jueves, 17 de octubre de 2019 Actualizado a las 04:55

CULTURA

Cultura - El Mostrador

Venecia: globalización, cambio climático y fake news son los temas del arte político en la Bienal

por 15 mayo, 2019

DW
Venecia: globalización, cambio climático y fake news son los temas del arte político en la Bienal
En Venecia abre sus puertas la 58. Edición de la Bienal de Arte, cargada de contrapuntos, y más política que nunca. Y todos sacan fotos con sus celulares.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Una extraña magia envuelve la ciudad. Lujosos yates anclan en la "Orilla de los siete mártires”, en el centro histórico. Pero no todo lo que se ve por estos días en Venecia es tan idílico.

Una barca atestada de gente se hundió en abril de 2015, cuando se dirigía de Libia a Italia. Varios cientos de personas se ahogaron. El Gobierno italiano mandó reflotar los restos de la nave para poder identificar los cadáveres y restos óseos descubiertos en su interior.  El artista suizo Christoph Büchel la bautizó "Barca Nostra”, en alusión a la misión de patrullaje fronterizo de la UE "Mare Nostrum”, y la exhibe ahora en la Bienal, para disgusto de los políticos derechistas italianos.

Contrastes como este abundan en esta muestra de arte. "May you live in interesting times” es el lema que eligió el curador, Ralph Rugoff. En la exposición central, que se reparte en dos escenarios, se mezclan diversos géneros: hay sorprendentemente mucha pintura, una buena cantidad de esculturas y, por supuesto, innumerables fotografías y videos. Instalaciones multimedia refulgen en múltiples rincones de los pabellones de la Bienal y en el Arsenal.

Los temas del momento

Rugoff invitó a participar a menos artistas que en ediciones anteriores. La mayoría aborda en sus obras temas muy actuales: globalización, digitalización, cambio climático o fake news son conceptos recurrentes. Algunos de los creadores los enfrentan con ironía, otros plantean preguntas acuciantes o muestran un espejo de la realidad.

Entre ellos se cuentan las artistas Dominique González-Foerster y Joianne Bittle, que diseñaron en "Cosmorama” un escenario apocalíptico, basado en el cambio climático. La germano-japonesa Hito Steyerl, autora del "Submarino de Leonardo”, invita a un viaje multimedial en el tiempo, por el mundo submarino de la ciudad de los canales. Abarca desde la invención de un arma bélica por parte de Leonardo en 1515, hasta las actuales exportaciones de armamentos. En tres pantallas confluyen imágenes y sonidos, tal como realidad y ficción, arte y política.

Robots y humanos

Conmovedores y sutiles autorretratos presenta la japonesa Mari Katayama, a quien le fueron amputadas ambas piernas debido a una enfermedad. Igualmente llama a reflexionar la obra "Can't help myself”, del duo de artistas pekineses Sun Yuan y Peng Yau. Ellos instalaron en un pabellón un robot industrial, dirigido por computadora, que intenta limpiar con movimientos danzarines una pintura similar a la sangre. Un comentario irónico sobre la existencia humana en tiempos de la inteligencia artificial.

Pero no todo tiene tanta profundidad. La artista alemana partió motos con la precisión de un bisturí y el escultor danés Jeppe Hein diseñó graciosos bancos, cuya superficie parece esquivar elegantemente el trasero de quien desea sentarse en ellos.

Las naciones en Venecia

Algunos países, como Ghana, Madagascar, Malasia y Pakistán, acuden por primera vez a la Bienal. El pabellón de Venezuela, en cambio, permanece vacío, debido a la crisis que atraviesa esa nación.

Gran Bretaña, sacudida por los embates del "brexit”, envió a la artista Cathy Wilkes,  que realizó una instalación misteriosa y poética con muñecos que se asemejan a seres humanos. Austria ofrece un jardín de rosas de cristal, de Renate Bertlmann, y Bélgica transformó su pabellón en una especie de museo folclórico, en el que robots humanoides realizan antiguos trabajos artesanales, mientras en nichos enrejados permanecen los marginados de la sociedad: mendigos, dementes y artistas.

El pabellón alemán, que hace dos años fue premiado, luce esta vez especialmente serio. La germano-iraní Natascha Sadr levantó allí un muro de cemento, que parece un dique. En los altavoces resuenan collages acústicos. Con su obra, la artista critica claramente que Europa cierre sus puertas a quienes huyen de sus países de origen.

DW

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

La bala

Envíada por Claudio Jiménez Rojas | 14 octubre, 2019

Cartas al Director

Noticias del día

TV