martes, 23 de julio de 2019 Actualizado a las 15:00

CULTURA

Cultura - El Mostrador

Radicante: La historia del barco tripulado por artistas que navega por el Estrecho de Magallanes

por 18 junio, 2019

Radicante: La historia del barco tripulado por artistas que navega por el Estrecho de Magallanes
La microresidencia artística Radicante, imaginada y producida por la Red Liquenlab, organización integrada por artistas y gestores oriundos de la Patagonia, celebró más de 260 horas de navegación, luego de concretar su segunda travesía por el extremo sur. Las obras impulsadas durante los días de navegación serán exhibidas durante todo el 2019 en Punta Arenas y luego, algunas de ellas circularán por Santiago y Berlín.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Una travesía marítima por el Estrecho de Magallanes. Un laboratorio en alta mar de siete días, para internarse en las aguas patagónicas y desafiar la historia narrada por los antiguos navegantes. Esa historia que habla de descubrimientos, de tomas de posesión y adoctrinamientos. Un barco de madera que surca los canales y fiordos del extremo sur, trasladando a un grupo de artistas multidisiciplinarios, seleccionados para llevar a cabo una misión: comenzar a dar vida a una obra de arte contemporáneo imaginada y desarrollada en el corazón de la región más austral del mundo.

Eso es lo que hace ya tres años llevan realizando en Punta Arenas, Sandra Ulloa y Nataniel Alvarez, codirectores de la Red de Intermediación Liquenlab, organización independiente que apuesta por levantar proyectos de creación contemporánea, favoreciendo la relación entre arte y ciencia, utilizando la tecnología como medio exploratorio y expresivo.

La aventura navegable fue bautizada como Microresidencia Radicante, y este año celebró su segunda edición con una tripulación integrada únicamente por artistas de la Región de Magallanes, distinto a lo ocurrido en su primera versión, donde convocó a artistas de todo el país. ¿La razón? Ulloa y Alvarez comprendieron la urgencia de fortalecer la creación en el territorio, desde las manos de sus propios habitantes, para que – ad portas de los 500 años de la conmemoración del “mal llamado descubrimiento del Estrecho”, como explica uno de ellos, “no repetir la historia invisibilizando la cultura de nuestro territorio, sobreponiendo las tendencias en el arte que imponen las grandes capitales”.

La historia de Radicante II

El 27 de marzo de 2019 zarpó desde Bahía Mansa la Micro Residencia Radicante, en su segunda edición. Se trató de la poderosa travesía en barco por el Estrecho de Magallanes imaginada, gestionada y producida por la Red Liquenlab, cuya ruta estuvo enmarcada en el Seno Almirantazgo, con la guía especializada de integrantes de WCS - Wildlife Conservation Society, organización especializada en la conservación de la vía silvestre y su hábitat.

“Compartir la experiencia de una expedición artística nace como una necesidad. Y como nosotros vemos la gestión como parte del proceso, como parte obligada de nuestra evolución como artistas, era importante concretarla. En la primera edición hicimos una curatoría con Nataniel, sin embargo, para esta segunda etapa decidimos levantar una convocatoria abierta para sondear profundamente el trabajo que se hace en la región y relevarlo. Sabemos que hay muchos artistas buenos acá, pero es complicado lograr tener un espectro total, sobretodo de los que operan desde lenguajes mas experimentales”, explica Sandra Ulloa, co directora de la Red Liquenlab.

Hay un antes y un después, dicen quienes han navegado esta ruta épica, que en esta segunda edición, reunió a ocho artistas del territorio extremo sur sobre la embarcación MaryPaz II, para sumergirse en reflexiones, observaciones y diálogos profundos con todas las formas de vida de la zona. Por lo demás, se trata de un espacio itinerante de discusión acerca del mal llamado “Descubrimiento del Estrecho de Magallanes”, suceso que es cuestionado en su relato por los creadores de Liquenlab, quienes invitan a cuestionar ese discurso y repensar ese hito planetario.

”Para mí, el territorio es una co-creación artística que hacemos entre todas las especies que lo conformamos, entre los que nos reconocemos como artistas y los que no. El territorio es una co-laboración. La permacultura o la gastronomía son artes de las más elevadas a mi modo de ver. No creo en un arte abstracto, desligado del territorio, para mí todo es muy mundano”, comenta Raimundo Nenen, artista multidisciplianario, integrante de la Microresidencia Radicante II.

Desde otra perspectiva, Carolina Maldonado, bailarina y artista circense magallánica, y también miembro de la tripulación: “La Micro Residencia Radicante fue muy enriquecedora, tanto en lo artístico como en lo personal. Es súper importante dar una base territorial a las creaciones que una hace, como sustento de lo que uno propone, es mucho más potente crear con ese tono, con esa particularidad, que habla desde donde una misma proviene”.

La Micro Residencia Radicante es una travesía navegable por el Estrecho de Magallanes que abre diálogos entre arte, ciencia y territorio.

“El MARitorio te pone a prueba”, dice Nataniel Alvarez, co director de la Red Liquenlab, quien hace hincapié en la necesidad de levantar discursos y creaciones artísticas desde la Patagonia hacia el resto del mundo, ad portas de cumplirse 500 años del mal llamado “Descubrimiento” del Estrecho de Magallanes. "Esta es una residencia navegable, una experiencia extrema, que demanda estar en forma para soportar los rigores del clima y del mar. No es un crucero turístico: Navegamos en una embarcación de pesca artesanal adaptada para realizar expediciones. Es un espacio pequeño que demanda estar en convivencia, interactuando  con todo y con todos. No hay espacio para "divismos", lo que hay es mucho ánimo para explorar", concluye.

Una tripulación diversa y con raíz magallánica

La selección de quiénes serían los artistas idóneos para dar vida a esta segunda expedición, no fue tarea fácil. La Red Liquenlab recibió más de 60 postulaciones en su convocatoria para poblar el navío en esta segunda edición, postulaciones que se caracterizaron por lo diverso de las propuestas y por lo multidisciplinario de los creativos interesados en la micro residencia.

Artistas escénicos, visuales, provenientes del mundo del circo, la música, la fotografía, la artesanía, entre tantas otras más posibilidades, presentaron sus ideas para argumentar porqué debían ser  parte de esta experiencia.

Finalmente los seleccionados fueron Raimundo Nenen, con “Mapu: No hay suficiente espacio en la memoria del dispositivo"; Fernanda Àguila e Ignacio Núñez, con "Fragmentos del Estrecho”; Leopoldo Pizarro, con “Kawésqar Wæs : Espacio Nómada”; Jimena Saiter con “Bajo un cielo de madera -Nómades"; Carolina Maldonado: “Bitácora de viaje y seres marinos milenarios”; Simiel Díaz con “Objetos de Sara Braun” y Juan Manuel Herrera con “Bitácora sonora radicante: ¿Qué ha cambiado y qué se conserva en el Estrecho 500 años después de la Expedición de Magallanes?”.

Hoy cada uno de los seleccionados tiene la misión de dar a conocer los avances d esu obra en la vitrina – dispositvo que la Red Liquenlab abre en Punta Arenas. La programación de exhibiciones está pensada para para todo lo que resta de este 2019 y ya abrió sus puertas con la obra “Fragmentos del Estrecho”, del dúo Dramaustral. Y actualmente se encuentra en cartelera en Punta Arenas "Opérculo, vidas milenarias", de Carolina Maldonado. Todas las obras, además, serán exhibidas en la s´petisa edición de  LUMEN, Encuentro Internacional de Arte Contemporáneo y Nuevos Medios en la Patagonia, que se realizará en noviembre de este año.

La Red Liquenlab ya se encuentra diseñando la próxima Microresidencia Radicante, programada para marzo de 2020, convocatoria que esta vez contemplará un cupo internacional, tres cupos nacionales y cuatro cupos para artistas de Magallanes.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV