jueves, 12 de diciembre de 2019 Actualizado a las 19:38

Gastronomía

Qué se busca con la celebración del Día Mundial sin Carne

por 20 marzo, 2019

Qué se busca con la celebración del Día Mundial sin Carne
La idea de este día es promover una dieta vegetariana ya sea por salud, sensibilidad con los animales, cuidado del medioambiente o tomar conciencia del sistema actual.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Desde 1985, cada 20 de marzo se celebra el Día Mundial sin Carne, promoviendo distintas actividades que difunden información sobre las ventajas de una dieta libre de alimentos de origen animal, tanto por salud como por medioambiente y trato.

La Unión Europea es uno de los principales consumidores de carne y productos de origen animal en el mundo. Solo en España se sacrifican más de 750 millones de animales al año para el consumo humano, y en Estados Unidos la cifra sube a 25 mil millones.

El problema también es el daño medioambiental que provoca la alimentación de una ganadería desmesurada. Aproximadamente, el 90 % de la avena, el 85 % del maíz y el 80 % de la soja producida en Estados Unidos se da al ganado. Cada año además, 17 millones de toneladas de soja procedentes de Brasil, Argentina y Paraguay es ocupada por la industria ganadera.

Eso significa que la expansión de la soja ha provocado la pérdida de millones de hectáreas busques, selva y ecosistemas, lo que ha contribuido al cambio climático. La superficie cultivada de soja se triplicó en los últimos treinta años, y se pronostica que llegue a los 141 millones de hectáreas en 2050 si se mantiene el ritmo de crecimiento del consumo de carne.

Otras razones importantes

Mientras aumentan las plantaciones de soja, disminuye también la superficie de otros alimentos importantes y necesarios como las leguminosas, granos y cereales para el consumo humano.

Además, producir menos carne ayuda a preservar el suelo, las aguas subterráneas y los ecosistemas. Y es que la crianza de animales para el consumo humano requiere más de la mitad del agua potable utilizada en los países industrializados.

Los deshechos son uno de los mayores contaminantes que existen para el suelo y los ríos. La ganadería es a su vez responsable del 14,5 % de las emisiones de metano -uno de los gases de efecto invernadero- el que principalmente se genera durante la digestión de vacas y otros rumiantes.

Otro de las razones que se plantean es que para producir un kilo de carne se deben invertir entre 5 y 20 kilos de proteína vegetal, lo que equivale a alimentar a 20 personas que sufren hambre en el mundo.

En el ámbito de la salud, una dieta basada en vegetales reduce riesgos de padecer enfermedades por consumo excesivo de carne y alarga la esperanza de vida.

Y por supuesto, una persona que renuncia a comer carne salva la vida de 95 animales al año.

Más información sobre El Mostrador