estará presente en Puerto de Ideas Antofagasta para hablar sobre el tema, tuvo un intercambio epistolar sobre el Mundial de Sudáfrica 2010, que dio origen dos años más tarde al libro Ida y vuelta. Una correspondencia sobre fútbol.

Villoro, autor además de Dios es Redondo y Balón dividido es un confeso seguidor del Necaxa en México y del Barcelona en España. Considerado hoy como la voz intelectual más importante que hay en este deporte en su país, como buen “hincha” lo ha definido sabiamente: “El fútbol es la parte predecible de nuestra vida. No estamos seguros de encontrar tiempo para ir al dentista o al supermercado, pero sabemos con estratégica anticipación dónde veremos la final de la Champions”.

En el festival científico de la capital de la II Región, el escritor compartirá escenario con el físico Eugenio Vogel, para dictar en conjunto la charla El gol de la física y la cultura. ¿Es la pelota una excusa para contar la tragedia, la comedia, el absurdo? ¿Cómo se le da efecto a una pelota? ¿Hasta dónde el fútbol significa en la vida adulta recuperar lo mejor de la infancia? ¿Por qué este juego nos enloquece y acabamos escribiendo de él, o analizando jugadas con precisión científica? ¿Qué le faltó a Pinilla para anotar en ese famoso tiro que dio en el travesaño? Estas y otras inquietudes serán abordadas en esta fiesta de la divulgación científica, demostrando que el fútbol, más allá del deporte, es un lenguaje universal que permite hablar de ciencia, de literatura, y por qué no, de la vida misma.

El Festival Puerto de Ideas de Antofagasta es presentado por Minera Escondida, operada por BHP Billiton.

María Soledad de la Cerda E. es autora de Chile y los hombres del Tercer Reich

 

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV