jueves, 4 de junio de 2020 Actualizado a las 17:11

MUNDO

Anticipación y tecnología, la clave del éxito de Israel en la lucha contra el coronavirus

por 1 abril, 2020

Anticipación y tecnología, la clave del éxito de Israel en la lucha contra el coronavirus

Crédito: EFE

El país de Medio Oriente ha desarrollado una aplicación a través de la cual el Ministerio de Sanidad informa a los ciudadanos si estuvieron cerca o en la misma ubicación de una persona contagiada. De esa manera, quien recibe el mensaje debe aislarse y ponerse en contacto con su centro sanitario. En ese país, la cifra de contagiados hasta este miércoles era de 5.500 y 21 personas fallecidas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En medio de las escandalosas cifras de contagiados y muertos por la pandemia del coronavirus, hay países que han logrado contener el avance del virus de exitosa. Uno de ellos es Israel, que suma 5.500 contagios y solamente 21 muertes.

La clave del éxito de este país se ha basado en dos pilares: anticipación y tecnología. El país de Medio Oriente ha desarrollado una aplicación a través de la cual el Ministerio de Sanidad informa a los ciudadanos si estuvieron cerca o en la misma ubicación de una persona contagiada. De esa manera, quien recibe el mensaje debe aislarse y ponerse en contacto con su centro sanitario, señala un reportaje del diario El Confidencial.

Junto a ello, el país ha tomado medidas drásticas para evitar la propagación del virus. en febrero, cuando se supo del primer contagio de coronavirus en el país -una ciudadana que había estado en el crucero Diamond Princess, atracado en Japón- se tomó la decisión de prohibir la entrada de ciudadanos provenientes de Corea del Sur y Japón e impuso una cuarentena de 14 días para aquellos ciudadanos que estuvieron en esos países. Sólo cinco días más tarde, China, Tailandia, Singapur, España e Italia se sumaron a la lista de países con restricciones, y una semana después, la medida se extremaba al resto de países.

Cierre de fronteras y la prohibición de reuniones de más de 100 personas son otras de las decisiones que tomó el Gobierno de Israel para contener el avance del covid-19, medidas que fueron tomadas durante los primeros días de marzo.

"España e Italia, curiosamente, registraron su primer positivo el mismo día, el 31 de enero, nosotros el 21 de febrero. Eso nos dio tres semanas de margen que fueron clave para prepararnos, nos lo tomamos muy en serio. Cuando llegó el primer caso ya había un plan, ya sabíamos cuáles serían los siguientes pasos a tomar el día siguiente", dijo a El Confidencial Michal Linial, investigadora y profesora del Departamento de Química Biológica de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

El papel de la ciencia

La ciencia también ha jugado un papel fundamental en la contención del coronavirus, considerando que Israel es uno de los países que más apuesta por la investigación y el desarrollo (4,9% del PIB).

"Digamos que se nos tiene bastante en cuenta. Empezamos a hacer presión de abajo hacia arriba, creamos reuniones de expertos, hablamos con políticos, asustamos a la población pero en el sentido positivo, para despertarlos y alertar de lo que se nos venía encima. El sistema sanitario israelí no es tan potente como el de España o Alemania, tenemos muchas menos camas y médicos por 100.000 habitantes y, en parte por eso, por el miedo a lo que podía ocurrir, por el miedo a perder vidas, que es algo muy enraizado en la sociedad, se tomaron medidas desde el primer momento", dijo Linial.

A medida que el virus ha ido avanzando, Israel ha ido extremando medidas. Con 109 casos positivos, el siguiente paso fue cerrar las escuelas y universidades. En España, por ejemplo, se tomó la misma medida con 10 veces más casos por millón de habitantes.

"Las medidas han sido graduales, pero muy rápidas. Dos días después de las escuelas cerraron los bares, restaurantes y museos. A los dos días, se envió a todo el mundo a teletrabajar y se redujo un 75% el transporte público. Así hasta la declaración del estado de emergencia el 19 y el confinamiento de toda la población la semana pasada", explicó Linial.

Luego, con 2.200 casos confirmados y cinco fallecidos, el primer ministro Benjamín Netanyahu determinó el confinamiento de los ciudadanos en sus hogares. Sólo podían salir a comprar o trabajar en puestos esenciales. Ese día, Netanyahu también confirmó el lanzamiento de una app que ayudaría al combate del covid-19.

Sin embargo, la app generó rechazo en un principio, al tratarse de un software que era usado anteriormente por el servicio de inteligencia de Israel para espionaje antiterrorista. Cuando una persona da positivo por coronavirus, sus datos son enviados al gobierno, quienes sabrán al instante quiénes estuvieron en contacto con el contagiado, y les avisará a través de un mensaje.

"Las cifras son la mejor prueba de que la herramienta está funcionando. Se diseñó al inicio para luchar contra el terrorismo, pero ahora se usa para salvar vidas. Desde el punto de vista de privacidad, solo un reducido equipo aislado y secreto del servicio de Inteligencia israelí es el que analiza los datos y los comunica al Ministerio de Salud. Cuando la epidemia termine, no se usarán estos datos para nada más", dijeron a El Confidencial fuentes diplomáticas.

"Creo que la gran mayoría de la gente aquí está de acuerdo en dos cosas: uno, que las vidas son más importantes que la privacidad, y dos, que cuando acabe todo esto no permitiremos que pisen nuestra privacidad. Pero por ese orden", dijo Michal Linial.

Una base tecnológica fuerte

Otra de las ventajas que presenta Israel es contar con una "base tecnológica fuerte". Así lo aseguró Michal Linial, quien sin embargo cree que no se ha hecho nada distinto al resto de los países, sino que lo han hecho muy pronto. "Es verdad que hay una base tecnológica muy fuerte, pero en el fondo creo que no hemos hecho nada tremendamente diferente al resto de países. La gran diferencia es que lo hemos hecho muy pronto y el resto ha llegado tarde".

Por otra parte, la investigadora manifestó preocupación por la población ultraortodoxa, a la que aún no se ha podido controlar completamente. De hecho, más del 50% de los contagiados por covid-19 en Israel, son judíos ultraortodoxos. "Es una población que vive en grandes familias, tiene otras reglas de higiene, no llevan móviles ni se informan como el resto. La situación aún se puede complicar mucho, son cerca del 20% de la población total y esto nos preocupa".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV