sábado, 16 de octubre de 2021 Actualizado a las 15:28

OPINIÓN

Autor Imagen

¡Inflación!

por 12 octubre, 2021

¡Inflación!
El Banco Central y los economistas transversales no entienden que, a diferencia de situaciones anteriores, por primera vez los estímulos de demanda han ido directamente a aumentar la demanda que enfrentan las pymes y empresas medianas. Esto, porque tanto las ayudas sociales como los retiros AFP incrementan directamente el poder de compra de los sectores de menores ingresos y sectores medios, y esta mayor demanda se canaliza fundamentalmente a las pymes y las empresas medianas. Por lo tanto, la respuesta de oferta e inversión de estos sectores frente a la mayor demanda es clave para lograr que los estímulos de demanda se transformen en mayor producción e inversión, no en mayores precios. Si se matan estas respuestas de oferta e inversión, se va a generar lo que se supone se quiere evitar: una inflación permanente.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En Chile, los precios suben porque los precios de una gran variedad de productos se están incrementando en todo el mundo. 

La única manera de amortiguar estas alzas es controlando el alza del dólar, ya que obviamente otras políticas internas no pueden afectar los precios internacionales. Durante este año el alza del dólar ha sido significativa, se estima que se encuentra en su mayor valor real de los últimos 30 años y esto ocurre cuando las reservas internacionales del Banco Central (BC) se encuentran en su mayor nivel de la última década (Roberto Zahler). Es importante señalar que el valor de la divisa se mantuvo estable entre junio de 2020 y marzo de 2021, es decir, los dos primeros retiros de AFP, que ocurrieron en el año 2020, no tuvieron efecto alguno sobre el precio de la divisa. Solamente en el tercer trimestre de 2021 el dólar sube de manera persistente, trimestre en el cual los aumentos de precio del IPC se aceleran. 

Además, en las condiciones actuales, las alzas de intereses que pueda implementar el BC posiblemente tienen una baja efectividad para reducir el precio del dólar (ver, por ejemplo, Keyra Primus, IMF Working Papers, 2016, con evidencia para pequeñas economías abiertas, como la chilena).  

Me imagino que el Banco Central debe saber que revertir las alzas del dólar debe estar entre las políticas claves para reducir los impactos inflacionarios que vienen de fuera del país. Por lo tanto, uno esperaría que esta fuera una meta clara del BC. Sin embargo, esta entidad ha hecho exactamente lo opuesto, y más bien ha exacerbado el alza del dólar. Es decir, para decirlo claro, el Banco Central no ha hecho nada bien. Aquí van las razones:

  1. En lugar de vender dólares para mitigar el precio de la divisa se ha dedicado a comprar dólares, agravando así su alza en el mercado. Esto, a pesar de que sus reservas internacionales están en niveles muy altos, US$53.000 millones al 30 de septiembre de 2021.
  2. Ha subido violentamente la tasa monetaria y amenaza con subirla de aquí a fin de año a niveles sobre 3 o 4 por ciento. Como planteamos anteriormente, esta es una herramienta débil para reducir el precio del dólar, dadas las circunstancias actuales, pero lo que sí puede causar es una asfixia de la incipiente respuesta de oferta del sector de empresas medianas y pequeñas, que han sido las beneficiadas de los aumentos de demanda. Es decir, dificulta el “matching” de mayor oferta a mayor demanda. 
  3. En lugar de estimular a las AFP a vender los activos que tienen en el extranjero, el BC las ha apañado facilitándoles vender activos nacionales, mediante varios esquemas ad hoc, incluyendo compras contado y ventas a plazo (CC-VP) y otros.
  4. En lugar de estimular la respuesta de oferta e inversión de las pymes, la obstruye, no solo por el alza de intereses sino también por no decir nada que pudiera neutralizar la campaña del terror existente, que predice un verdadero apocalipsis económico. Esta campaña además contribuye al alza del dólar. 
  5. En lugar de mostrar un camino moderado para salir de la crisis, los aumentos de la tasa monetaria actual y las reiteradas declaraciones del BC sobre futuros grandes aumentos afectan negativamente las expectativas de los agentes económicos, magnificando así un pesimismo generalizado en los mercados financieros que, en definitiva, conduce a una mayor depreciación del peso y, por lo tanto, a incrementos de los precios. 
  6. Tanto la campaña del terror económico como el deterioro de las expectativas que causan los actos y declaraciones del BC son graves, porque contribuyen a obstaculizar la respuesta de oferta e inversión de las pequeñas y medianas empresas a los estímulos de la demanda, lo cual puede generar un desbalance oferta-demanda y causar, así, aumentos mayores y permanentes en los precios. 

En mi opinión, el BC y los economistas transversales no entienden que, a diferencia de situaciones anteriores, por primera vez los estímulos de demanda han ido directamente a aumentar la demanda que enfrentan las pymes y empresas medianas. Esto, porque tanto las ayudas sociales como los retiros AFP incrementan directamente el poder de compra de los sectores de menores ingresos y sectores medios, y esta mayor demanda se canaliza fundamentalmente a las pymes y las empresas medianas. 

Por lo tanto, la respuesta de oferta e inversión de estos sectores frente a la mayor demanda es clave para lograr que los estímulos de demanda se transformen en mayor producción e inversión, no en mayores precios.

Si se matan estas respuestas de oferta e inversión, se va a generar lo que se supone se quiere evitar: una inflación permanente.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV