martes, 21 de septiembre de 2021 Actualizado a las 03:01

CULTURA

Cultura - El Mostrador

Cineasta Dominga Sotomayor: “Después del estallido estuvimos todos más juntos que nunca, con la pandemia más separados que nunca”

por 9 agosto, 2021

Cineasta Dominga Sotomayor: “Después del estallido estuvimos todos más juntos que nunca, con la pandemia más separados que nunca”
La destacada realizadora estuvo en el Festival de Cannes presentando la antología “The year of the everlasting storm”, donde dirigió un corto junto con destacados cineastas de distintas partes del mundo, entre ellos, Jafar Panahi de Irán, Anthony Chen de Singapur y Laura Poitras de Estados Unidos. La película reúne siete cortometrajes que fueron filmados cada uno por un director y donde abordan su experiencia durante la pandemia en 2020. La antología “es súper sencilla, lo que tiene es que es un compilado de visiones muy diferentes. Cada director tiene un estilo muy distinto, pero todo lo hicimos al mismo tiempo en un momento en que todo el mundo enfrentaba la misma fragilidad”, cuenta.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El 2020 no fue un buen año para la industria cinematográfica: cines cerrados, estrenos y festivales postergados o directamente cancelados, y en la creación, imposibilidad de grabar. En ese contexto a Dominga Sotomayor la contactaron de la productora estadounidense Animal Kingdom, responsables de películas como It follows (2014), Paterson (2016) y The Dead don’t die (2019) de Jim Jarmusch, para invitarla a participar en el proyecto colectivo The year of the everlasting storm.

La película fue estrenada en julio en el Festival de Cannes y reúne siete cortos de directores de distintos lugares del mundo, para que narren sus propias experiencias durante la pandemia, según detalla Sotomayor.

Los cineastas son Anthony Chen de Singapur, ganador del Palma de Oro del Festival de Cannes en 2013 por la película Ilo Ilo; Malik Vitthal, director estadounidense de Imperial Dreams (2014); Laura Poitras, documentalista estadounidense ganadora del Oscar en 2014 por Citizenfour; Apichatpong Weerasethakul, director, artista y escritor tailandés reconocido por Uncle Boonmee who can recall his past lives (2010); David Lowery, director estadounidense de A ghost story (2017); y el destacado director iraní Jafar Panahi, quien no tiene permitido salir de su país porque las temáticas de sus películas no cumplen con los requerimientos del gobierno iraní.

“Cuando me invitaron me dijeron que Jafar Panahi, un director iraní que yo admiro mucho, que ha estado preso en Irán y que ha trabajado con muchas restricciones al no permitirle salir de su país o de su casa, era la inspiración para este proyecto”, cuenta la realizadora.

Esta no es la primera vez que la directora de Tarde para morir joven (2018) trabaja en un proyecto colectivo. En 2013 codirigió el corto La Isla, junto a la directora polaca Katarzyna Klimkiewicz. Además, durante el 2020 realizó un intercambio de cartas visuales con la española Carla Simón, titulada Correspondencias.

La cineasta Dominga Sotomayor explica que, cuando le propusieron el proyecto, el único director que sabía que era parte de la antología era Jafar Panahi, y las reglas para poder filmar eran las restricciones por el coronavirus impuestas por los gobiernos de cada uno de los países donde se encontraban los cineastas.

“Nos ofrecieron un presupuesto bastante limitado para cada corto y había ciertas reglas, como que no podíamos arrendar ciertos equipos, no podíamos ir en contra de las leyes de las cuarentenas de nuestros países, por ejemplo, si Chile estaba con  un permiso de dos horas, yo tenía que respetar eso, y lo demás podía ser muy libre, de hecho podía ser un documental o una ficción”, relata la directora.

Filmar en cuarentena

Con estas instrucciones en julio de 2020, en plena cuarentena en la Región Metropolitana, Dominga Sotomayor visitaba durante los fines de semana la casa de su madre, ubicada en la comuna de Peñalolén, para filmar con ella y su hermana, dado que ambas son actrices.

“Me motiva mucho trabajar con mi familia, con ellas en especial. Siento que es un corto de las tres, nosotras tres inventamos esta historia y pasamos tiempo juntas y así surgió el proyecto. Es bonito porque es un proyecto cero pretencioso, la idea era hacer un corto que retratara el estado de las cosas desde mi punto de vista. El año pasado fue un tiempo súper extraño, por lo menos para mí como cineasta”, explica.

Francisca Castillo, la mamá, y Rosa García-Huidobro, la hermana de la cineasta, han trabajo anteriormente con Sotomayor en los cortometrajes Noviembre (2007), La Isla (2013), Los Barcos (2016).

“Quería  trabajar con mi mamá y mi hermana porque eran las dos únicas personas que yo estaba viendo en julio del año pasado y teníamos un permiso a la semana para salir de dos horas, entonces lo que hice fue irme a Peñalolén donde vive mi mamá. Ellas viven juntas y me fui un par de fines de semana con tres personas más”, relata la cineasta.

“Mi hermano me estaba ayudando, una amiga, mi mamá y mi hermana. Fue todo como muy precario y eso fue bonito, esa posibilidad de hacer algo con lo mínimo e indispensable”, agrega.

Según Dominga Sotomayor, la experiencia fue significativa debido a los cambios que han afectado al país desde el inicio del estallido social.

“Después del estallido estuvimos todos más juntos que nunca y después nos tuvimos que encerrar y estábamos más separados que nunca. Fue súper difícil emocionalmente. También, como que era imposible filmar. Entonces, estoy agradecida de que me hayan invitado a este experimento”, expresa.

Un proyecto colectivo

Pese a que la experiencia del coronavirus es global, Dominga Sotomayor comenta que no sabía sobre qué estaban trabajando los otros directores y que, al ver el resultado final, se sorprendió porque, más allá de hablar de las experiencias personales respecto al encierro, la película resultó ser una reacción a un momento particular mundial.

“Nosotros no sabíamos lo que estaban haciendo los demás, pero hay muchos puntos de unión. Siento que es un documento de un estado tan colectivo en el que estábamos el año pasado, bueno, en el que seguimos estando, entonces no es como una película sobre la pandemia, yo creo que es una película atravesada o una reacción súper espontánea a ese momento”, comenta Sotomayor.

Además, la cineasta agrega que la antología “es súper sencilla, lo que tiene es que es un compilado de visiones  muy diferentes. Cada director tiene un estilo muy distinto, pero todo lo hicimos al mismo tiempo en un momento en que todo el mundo enfrentaba la misma fragilidad”

Dado que The year of the everlasting storm se estrenó presencialmente, comenta que la experiencia de estar en el Festival de Cannes le permitió volver a las salas de cine, pues en Chile recién hace algunas semanas tienen permitido abrir sus puertas, dependiendo de la fase de la comuna, y con restricciones de aforo y pase de movilidad.

“Hace dos años que no entraba a un cine y fue muy emocionante, soy muy creyente en la experiencia de ver películas en el cine y sobre todo ahora, que estamos tan conectados todo el tiempo con tantas cosas y tanta información, es un lujo tener la posibilidad de desconectarse dos horas”, dice.

Clases en la Universidad de Harvard

Actualmente, Dominga Sotomayor se está preparando para viajar a Estados Unidos, donde hace un año hace clases en la Universidad de Harvard. Debido a la pandemia no pudo realizar clases presenciales, sin embargo, en septiembre comienza un nuevo año académico que sí será presencial en Boston.

“Me motiva mucho hacer clases, tengo que estar todo el día estudiando y conectándome con cineastas jóvenes. Fue estimulante y difícil el primer año, porque era por Zoom. Se suponía que yo me iba a ir para allá en agosto del año pasado y no me pude ir por la pandemia, entonces fue un año de mucho trabajo. Ahora en agosto me voy para allá, voy a hacer un año de clases en vivo”, comenta.

En relación con sus proyectos como cineasta, señala que está trabajando en un largometraje que anunció en el Festival de Cannes y que posiblemente será filmado en Noruega.

“Estoy trabajando en un proyecto nuevo que se llama Niebla. Todavía no he contado de qué se trata porque está en desarrollo y estoy terminando de escribir el guion y espero que se filme de aquí a un año o dos años. Quiero que ese sea mi próximo largo”, sentencia.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV