viernes, 26 de febrero de 2021 Actualizado a las 14:18

CULTURA

Cultura - El Mostrador

Congreso Futuro cierra con advertencia sobre inteligencia artificial y biología sintética

por 22 enero, 2021

Congreso Futuro cierra con advertencia sobre inteligencia artificial y biología sintética
Para el estonio Jaan Tallinn, uno de los creadores de Skype, la era del cerebro humano como principal fuerza en el planeta está llegando a su fin, ya que ahora comenzó la delegación, cada vez mayor, de "nuestras decisiones en las máquinas". "Y cualquier CEO sabe que cuando delegas, pierdes el control sobre lo que va a ocurrir", alertó. También dijo que "si no somos cuidadosos con el tipo de organismos que vamos a crear, puede que tengamos un efecto negativo e incontrolable". Y haciendo referencia al coronavirus -"un organismo diminuto que está creando problemas a nivel mundial"-, "imagina lo que se puede crear diseñando algo de manera deliberada". A medida que progresa la tecnología, "empoderas a grupos de humanos cada vez más pequeños. En algún momento podrías tener a una sola persona loca que sea capaz de afectar el planeta entero".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La neurocientífica teórica estadounidense y experta en inteligencia artificial Vivienne Ming y el programador e inversor estonio Jaan Tallinn, más conocido como uno de los creadores de Skype, fueron parte del panel "Habitar la incertidumbre", con el cual culminó este jueves el Congreso Futuro 2021, que se rigió bajo el lema homónimo, en el principal encuentro de científicos de intelectuales de Chile.

Tallin también es conocido por ser fundador del Centro para el Estudio del Riesgo Existencial con Huw Price y Martin Ree. Entre sus preocupaciones están la inteligencia artificial (IA), la biología sintética y lo desconocido que proviene del desarrollo tecnológico.

Ming se enfocó en la educación de los niños y la necesidad de prepararlos para un futuro incierto, con diversas cualidades como la resiliencia, la creatividad y la adaptabilidad. También "tener sentido de investigación, poder explorar ideas".

"Si le estamos dando tanto poder a las élites y a la inteligencia artificial, lo que se necesita es una sociedad llena de generadores de problemas, llena de gente que tenga el coraje de decir lo que siente".

También dijo que sólo los seres humanos podrán resolver los problemas, y no la IA. "Todo está impulsado directamente por nuestra capacidad. Todo depende de nosotros, de la humanidad para que haga diferencia".

Los riesgos de la IA

Para el estonio, la era del cerebro humano como principal fuerza en el planeta está llegando a su fin, ya que ahora comenzó la delegación, cada vez mayor, de "nuestras decisiones en las máquinas". "Y cualquier CEO sabe que cuando delegas, pierdes el control sobre lo que va a ocurrir".

Un tema delicado, en sus palabras, si se toma en cuenta que el ser humano, en virtud del cambio climático, deberá seguir gobernando al menos un siglo más.

Tallinn puso como ejemplo el uso de IA para ganar más dinero en los mercados bursátiles, lo que "podría tener efectos inesperados en el sector económico". Efectos colaterales, tales como ocurrió con la revolución industrial y el cambio climático.

En ese sentido, el crecimiento de la IA es un riesgo en sí mismo, estima, y cree que debe haber un control más riguroso de la misma para asegurar un "buen futuro".

Biología sintética peligrosa

En cuanto a la biología sintética, "si no somos cuidadosos con el tipo de organismos que vamos a crear, puede que tengamos un efecto negativo e incontrolable".

Un ejemplo es el coronavirus, "un organismo diminuto que está creando problemas a nivel mundial". Aunque es un organismo natural, Tallinn planteó "imagina lo que se puede crear diseñando algo de manera deliberada".

Los organismos sintéticos no sólo pueden causar un daño intencional, sino tener efectos colaterales desconocidos, advirtió, sobre todo tomando en cuenta que, a diferencia de la naturaleza, los seres humanos sí pueden apuntar a ello.

Una clave, en ese sentido, es que a medida que progresa la tecnología, "empoderas a grupos de humanos cada vez más pequeños. En algún momento podrías tener a una sola persona loca que sea capaz de afectar el planeta entero".

Por otro lado, el ser humano tiende a minimizar el riesgo "con la esperanza de que todo salga bien y obtengan una publicación científica, o lo que sea. (El riesgo es) que es inteligente para crear algo, pero no lo suficiente para crear algo seguro", concluyó.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV