sábado, 23 de marzo de 2019 Actualizado a las 02:12

OPINIÓN

Autor Imagen

Piñera ante la ola ultraconservadora

por 25 noviembre, 2018

Piñera ante la ola ultraconservadora
La imagen de la “amenaza” une y articula los esfuerzos de manipulación del alma popular en Europa, Brasil o Estados Unidos, como lo hizo Pinochet en Chile con el plan “Z”. Ahora la realidad chilena es otra, ya no hay dictadura, por eso, es penoso que la ansiedad mediática de Piñera lo empuje a fortalecer vínculos políticos con fuerzas ultra conservadoras que venden el pasado como idea de futuro y se olvida que Chile no fue imperio, tampoco es una mega potencia, no se generó una corte o élite burocrática que tuviera facultades autocráticas que le permitieran designar su propia sucesión en el poder. En Chile se fundó una República y no una monarquía.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Chile es un país influido por las “modas”, incluso en la política, pero es tan distinto en su configuración social y cultural, y en su organización económica y política que copiar lo ajeno no ha dado buen resultado; es lo que le podría ocurrir a Sebastián Piñera si navega en la ola ultra conservadora que parece tentarlo con sus recientes avances.

Sin embargo, el homicidio del comunero mapuche, Camilo Catrillanca, y el descrédito de las tesis oficialistas al conocerse la destrucción de la tarjeta de memoria de su cámara de grabación por un efectivo policial que tomó la clara decisión de borrar pruebas claves de la investigación, situación que ya provocó la renuncia del Intendente de la Araucanía, seguramente aleccionará al Presidente de cómo una acción militarizada en esa región puede llevar a un fracaso político absoluto.

Hoy la violencia del Estado sólo conduce al descontrol, al colapso de las políticas públicas y a más confrontación irracional.

También el neofascismo en Europa utiliza la migración de millones de personas que con desesperación cruzan el mar Mediterráneo, en una ola incontrolable, para avivar una agresiva xenofobia, en especial, allí donde el efecto de la desigualdad es más duro, identificando el aumento de precios, el desempleo y el deterioro de los derechos sociales con las miles de familias que huyen de guerras o insolubles conflictos que destruyen los Estados del Medio Oriente, África y otras regiones.

El primer fin de semana de noviembre, el gobernante, en su incesante ajetreo mediático entró en el ámbito de la teoría política para descalificar a la izquierda y sectores progresistas, en un guiño de “bolsonerizacion”, que dicen será de buen tono el próximo tiempo. Quizás le inquieta el bullicio de J.A. Kast, pero en Chile...no se hace el Festival de Río.

Hay factores concretos de la oleada ultra conservadora, en particular, el autoritarismo ultranacionalista de sus figuras estelares, como Trump o Bolsonaro, que no se repiten en Chile, pero el personalismo presidencial le hace imitar a los animadores globales de este fenómeno, así atacó desfigurando en forma grosera el pensamiento socialista como si fuera único habitante del país y no deba después recurrir a lacrimógenas exhortaciones por el bien común que cada día son más difíciles de creer.

Piñera pretende que en la oposición recaiga la responsabilidad por la corrupción que afectó, no de modo exclusivo pero sí principal, a la derecha en los casos SQM, Penta, Corpesca y financiamiento irregular de la política. El grueso de los imputados fueron ministros y subsecretarios de su gobierno, parlamentarios de su sector y cercanos suyos. El lodo que lanza a los demás recae sobre sus propios atuendos.

En sus palabras se confirma que Piñera hará de su gobierno el comando de campaña de la derecha el 2021, en un alarde de soberbia notifica que su programa electoral fue diseñado para 8 años y no para 4, o sea, que su propósito es instalar un incondicional a él como sucesor. Ya lo saben en la derecha, el que desde allí postule a presidenciable debe rendir pleitesía al gobernante desde ahora, en una reedición del antiguo sistema mexicano del “dedazo”.

Pero, Piñera no debe olvidar que si bien logró instalar su personalismo en la derecha, esa no es la cultura política que orienta el régimen democrático en Chile, que en las urnas no hay como alterar el ejercicio de la soberanía popular, que el país condena el proselitismo electoral con fondos públicos y que ni Pinochet, con el monopolio del poder, pudo doblegar esa voluntad nacional.

Ahora bien, los términos de autoritarismo, populismo o fascismo, cada uno separado del otro, no son capaces de caracterizar o describir el fenómeno que creció y ganó en Estados Unidos, Italia y Austria y también en Brasil en medio de una grave crisis de legitimidad del sistema político. Además, se expresa en estas corrientes populistas un fuerte militarismo y un conservadurismo atávico que defiende anacronismos que la humanidad ha ido dejando atrás.

El objetivo totalitario de concentrar la fuerza y autoridad del Estado, en un liderazgo carismático único, a la postre excluyente, para resolver el vacío de seguridad y orden que ven como lo primordial, los sitúa en una ruta que socava el régimen democrático, al creer que la comunidad para que acate debe temer, y eso hacen, atemorizan a la población para someterla.

El miedo es diverso, puede ser a la violencia estatal o de la delincuencia, a la vida en las favelas o a la caravana de inmigrantes, a los disturbios callejeros o la violencia del narcotráfico, a los desmanes de las “barras bravas”, el auge de las marchas feministas o la fuerza de los sindicatos, el autoritarismo xenófobo y de ultraderecha azuzará los temores, en especial, en los asentamientos humanos vulnerables para aislar y dividir a las fuerzas políticas de vocación popular, difundir el apoliticismo y confundir la visión del sector más desposeído respecto de cuáles son sus auténticos intereses, dentro del interés de la nación.

Trump, con el lema “volver a la grandeza”, repone la idea de un orden global con la total supremacía de los Estados Unidos, azuza en la población el temor a perder esa condición e identifica lo que considera la decadencia del país con la mayor integración racial y el respeto a la diversidad que simboliza en Obama y los “demócratas”, no le importa saber que no es posible volver a los años 90.

Como retornar a la grandeza no es fácil, en las elecciones de mitad del periodo, Trump levantó la amenaza de la “invasión”, o sea, satanizo la inmigración desesperada de miles de familias centroamericanas que van hacia Estados Unidos, manipulando uno de los más primitivos sentimientos humanos, el temor visceral a que una horda repentina, proveniente de un “submundo” desconocido le arrebate a la gente su “propiedad”.

También el neofascismo en Europa utiliza la migración de millones de personas que con desesperación cruzan el mar Mediterráneo, en una ola incontrolable, para avivar una agresiva xenofobia, en especial, allí donde el efecto de la desigualdad es más duro, identificando el aumento de precios, el desempleo y el deterioro de los derechos sociales con las miles de familias que huyen de guerras o insolubles conflictos que destruyen los Estados del Medio Oriente, África y otras regiones.

Con ello, una derecha agresiva, de raíces neofascistas oculta la desigualdad que cada día crece incontenible provocando una enorme fractura social, además, con ese odio tapa la corrupción e irresponsabilidad, el desparpajo y el cinismo de sus propios líderes, como el caso de Berlusconi en Italia.

Por su lado, Bolsonaro en Brasil, busca una época incluso anterior, aquella de la total supremacía blanca, el periodo de la opresión racial, social y de género, y ante la delincuencia ocupar barrios y comunidades con tropas que den “seguridad” a la población; aunque retroceder cien años sea imposible, añora la era sin contrapeso de los hacendados blancos, cuya voz era el poder.

Se trata, sin decirlo, del dominio absoluto de quienes se irritan por el avance democrático, el ejercicio del pluralismo y la aceptación de la diversidad; son financistas, militaristas y xenófobos que usan a la misma gente que luego someterán para escalar al poder, en suma, es una plutocracia racista que ha mangoneado la realidad de América Latina durante décadas y que busca reinstalar un orden excluyente y una seguridad policiaca restringiendo las libertades.

La imagen de la “amenaza” une y articula los esfuerzos de manipulación del alma popular en Europa, Brasil o Estados Unidos, como lo hizo Pinochet en Chile con el plan “Z”, cuya base se levantaba desde la invención de una “amenaza” constituida por un “ejército de cubanos”, falsedad que incluso se volvió a repetir hace poco a propósito de un año más desde el golpe militar de 1973.

Ahora la realidad chilena es otra, ya no hay dictadura, por eso, es penoso que la ansiedad mediática de Piñera lo empuje a fortalecer vínculos políticos con fuerzas ultra conservadoras que venden el pasado como idea de futuro y se olvida que Chile no fue imperio, tampoco es una mega potencia, no se generó una corte o elite burocrática que tuviera facultades autocráticas que le permitieran designar su propia sucesión en el poder. En Chile se fundó una República y no una monarquía.

Además, esos lugares comunes contra el socialismo y la izquierda de su entrevista, bien pudieron ser dichos de alguno de los ministros de Pinochet, porque cuando la desigualdad crece y el desempleo no cede, es más fácil al que detenta el poder “echarle la culpa al empedrado”, atacar a los que piensan distinto, que la responsabilidad sea trasladada a terceros y evadir la propia.

Pero, hay actos de corrupción que están en la base de la derrota de la izquierda y dan cuenta de la magnitud del desafío político que se presenta ante el avance de la ultraderecha, debido a que experiencias de reivindicación popular, como la de Brasil con el PT, se desbaratan por la incapacidad de impedir el enriquecimiento indebido y el mal uso del Estado, factores decisivos en el lamentable retroceso de la izquierda, después de una larga etapa de acumulación de fuerzas y construcción democrática.

La ausencia de proyectos de sociedad, coherentes con la realidad de cada país, que respondan al quiebre social generado por la desigualdad y sus efectos de desencanto y descrédito institucional, y el agudo problema de corrupción que ha penetrado el sistema político, son factores que han alimentado en grado decisivo el alza del conservadurismo y sus expresiones políticas de ultraderecha.

Como impulsar el pasado como meta política es incoherente, el ultraconservadurismo se recubre de un relato autoritario y agresivo, es la huella del nazi fascismo que primero descalificó, luego chantajeó y se impuso por la fuerza siendo minoría; el conservadurismo autoritario actúa como discípulo político del extremismo de los nazis, al igual que ellos siembra el temor y la parálisis, por eso no hay que doblegarse a su prepotencia.

Así aparece la acción de grupos de choque de jóvenes oligarcas que utilizan a sectores del lumpen y elementos infiltrados sin domicilio conocido, este procedimiento ha sido ensayado muchas veces, ejemplo de ello fueron las camisas pardas de los nazis en Alemania, que también fueron replicadas en Chile, a fines de los años 30.

En los 70, para generar violencia, caos y desgobierno contra Salvador Allende, el grupo fascista “Patria y Libertad” fue lanzado a la calle, financiado por manos ocultas, orquestaba disturbios en el centro de Santiago y era la fachada de acciones terroristas de ultraderecha contra líneas férreas y otras instalaciones. Hubo huellas de ese grupo extremista en el asesinato del general Schneider, así como, en el fracasado putsch golpista del 29 de Junio de 1973, cuando sus cabecillas huyeron de Chile.

Ahora un autodenominado “movimiento social patriota” aparece con la misma matriz provocadora y antipopular, no hay que caer en sus provocaciones homofóbicas y misóginas ni en su grosero machismo, sin renunciar o impedir la manifestación social de la anchísima y diversa mayoría humanista y libertaria del país. Ese es el auténtico desafío democrático, no un orden represivo que está tras la idea del “comando jungla”.

Ello exige unidad, entendimiento y superar el desencanto, la apatía afecta la participación política y social; los demócratas chilenos deben evitar que se produzca la fatal división que anuló en Alemania la mayoría democrática antes de imponerse el nazismo. El acuerdo de los humanistas, de centro y de izquierda, será la clave del tiempo futuro.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV