miércoles, 27 de enero de 2021 Actualizado a las 14:22

PAÍS

1.500 voluntarios participarán del ensayo de la vacuna de Oxford y AstraZeneca en Chile

por 4 diciembre, 2020

1.500 voluntarios participarán del ensayo de la vacuna de Oxford y AstraZeneca en Chile

Crédito: Ministerio de Ciencia.

La vacuna ha reportado hasta ahora un promedio de efectividad de un 70%, porcentaje de eficacia que sería suficiente para detener la pandemia. Además, ninguna de las personas que recibió esta vacuna presentó síntomas serios de covid-19 o necesidades de hospitalización.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El Instituto de Ciencias Biomédicas (ICBM) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile en conjunto con el Hospital San José iniciaron, este jueves 3 de diciembre, el ensayo de la fase III de la vacuna que está desarrollando la Universidad de Oxford junto a AstraZeneca contra el covid-19, que apunta a convocar a 1.500 voluntarios dentro del país.

La vacuna ha reportado hasta ahora un promedio de efectividad de un 70%, porcentaje de eficacia que sería suficiente para detener la pandemia. Además, ninguna de las personas que recibió esta vacuna presentó síntomas serios de covid-19 o necesidades de hospitalización.

En la actividad estuvo presente el ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Andrés Couve, quien destacó la importancia de ser partícipes de este estudio. "Desde el Ministerio de Ciencia en el mes de mayo asumimos un compromiso de diseñar e implementar 3 o 4 ensayos clínicos de fase III para la vacuna covid-19 en nuestro país. Hoy estamos muy contentos porque se ha dado inicio al ensayo de Oxford/AstraZeneca que nos permitirá conocer mejor esta vacuna y establecer buenos vínculos con los laboratorios que la desarrollan, gracias a la capacidad y experiencia de la comunidad de investigación, clínica y universitaria en Chile", añadió.

Por su parte, el doctor Sergio Vargas, líder de este estudio e investigador del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, señaló que “el principal objetivo de esta fase es determinar la seguridad, eficacia e inmunogenicidad de la vacuna. Participar en este estudio, nos debe llenar de orgullo, pues nuestro país está participando activamente en las evaluaciones clínicas de esta vacuna que tendrá repercusión a nivel mundial”.

Si bien, el estudio se hace extensivo para toda la población mayor de 18 años, el convenio colaborativo firmado entre el ICBM y el Hospital San José tiene como objetivo, en primera instancia, ofrecer enrolamiento al personal de salud de este establecimiento para la prueba clínica de la vacuna.

“La pandemia ha afectado al personal de la salud en gran medida, por estar diariamente en contacto directo con el virus. Por una parte, nuestra intención es proteger a la primera línea de la atención y por otra, queremos aportar a la generación de conocimiento. Durante la pandemia como hospital hemos tenido un rol asistencial potente, hoy también queremos ser parte de la investigación”, explicó el doctor Claudio Núñez, coordinador del Hospital San José en el estudio.

Nicole Silva, matrona del mismo recinto hospitalario, fue una de las primeras voluntarias en ser inoculadas. “Como funcionarios de la salud hemos vivido en carne propia los efectos de esta enfermedad. He sido testigo de cómo mis colegas dan lo mejor de sí por atender a nuestros pacientes afectados, por eso es importante encontrar una solución definitiva. Quiero ser parte de esta lucha y tengo esperanza que la vacuna será efectiva y nos va a proteger a todos”.

El director del Servicio de Salud Metropolitano Norte, Guillermo Hartwig, se sumó a estas palabras, destacando la importancia del trabajo conjunto. “Encontrar una vacuna que pueda revertir este escenario sanitario nos llena de esperanza, por lo que tengan la seguridad de que siempre pondremos nuestro profesionalismo y experiencia al servicio de la investigación. Quiero destacar también las alianzas, ya que son cruciales a la hora de combatir una pandemia. La academia, el sistema asistencial y el sistema privado deben trabajar en conjunto, ya que cuando nos unimos podemos mejorar la calidad de vida de nuestros usuarios”, aseguró.

El enrolamiento se realizará durante un mes, mientras que el seguimiento de los voluntarios será por 2 años. "Los voluntarios tienen que saber que hay un equipo detrás. La seguridad es clave en todo el proceso, y contarán con toda la información necesaria. No hay razones para temer a esta vacuna”, detalló María Begoña Carroza, coordinadora de difusión y voluntarios del estudio de la Universidad de Chile.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV